Invernadero de jardín. Mucho más que solo un espacio para hortalizas y flores

Última actualización: 02.03.24

 

Cultivar plantas ornamentales que no pertenecen al clima de la región en donde se vive, así como también frutas deliciosas, libres de pesticidas, son solo algunas de las ventajas que un invernadero de jardín puede ofrecer. No obstante, hay otros usos que se le pueden dar a este espacio, el cual tiene un gran potencial.

Los invernaderos de jardín siguen siendo una gran opción para los aficionados al cultivo de plantas exóticas y huertos. Permiten controlar la temperatura, humedad y otras condiciones que las plantas requieren para desarrollarse, florecer o producir los mejores frutos. 

Si bien, el auge de los invernaderos de este tipo se podría decir que alcanzó su máximo en la época victoriana, lo cierto es que hoy en día es muy sencillo adquirir uno justo a la medida de tus necesidades. Basta con entrar a sitios como gardenway.es para echar un vistazo a su amplio catálogo y encontrar el que mejor cubre tus expectativas. Además, hay que destacar que con la llegada de la tecnología, que ha puesto al alcance de todos la instalación de sistemas de riego personalizados, ventiladores y termostatos, hoy es más fácil que nunca hacer de este espacio un sitio de ensueño lleno de encanto.

Si aún estás un poco indeciso en relación a la efectividad de un invernadero de jardín, quizá te interese leer más acerca de las ventajas que ofrece.

 

Ventajas de cultivar en un invernadero de jardín

Alta producción: Gracias a que un invernadero protege a las plantas de aspectos como plagas, granizo, vientos y heladas, cualquier hortaliza o fruto que se elija para cultivar tendrá mejores probabilidades de desarrollar todo su potencial, ya que las plantas están sometidas a menos estrés y reciben todos los cuidados necesarios. Esto también contribuirá a que la producción se incremente, si se compara contra otros cultivos realizados al exterior. Por otro lado, hay que añadir que en un invernadero es posible colocar más plantas por metro cuadrado de las que se suelen colocar en campo abierto.

Rendimiento: Existen métodos de cultivo, como la hidroponía, que incrementan hasta 10 veces la cantidad de frutos obtenidos en relación con un cultivo tradicional realizado en el suelo. Esto se debe a que las plantas obtienen todos los nutrientes que requieren de una manera constante y eficiente.

Además, se reduce el desperdicio de fertilizantes, ya que solo se utilizan los necesarios. Por su parte, el riego se realiza de forma localizada y con técnicas como la microaspersión, goteo o nebulización, que optimizan el uso del agua, otro aspecto importante a considerar.

Control de plagas: Problemas comunes que con frecuencia atacan a cultivos al exterior, como la llegada de pulgones, voraces larvas que devoran las hojas y frutos o  enfermedades y malezas, se controlan mucho mejor en un invernadero de jardín. Su diseño cerrado y hermético forma una barrera de protección muy efectiva y basta con seguir algunas medidas preventivas para reforzar su eficacia aún más.

Cultivos durante todo el año: Gracias a la posibilidad de instalar sistemas de calefacción o enfriamiento, dependiendo de las necesidades del ambiente exterior, un invernadero ofrece el clima ideal para producir en cualquier época del año. Siendo así, no importa si se vive en una zona con inviernos intensos o veranos demasiado calurosos, en el interior se mantendrán las temperaturas idóneas.

En este sentido, también se pueden lograr productos fuera de temporada, por lo que no tendrás que restringir tu dieta y prescindir de los alimentos que más te gustan.

Calidad: ¿Hay algo mejor que estar seguro de la calidad de lo que comes? Cuando cultivas tus propios alimentos en casa, creciendo bajo tu cuidado y con los mejores nutrientes, puedes estar seguro de que recibirás un mayor beneficio nutricional. Además, te aseguras de evitar tu exposición a sustancias químicas tóxicas, las cuales pueden poner en riesgo tu salud a largo plazo.

¿Qué se cultivar en un invernadero de jardín?

Las opciones de cultivo que ofrece un invernadero de jardín son casi infinitas, pues se pueden adaptar a las necesidades y gustos de cada quien. Sin embargo, mencionaremos las más populares.

Cuando se trata de frutos y hortalizas, los más comunes son las fresas, las cuales suelen ser susceptibles a factores climáticos y se desarrollan muy bien en climas controlados como los de un invernadero. Otra buena opción son los tomates, lechuga, pepinos, berenjenas y calabacines.

Por su parte, cuando se trata de plantas de ornato, las orquídeas, las violetas africanas y las azaleas suelen ser las favoritas. Sin embargo, puede recurrirse a cualquier otra variedad que, por la diferencia climática, requiere condiciones especiales para desarrollarse mejor en un ambiente controlado, como podrían ser las especies tropicales.

 

Usos alternativos para un invernadero de jardín

Un bonito invernadero de policarbonato no solo puede utilizarse para cultivar plantas, su estructura y diseño permite que pueda aprovecharse con otros propósitos. Aunque la imaginación es el límite en este sentido, mencionaremos algunas opciones que podrían ser de tu interés.

Cenador bajo las estrellas: Un invernadero puede ser un espacio ideal para montar una cena al exterior y disfrutar una noche estrellada sin estar a la merced del clima. De hecho, si se necesita mayor intimidad, se pueden agregar cortinas.

Sala de jardín: Es una excelente idea disfrutar de las diferentes especies de plantas que viven en el invernadero al estar sentado cómodamente en un sofá. Para ello existen alternativas de mimbre sintético, madera y ratán que pueden combinar muy bien con un estilo campestre.

Estudio fotográfico: La gran cantidad de luz que ofrece el espacio y las tonalidades del día pueden aprovecharse para hacer fotografías creativas y originales.

 

Conclusión

En resumen, un invernadero puede ser una inversión capaz de aportar muchos beneficios al hogar. Puede cumplir con su propósito principal, que es el de permitir la supervivencia de plantas durante todo el año, cultivar saludables hortalizas y frutos o proveer de un espacio de recreación y descanso.

Por otro lado, si necesitas cambiar la cerradura de tu hogar, puedes evaluar nuestras sugerencias de cerraduras antibumping.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS