Estufas de pellets o leña. ¿Cuál se adapta a mis necesidades de uso?

Última actualización: 21.07.19

 

Cuando se trata de calentar los distintos espacios de nuestro hogar para mitigar el frío característico de la temporada de invierno, siempre va ser importante contar en casa con un buen equipo de calefacción. Como es costumbre, el mercado pone a tu disposición una gran variedad de modelos, formatos y tecnologías de funcionamiento que se adaptan a las distintas necesidades de cada núcleo familiar.

En esta oportunidad, nos enfocaremos en dos tipos de estufas que han logrado posicionarse satisfactoriamente, según las opiniones correspondientes de quienes las han adquirido. Se trata de las estufas de pellets y las de leña.

Estos dos tipos de calefactores cumplen una función puntual, que no es más que generar un volumen de calor adecuado para mantener la calidez de una determinada estancia. Sin embargo, poseen algunos rasgos distintivos y otras cuantas similitudes, que necesariamente tendrás que conocer y evaluar cuidadosamente, antes de decidirte por un modelo específico. Ten siempre presente que de ello dependerá el éxito de la compra.

 

Acerca de las estufas de pellets y de leña

Si es tu primera vez adquiriendo una estufa, seguramente en este momento tienes muchas interrogantes como por ejemplo: ¿qué es el pellet?, ¿qué equipo es más beneficioso?, ¿qué opción ofrece un consumo energético más bajo?, ¿son sistemas de calefacción realmente eficientes? A continuación, te contamos un poco acerca del funcionamiento de estas dos estufas, tratando así de esclarecer dichas inquietudes, para que seas tú mismo quien saque la conclusión.

 

 

Estufas de pellet

Lo primero que debes saber es que el pellet es un tipo de biomasa, que sirve como combustible para la puesta en marcha del calefactor. Este material es bastante compacto y fácil de almacenar en una bolsa seca, su formato es cilíndrico y está conformado por los restos procedentes de la poda de los jardines o arbustos, virutas, astillas y aserrín. Todos estos residuos son sometidos a un proceso de compresión industrial y dan origen al pellet.

Con respecto a la elaboración de la estufa, tenemos que posee una carcasa en acero, aluminio o aleación, puerta con transparencia en vidrio y cierre seguro. Asimismo, su tamaño y peso pueden variar, pero por lo general las estufas son bastante compactas y ofrecen una estética elegante que resulta agradable a la vista.

Claro está, estas y muchas otras especificaciones como la base, ubicación de los interruptores de encendido, diámetro de la salida de humo, método de montaje, entre otros, dependerán de lo propuesto por cada casa fabricante.

Una particularidad de las estufas de pellets es que requieren ser conectadas a la electricidad, ya que para encender el aparato necesitarás presionar un botón, que activa una chispa que inicia el fuego en el pellet depositado en la cámara de combustión. De igual manera, la recarga del combustible se lleva a cabo automáticamente, por lo que requiere de dicho impulso eléctrico para el cumplimiento de esa función.

 

Estufas de leña

Las estufas de leña son equipos que han pasado de generación en generación y que lógicamente experimentaron cambios favorecedores con respecto a la estética de la estructura. La carcasa generalmente es de hierro fundido o acero, que son metales indeformables ante las altas temperaturas adquiridas.

El módulo de quemado es espacioso y la puerta incorpora una ventana con vidrio templado, para que puedas disfrutar de las llamas y crear una atmósfera acogedora en la estancia seleccionada para su instalación.

La estufa también posee una base que la mantiene separada del suelo para evitar su deterioro y una chimenea vertical con un diámetro estándar de 50 o 100 centímetros. Recuerda que estas características pueden variar según el modelo y marca seleccionados.

Este tipo de equipos es considerado por la mayoría de personas como respetuoso del medio ambiente, puesto que no genera ningún tipo de consumo eléctrico. Su medio de alimentación son troncos de madera de 20 a 50 centímetros y, de ser necesario, algunas pastillas de encendido para avivar la llama, ofreciendo un funcionamiento que podrás realizar completamente de forma manual, porque no anexa ningún tipo de interruptor.

Es importante que tengas presente que la calidad de la flama, su intensidad y el nivel de humo contaminante que pueda emanar son una consecuencia del tipo de madera que utilices.

Así que ten presente que el uso de este tipo de calefactores requiere de mucha responsabilidad de tu parte, ya que no puedes talar un árbol y pretender usar la leña de inmediato. Este tipo de materiales requieren de un tiempo de cura para que la humedad interior se seque, pues así podrás aprovechar al máximo su energía calórica, sin que afecte al ambiente o a tu salud respiratoria. Si te decides por este tipo de estufas, puedes encontrar algunas opciones de compra pulsando en este enlace.

 

 

Principales discrepancias entre las estufas de pellet y las de leña

Tanto las estufas de pellet como las de leña poseen grandes características, por lo que no podemos decir que una es mejor que la otra. Sin embargo, existen algunas discrepancias que seguidamente enumeramos:

  • Los equipos de pellets requieren de biomasa y de energía eléctrica, lo que supone un consumo un poco más elevado en comparación a las estufas de leña, que solamente utilizan troncos de madera seca para radiar calor. Por otra parte, está el factor comodidad. Y es que suele ser mucho más fácil almacenar el pellet debido a su tamaño compacto, en comparación a los troncos que requieren cuidados y espacio para evitar que se pudran por la humedad o que generen plagas de polillas y hormigas.
  • El coste de adquisición de las estufas de leña es más bajo que las de pellet. De hecho, a largo plazo podrás notar la diferencia, ya que es mucho más práctico y económico adquirir troncos secos para una temporada específica del año que realizar una inversión en los comprimidos de biomasa.
  • La carga del combustible es bastante sencilla en los calefactores de pellet, ya que el proceso se lleva a cabo automáticamente. Esto se diferencia de los modelos convencionales de leña, en los que debes mantenerte atento para realizar la recarga y encenderlos manualmente.
  • El método de limpieza se ve favorecido en los modelos de pellet porque producen menos cenizas o tizne, lo que es inevitable al incinerar la madera. En este sentido, el aseo de la cámara de quemado sería mucho más tedioso.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...