Las 8 Mejores Mantas Eléctricas de 2022

Última actualización: 28.11.22

 

Manta eléctrica – Guía de compra, Opiniones y Análisis

 

Con una manta eléctrica podrás descansar mejor durante las noches de invierno, ya que estos dispositivos están diseñados para mantenerse a una temperatura confortable. Si no sabes qué modelo elegir entre todas las alternativas del mercado, considera el producto Daga 10404400, un producto con unas dimensiones diseñadas especialmente para una persona, su tejido es muy suave al tacto y es de color gris. Se puede lavar fácilmente y tiene un mando intuitivo. Otra buena opción podría ser la Ufesa CC9328 ya que destaca por trabajar con dos mandos, de manera que se controla la temperatura en dos zonas de la manta por si deseas compartirla con tu pareja.

 

 

Tabla comparativa

 

Lo Bueno
Lo Malo
Conclusión
Ofertas

 

 

Las 8 Mejores Mantas Eléctricas – Opiniones 2022

 

Para poder ayudarte un poco más con tu búsqueda, hemos realizado una selección de buenas mantas eléctricas y de diferentes tipos, para que puedas analizar varios modelos y, si tienes suerte, encontrar entre ellas la manta adecuada para satisfacer tus necesidades.

 

Manta eléctrica Daga

 

1. Daga Sort Manta Eléctrica Flexy Heat Softy Fleece

 

Algunos usuarios consideran que la 10404400 podría ser la mejor manta eléctrica para un uso personal, porque su tamaño es de 150 centímetros de largo con 100 centímetros de ancho, suficientes para cubrir a una persona adulta, aunque, si está disponible, también podrías comprar en su versión de 180 x 140 centímetros que es más amplia.

Esta manta eléctrica Daga está confeccionada en tela de microfibra, un material suave y agradable que se sentirá cómodo sobre tu piel. Es de color gris, por lo que se trata de un tono neutro unisex. Además, se destaca debido a que su mantenimiento es bastante práctico, dado que puede lavarse tanto a mano como en máquina.

Su sistema de calentamiento rápido permite tener la manta lista en solo cinco minutos sin importar cuál de sus tres niveles de temperatura hayas escogido y, además, tiene un bloqueo de seguridad que apagará la manta automáticamente después de 3 horas de uso.

Pudiendo ser la mejor manta eléctrica del momento, este producto de Daga debe ser analizado en profundidad, aquí tienes más información sobre ella:

 

Pros

Diseño: Con esta manta de 150 x 100 x 1 centímetros podrás cubrir gran parte de tu cuerpo durante las noches.

Materiales: Su tejido de confección es duradero y suave, para aumentar el confort al usarla, además de que puede ser lavado en casa.

Mando: El mando es sencillo de usar y cuenta con una pantalla LCD retroiluminada que muestra el modo activado en la manta.

Seguridad: Tiene una función de apagado automático después de 3 horas de uso continuo para evitar el sobrecalentamiento.

 

Contras

Colores: Ten en cuenta que no se dispone de este modelo en otro color, pero al ser gris y neutro, podría ser igualmente del agrado de muchos.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

2. Daga Flexy-Heat CME Calientacamas Eléctrico 2 Controladores de Temperatura

 

Esta opción de Daga podría ser una de las mejores mantas eléctricas del 2022, dado que tiene las dimensiones adecuadas para ser utilizada por dos personas, una cualidad que la hace muy útil para parejas. Asimismo, cuenta con dos mandos separados, para que cada uno pueda escoger la temperatura que prefiera de su lado de la cama.

Con la manta eléctrica Daga podrás escoger entre tres niveles diferentes de temperatura para adaptar el calor a la sensación térmica y así sentirte más a gusto al descansar. Su potencia es de 120W en total, es decir que cuentas con 60W por cada lado.

El tejido que compone esta manta eléctrica es de tacto agradable y también reversible. Además, debe destacarse que los mandos pueden ser desconectados de la manta para lavarla en máquina doméstica, evitando que sea necesario gastar dinero en una lavandería. Por otro lado, también ofrece sistema de calentamiento rápido y alcanza la temperatura deseada en aproximadamente 15 minutos según algunos compradores.

Daga podría ser un día la mejor marca de mantas eléctricas en el mercado y aquí podrás tener detalles de su modelo FX CME:

 

Pros

Tamaño: Tiene 130 centímetros de ancho y 150 centímetros de alto, suficientes para una pareja adulta.

Mandos: Trabaja con dos mandos para el control individual de la temperatura según el lado de la manta.

Seguridad: El sistema de seguridad se encarga de desactivarla por si te quedas dormido sin apagarla.

 

Contras

Color: El tejido es de color blanco, por lo que podría ensuciarse con mucha facilidad.

Suavidad: No es tan agradable al tacto para algunos, dado que no está hecha de algodón o microfibra. Aún así, su algodón puede ser considerado como confortable.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Manta eléctrica Ufesa

 

3. Ufesa CC9328 Calienta Cama

 

La CC9328 es una manta eléctrica Ufesa que goza de tener una confección hecha en 100% algodón, un material muy suave y agradable para que puedas dormir cómodo durante la noche y ofrece tres niveles de temperatura para que escojas el que quieras.

Tiene unas dimensiones de 150 x 130 centímetros y un peso de 1,38 kilogramos para que puedas compartirla con otra persona. Además, para esto, se han integrado dos mandos separados para cambiar la temperatura de una parte de la manta si se desea. Por otro lado, estos pueden ser retirados de la manta para su lavado y su funda tolera una temperatura máxima de 40 °C para que puedas limpiarla en casa, ya sea a mano o en lavadora.

En cuanto a la seguridad, este producto de Ufesa trabaja con un sistema de apagado automático después de 12 horas, de forma que no debes preocuparte por haber olvidado apagar tu manta después de levantarte.

Si aún no has podido decidir qué manta eléctrica comprar, quizá las funciones del modelo de Ufesa llamen tu atención:

 

Pros

Amplia: Es una manta amplia de 150 x 137 centímetros que podrás colocar debajo del cobertor de tu cama o encima de ti.

Materiales: Está hecha de algodón para ser más cómoda y sentirse suave al descansar.

Mandos: Sus mandos controlan zonas individuales de la manta, para que cada quien escoja su temperatura preferida.

 

Contras

Coste: Es el modelo más costoso entre los mencionados en este listado.

Conectores: Un comprador mencionó que consideraba incómoda la ubicación de los conectores de los mandos.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

4. Ufesa MT2321 Manta eléctrica doble selector de 3 temperaturas

 

Las mantas eléctricas Ufesa son sinónimo de calidad, buen funcionamiento y larga vida útil. Muestra de ello es el presente modelo que posee una potencia correspondiente a 150 vatios, entrada eléctrica de 230 a 240 voltios y tres niveles de calefacción regulables.

Se trata de un producto con altos estándares de seguridad, ya que incorpora protección térmica para evitar el sobrecalentamiento de las resistencias. De igual forma, posee un mecanismo de desconexión automática por medio de un termostato programable hasta  para 12 horas de funcionamiento continuo, por lo que podrás usar la frazada durante toda la noche.

Las dimensiones de esta manta eléctrica Ufesa son de 170 x 200 centímetros, siendo adecuadas para cualquier cama de formato grande. El textil es de color crema, esponjoso, antialérgico y puede lavarse en máquina a ciclos cortos, con temperatura no mayor a los 40 °C. Esto es posible gracias a  que los cables de 6,3 metros de conexión y el par de mandos son separables.

MT2321 es un modelo de mantas eléctricas desarrollado por Ufesa con un formato espacioso y apariencia agradable. Su potencia es de gama alta, regulable a tres niveles y segura, al incorporar un práctico mecanismo de desconexión.

 

Pros

Potencia: Esta frazada posee una potencia de trabajo de 150 vatios y entrada de corriente eléctrica correspondiente hasta de  240 voltios, siendo posicionada como un producto de gama alta.

Desconexión: Podrás disfrutar de un máximo de 12 horas de calefacción continua, ya que la manta posee un mecanismo de desconexión programable.

Dimensiones: El textil tiene una superficie de 170 x 200 centímetros, siendo adecuado para camas grandes.

Cables: La manta incorpora un cable para la conexión eléctrica de aproximadamente 6,3 metros sujeto a un par de mandos.

 

Contras

Uso: Según se ha dicho, esta manta no es adecuada para colocar sobre las sábanas de tu cama, sino para usarla como cobertor para tu cuerpo.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Manta eléctrica grande

 

5. Klarstein Dr. Watson Manta eléctrica Potencia 120W Temporizador

 

Si buscas una manta eléctrica grande, echa un vistazo a este modelo de Klarstein. Sus dimensiones son de 200 centímetros de ancho con 180 centímetros de largo, siendo útil para una cama de dos plazas. Tiene una potencia de 120W y un controlador de temperatura con tres niveles de calor, de forma que puedas ajustar el funcionamiento de la manta según la temperatura ambiental o el frío que sientas durante la noche.

Además, otros dicen que podría ser la respuesta a la incógnita de cuál es la mejor manta eléctrica, debido a que cuenta con un temporizador para que la manta se apague por sí sola después de unas horas de uso. Mientras que también, hay que destacar que el conector eléctrico y el mando pueden ser retirados del producto, permitiendo que sea lavado sin inconvenientes para mantenerlo siempre con buen aspecto y un olor agradable. Por otro lado, es una ventaja que sea de color marrón oscuro, dado que así se disimulan las manchas y la suciedad.

Si quieres saber más acerca de este buen producto de Dr. Watson, te invitamos a seguir leyendo:

 

Pros

Tamaño: La manta de Dr. Watson tiene unas dimensiones amplias para abarcar el espacio de una cama matrimonial.

Potencia: Su potencia es de 120W, con los que podrás disfrutar de un calentamiento rápido.

Materiales: El tejido de la manta es de microfibra color marrón, siendo cómoda de usar y agradable para dormir.

Terapéutica: Se destaca también que tiene efectos terapeúticos y relajantes en los músculos para un mejor descanso.

 

Contras

Distribución: El calentamiento podría ser más uniforme, pues algunos consideran que tiende a concentrarse en el centro.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

6. AEG WZD 5648 Manta eléctrica apagado automático

 

Este modelo de la casa AEG ha sido valorado por algunos de los compradores como la mejor manta eléctrica, ya que posee cualidades significativas como la calidad de sus materiales, potencia y seguridad.

El producto ha sido elaborado con textil de tipo sintético, esponjoso, con tacto bastante suave y adecuado para ser lavado en máquina, pero siendo cuidadoso de no exceder los 40°C, para evitar el deterioro de la fibra y de los cables. Su formato de 130 x 180 centímetros es grande, la potencia de trabajo corresponde a un máximo de 180 vatios y requiere de una entrada eléctrica de 230 voltios a 50Hz.

También, destaca en esta manta eléctrica grande un sistema de protección ante sobrecalentamientos, temporizador ajustable de una a nueve horas de funcionamiento, con mecanismo de auto apagado al transcurrir dicho tiempo. No podemos dejar de mencionar su mando intuitivo para programar los 10 niveles de calor, pantalla tipo LED y retroiluminación.

Si quieres llevar a casa la mejor manta eléctrica del momento, entonces no puedes dejar por fuera de tus opciones de compra este modelo. Su diseño es esponjoso, posee potencia de alta gama, es seguro y fácil de limpiar.

 

Pros

Formato: Este modelo de mantas ha sido confeccionado con unas favorables medidas de 130 x 180 centímetros, correspondientes a su ancho – alto.

Mando: El mando tiene una pantalla con retroiluminación, un botón de encendido – apagado y otro para seleccionar el nivel de la temperatura.

Lavado: La manta es apta para ser introducida a la máquina de lavado, empleando un ciclo suave con una temperatura no mayor a los 40°C para evitar el deterioro.

Potencia: La fuerza de trabajo de la manta pertenece a la gama alta de su línea, brindando una potencia de 180 vatios, con entrada eléctrica de 230 voltios.

 

Contras

Acolchado: Debido a lo delgado del acolchado dispuesto para la manta, es posible sentir las resistencias al utilizarla, causando incomodidad en algunas personas.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Manta eléctrica pequeña

 

7. AEG WUB 5647 Calientacamas eléctrico apagado automático

 

Esta manta eléctrica pequeña es uno de los modelos más baratos del listado, por lo que podría ser una buena opción si tienes un presupuesto ajustado. Tiene unas dimensiones de 70 x 150 centímetros, siendo útil para una persona o una cama individual. También podría ser la mejor manta eléctrica en su rango de precio, dado que tiene 60W de potencia y un sistema que la hace más segura, evitando problemas de sobrecalentamiento.

En cuanto a su temperatura, el mando te permitirá escoger entre tres niveles de calor permitidos, de forma que puedas ajustarla a tus preferencias personales y, gracias a sus cintas de fijación, la manta se mantendrá en su sitio durante toda la noche. Por último, se destaca que tiene una función de desactivación automática después de transcurridas ocho horas de uso continuo, esto evitará que el sistema pueda sufrir una sobre tensión y quemar algún componente o causar un accidente.

Si quieres adquirir una manta de las más baratas, considera todo lo que te ofrece este asequible modelo de AEG:

 

Pros

Instalación: Este modelo tiene cuatro cintas de fijación para asegurarlo a los bordes de tu cama y que de esta manera no se mueva.

Mando: Su mando es ergonómico y tiene un indicador luminoso, para que sepas cuándo está encendido.

Potencia: Trabaja con una potencia de 60W y te ofrece tres temperaturas diferentes para satisfacer tus necesidades.

 

Contras

Color: Está disponible en color blanco, por lo que deberás tener cuidado de no ensuciarla, ya que se notará de inmediato.

Tamaño: Es un modelo pequeño y de uso individual, siendo incómoda para compartir.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Manta térmica eléctrica

 

8. Beurer HD 75 Manta calefactora acogedora manta calefactora 

 

Ante la gran interrogante de cuál es la mejor manta eléctrica, deberás revisar las especificaciones de este modelo confeccionado por la casa Beurer, adecuado para ser usado incluso como capa.

El textil empleado es de microfibras e hipoalergénico, ofrece un agradable tacto y acabados de calidad en todas sus costuras. Además, su color grisáceo es bastante discreto.

Su potencia de trabajo máxima es de 100 vatios y corresponde a una gama media, la temperatura se puede regular a seis niveles, posee modo de apagado automatizado e incorpora un sistema de seguridad contra sobrecalentamientos, desarrollado con tecnología patentada por el fabricante.

El funcionamiento de esta manta térmica eléctrica es intuitivo por medio de un pequeño mando con diseño ergonómico, con pantalla LCD con retroiluminación e indicador lumínico. Los cables son removibles para una mayor practicidad al momento de lavar la prenda, ya sea de forma manual o introduciéndola en la máquina de lavado, siendo cuidadoso de no exceder los 30 °C.

No permitas que la indecisión se apodere de ti al momento de seleccionar el producto. Así que si aún no sabes qué manta eléctrica comprar, la invitación es a revisar los pros y contras del siguiente modelo.

 

Pros

Seguridad: El fabricante incorporó un sistema de seguridad con tecnología Beurer, por lo que no tendrás que preocuparte por el sobrecalentamiento de las resistencias.

Potencia: El sistema de calefacción ha sido provisto con 100 vatios de potencia y un termostato regulador para el disfrute de seis niveles de calor.

Mando: El mando de la manta es pequeño, su funcionamiento intuitivo y posee una pantalla con retroiluminación, para una rápida lectura de la temperatura.

Lavado: Podrás lavar la manta a mano o en máquina, siempre y cuando utilices agua con una temperatura no superior a los 30°C, ya que podría deteriorarla.

 

Contras

Manual de instrucciones: El equipo no incorpora un manual de instrucciones, por lo que necesitarás consultar la web del fabricante, en caso de presentarse alguna duda.

Ver ofertas del día en Amazon

 

 

 

Guía de compra

 

En la época de invierno es muy útil tener a mano una buena manta eléctrica para que te ayude a combatir el frío y sentirte mucho más a gusto cuando vayas a descansar. Si no sabes qué aspectos evaluar antes de escoger una para poder disfrutar de una buena decisión de compra, quizá si tienes en cuenta las siguientes características, todo el proceso se simplifique.

Diseño de la manta eléctrica

Una manta eléctrica es capaz de proveerte de calor, debido a que trabaja con un sistema interno que calienta la superficie para así disipar un poco el frío y ayudarte a sentirte más cómodo. En esta guía para comprar la mejor manta eléctrica, lo primero que estudiaremos es el diseño general.

Debes escoger una manta que te resulte tanto atractiva como práctica de usar y con esto nos referimos a que tengas en consideración las dimensiones de la manta, sobre todo si planeas compartirla con tu pareja en la habitación.

Asimismo, ten en cuenta el patrón de dibujos o el color para evitar escoger un modelo que se ensucie con mucha rapidez y debas estar limpiando a cada momento, lo que no es recomendable con este tipo de productos. Por otro lado, revisar que los acabados de confección sean resistentes y robustos te ayudará a obtener una manta eléctrica que pueda durarte mucho tiempo.

 

Materiales de confección

Al ser un producto diseñado para el confort y el descanso, cualquier comparativa de mantas eléctricas se enfocaría en los materiales de confección. En estos casos, es importante escoger una manta que esté fabricada en un tejido agradable al tacto. A fin de cuentas, la utilizarás para dormir y cuando se quiere descansar, se debe estar siempre cómodo para poder garantizar un sueño reparador. 

Por otro lado, si eres sensible a los alérgenos, es importante que te asegures que el tejido que compone tu manta eléctrica sea hipoalergénico para evitar cualquier reacción desagradable o peligrosa durante su uso.

 

Potencia y ajustes

Muchos compradores se fijan en la potencia de una manta eléctrica antes de comprarla y esto es debido a que, por lo general, afecta bastante cuánto cuesta y a todos les gustaría encontrar una opción buena y económica. Sin embargo, si de verdad quieres disfrutar de los beneficios de una manta eléctrica, debes considerar la potencia con la que trabaja y tenerla en cuenta según la temperatura ambiental que suele haber durante el invierno.

Además de esto, es muy útil si la manta incluye mandos para controlar el termostato, ya que así podrás ajustar el calor que emite dependiendo de la temperatura de la habitación y de tus preferencias. Y, si buscas con cuidado, podrías hallar mantas eléctricas con mandos separados, que permitan ajustar el calor en zonas en específico.

 

Funciones especiales

Dependiendo del fabricante y el tipo de manta eléctrica, es posible que puedas disfrutar de algunas funciones especiales que te serán de mayor utilidad de la que te imaginas. Luego de estudiar varios modelos, podemos recomendarte que tengas en cuenta aquellos que trabajen con funciones de apagado automático o que tengan temporizador, dado que permitirán que puedas descansar tranquilo sin tener que estar al pendiente de que la manta se mantiene encendida.

 

Sistemas de seguridad

De manera adicional, considera que aunque estén diseñadas para dormir, debes saber que algunos expertos recomiendan evitar quedarse dormidos con una manta eléctrica encendida, para evitar cualquier inconveniente o accidente por sobrecalentamiento, por esta razón,  también es importante evaluar los sistemas de seguridad de la manta eléctrica. El mercado de este producto es amplio y puedes hallar modelos que trabajan conectados a un tomacorriente, así como también aquellos que solo necesiten de baterías. 

Sea como sea, es necesario que la manta que escojas esté equipada con sistemas de desactivación en caso de emergencia como, por ejemplo, un aumento imprevisto de tensión o inestabilidad en el servicio eléctrico. Esto podría evitar que tu manta se dañe o no funcione adecuadamente.

Mantenimiento y cuidados de la manta

Y, por último, no te olvides de considerar de qué manera podrías mantener limpia tu manta eléctrica. En invierno, es posible que la utilices diariamente, razón por la que es muy importante poder lavarla con regularidad para evitar que acumule suciedad o malos olores. Por lo tanto, si está entre tus posibilidades adquirir una manta que puedas lavar en máquina, ya sea retirando el sistema de calor o desconectando los termostatos, hazlo, dado que te resultará mucho más simple y económico tenerla siempre como nueva y lista para usar.

 

 

 

Preguntas más frecuentes

 

Q1: ¿Cómo arreglar el regulador de una manta eléctrica?

Para poder arreglar un termostato dañado en una manta eléctrica, debes tener conocimientos avanzados de electrónica y electricidad, además de las herramientas adecuadas para monitorear la potencia y saber qué componentes cambiar. Sin embargo, no es una tarea que se recomiende hacer en casa y, si está en tus posibilidades, mejor contacta con el fabricante en caso de que la manta aún esté en garantía.

 

Q2: ¿Cuántos vatios consume una manta eléctrica?

Para determinar exactamente cuánta energía está consumiendo tu manta eléctrica, debes fijarte en la potencia que tengas activada, dado que así podrás realizar un pequeño cálculo para saber cuántos vatios consumirá tu manta durante la noche. Por ejemplo, si tu manta eléctrica es de 100W de potencia y trabaja con un adaptador de corriente de 12V como la mayoría de los modelos, solo tendrías que dividir la potencia entre el voltaje para obtener los amperios consumidos por hora que, en este caso, serían 8,3 amperios, y ese resultado multiplicarlo por las horas que mantienes la manta encendida y calentando.

En una noche regular, es probable que se encienda durante unas seis horas, entonces multiplica 8,3 x 6 y el resultado será el consumo aproximado de vatios durante la noche.

Q3: ¿Cómo funciona una manta eléctrica?

Una manta eléctrica funciona con una serie de nodos que, conectados a un termostato y un sistema eléctrico, se calientan para así aumentar la temperatura del tejido el cual, ya sea colocado sobre la cama o encima del usuario, pueda ayudarle a sentirse más cómodo en un ambiente frío.

Algunos modelos se conectan directamente a la corriente y otros pueden utilizar simples baterías recargables, puedes escoger libremente cuál comprar, pero ten en cuenta que su capacidad puede variar al igual que su precio.

 

Q4: ¿Qué temperatura alcanza una manta eléctrica?

La respuesta a esta pregunta es bastante relativa, dado que las mantas eléctricas pueden trabajar con diferentes potencias, lo que les permite alcanzar diversas temperaturas, aunque generalmente trabajan entre los 20° C y los 40 °C. Ya dependerá de esta capacidad determinar cuál es la temperatura máxima, pero, dado que el cuerpo humano se encuentra normalmente entre los 36° y 37° C, la manta no debería superar estos niveles para resultar cómoda.

 

Q5: ¿Cómo hacer una manta eléctrica casera?

Según la opinión de muchos expertos e incluso consumidores, no se recomienda en lo absoluto trata de construir una manta eléctrica casera. Este tipo de productos emplean un complejo sistema eléctrico de cableado y dispersión de calor, así como también el montaje de termostatos y cobertura de los componentes, para evitar cualquier tipo de accidentes.

Además, dado que una manta eléctrica generalmente debe permanecer conectada a la electricidad, es muy importante saber cómo graduar la potencia de entrada para que no se produzca sobrecalentamiento o tensión en el sistema interno de la manta.

Por lo tanto, lo más aconsejable es que, si quieres disfrutar de una manta eléctrica buena y segura de usar, es mejor comprar una en la tienda o en línea, especialmente una que cumpla con la normativa de seguridad correspondiente.

 

Q6: ¿Cómo colocar una manta eléctrica en la cama?

Existen varias formas de colocar una manta eléctrica en cama y todo dependerá de tus preferencias. Hay quienes deciden colocarla bajo la ropa de cama para diseminar un poco el calor y calentar en general las sabanas, el colchón, las almohadas, etc. Para hacerlo correctamente, asegúrate de que ninguno de los cables de la manta estén doblados o en posiciones incómodas para evitar la rotura interna.

Otros optan por simplemente arroparse directamente con la manta eléctrica, ya que esto les provee de calor directo y puede ser muy bueno para combatir las frías noches de invierno.

 

Q7: ¿Cómo lavar una manta eléctrica?

Para poder lavar sin inconvenientes una manta eléctrica, se deben retirar todos los componentes electrónicos con los que trabaja. Algunas tienen un sistema sencillo, pero con otras quizá debas leer el manual de instrucciones. Luego de haber hecho esto, puedes simplemente mandarla a la tintorería o lavarla a máquina en casa dependiendo del material de confección. Además, siempre trata de usar un ciclo de lavado suave y evita meterla en la lavadora con otras prendas de ropa o de cama.

 

Q8: ¿Es seguro usar una manta eléctrica?

Sí, las opiniones de los compradores consideran que es bastante seguro utilizar una manta eléctrica, pero eso sí, teniendo en cuenta aspectos importantes como que sea de buena calidad, de una marca con reputación y que cuente con sistemas de seguridad como apagado automático, desactivación por inactividad, temporizador o protección contra sobrecalentamiento y sobrevoltaje, dado que estos equipos trabajan directamente con electricidad.

 

Q9: ¿Cuánto tiempo hay que tener la manta eléctrica?

Este tipo de mantas poseen un sistema eléctrico para la generación del calor, que si está en marcha consecutivamente por muchas horas, podría terminar por causar un cortocircuito y averiarse. Por ello, lo recomendable es encender la manta unos 15 minutos antes de dormir, siendo prudente durante ese tiempo colocar sobre ella nuestro pijama para que se caliente un poco. Asimismo, una vez que estés en la cama podrás programar la manta a través del mando a distancia, para que cese su funcionamiento pasadas dos o tres horas. De esta manera, conseguirás un mayor confort al descansar, ahorrarás energía y cuidarás de la vida útil del producto.

 

Q10: ¿Qué pasa si estoy toda la noche con la manta eléctrica en la contractura?

Las contracturas, mejor conocidas como nudos, son una pequeña lesión que se genera por un mal movimiento en alguno de nuestros músculos, irritación en los nervios, aumento del tono muscular, entre otros. En este sentido, necesitarás relajar dicho músculo y para ello, puedes emplear una terapia de calor. Así que, no habrá ningún inconveniente por que pases la noche con tu manta eléctrica sobre el área afectada, ya que a la mañana siguiente te sentirás mucho mejor.

 

 

Cómo utilizar una manta eléctrica

 

Si has adquirido una buena manta eléctrica, pero es la primera que usas una y no sabes exactamente qué hacer, no te preocupes. En esta pequeña guía te daremos a conocer algunos de los pasos básicos que puedes realizar para asegurarte de que la estás aprovechando como debe ser.

 

 

Lava la manta

Muchos compradores aconsejan que lo primero que se haga al adquirir una nueva manta para el hogar, sea eléctrica o no, es lavarla. Puede que este producto haya estado almacenado y tenga polvo acumulado, lo que resultaría incómodo al momento de dormir. Por ende, ten un poco de paciencia y lava la manta primero, espera que seque bien y luego podrás probarla. Eso sí, no te olvides de retirar el equipo de calor antes.

Para lograr esto, quizá debas leer el manual de instrucciones y buscar cuáles son los elementos que tienes que quitar para poder lavar con seguridad la manta. Cumple todos los pasos al pie de la letra y luego procede a su limpieza.

 

Extiende sobre la cama

Cuando esté todo listo y hayas vuelto a conectar el termostato o el sistema, te aconsejamos extenderla completamente sobre tu cama. De esta forma, te será más sencillo comprobar si realmente está calentando como debe ser y sin tener puntos de concentración de calor, ya que esto sería incómodo durante la noche.

 

Conecta a la toma de corriente

Ahora que la manta está extendida, puedes hallar un tomacorriente cercano y conectarla. Ten cuidado de asegurar bien el enchufe para evitar que quede flojo y esto pueda causar una fluctuación en la energía que recibe la manta, ya que podría quemarse algún componente importante y dañarla.

 

Enciende el termostato

Ahora, toma el termostato de la manta y busca el botón de encendido. Debería estar claramente identificado. Al activarlo, verifica si se enciende algún indicador luminoso que te deje saber que ya la manta está comenzando a calentarse.

 

Ajusta la temperatura

El siguiente paso es bastante simple: ajustar el termostato. Según la potencia de tu manta, deberás nivelar el calor emitido en base a tus preferencias y la temperatura ambiental de la habitación, de manera que puedas obtener el equilibrio adecuado para dormir plácidamente durante la noche.

 

 

Comprobación

Ya casi puedes comenzar a utilizar tu nueva manta eléctrica, solamente te aconsejamos, como medida de seguridad extra, que la dejes encendida durante un rato para asegurarte de que todo funciona como debe ser. Además, ya que algunas tienen sistema de apagado automático, no estaría de más asegurarse de que éste funciona adecuadamente para poder usar la manta de forma segura.

 

Uso general

Ahora que has realizado todas las comprobaciones y has constatado que tu manta eléctrica está en buen estado y es segura de usar, ya puedes simplemente acostarse en tu cama y arroparte con ella para que no vuelvas a tener que preocuparte por pasar frío durante la noche.

Recuerda que se aconseja lavar la manta con regularidad si la utilizas todos los días, no obstante, siempre sigue las indicaciones del fabricante para evitar cualquier irregularidad que pueda dañar tu producto.

 

 

 

¿Que es mejor, una manta eléctrica o un calientacamas?

 

¿Qué es una manta eléctrica y en qué se diferencia de un calientacamas?

Las mantas eléctricas tienen mucha similitud con una sábana y estas sirve para arroparnos para apaciguar el frío, mientras que los calientacamas son de menores dimensiones y se colocan directamente en la superficie del colchón y bajo las sábanas, lo que proporcionarán calor para poder dormir calentitos.

Adicionalmente, las mantas eléctricas están compuestas por tejidos suave para otorgar mayor sensación de confort, pero en cuanto a los calientacamas son rígidos y con una estructura un poco más robusta para que puedan soportar el peso corporal.

Entonces, aunque ambos aparatos eléctricos tienen casi la misma función, calentar el cuerpo para poder dormir sin dificultades por causa de las bajas temperaturas, estos están ideados para que las personas puedan descansar cómodamente según sus exigencias de cada quién. 

¿Es seguro utilizar estos productos?

El principal miedo de utilizar un aparato eléctrico para dormir es si este es completamente seguro, ya que no es un secreto que la gran mayoría de los accidentes causados en el hogar se deben a un mal funcionamiento. 

Por ello, si tienes pensado adquirir un calientacamas o una manta eléctrica te recomendamos que, independientemente del producto que sea, este deberá contar con un sistema de apagado automático, ya que así no tendrás de qué preocuparte si en dado caso te quedas completamente dormido y se te olvida desconectar el dispositivo. Esto evitará cualquier tipo de accidente eléctrico y, por ende, también disminuirá el porcentaje de algún posible incendio.

Por otro lado, ambos dispositivos al ser del tipo eléctrico, estos están contraindicados al 100% para aquellas personas que posean un marcapasos, ya que éste último al ser también eléctrico, puede establecer un choque de ondas magnéticas y pueden afectarse mutuamente.

Aunado a ello, las mujeres embarazadas, personas con indicios de menopausia y diabéticas tampoco tienen recomendado utilizar estos dispositivos generadores de calor. Esto es debido a que, al tener un descontrol calorífico en su cuerpo y su sensibilidad no están a los mismos niveles que una persona común y corriente, pueden llegar a tener diversos tipos de quemaduras según la temperatura en el que se coloque el producto.

Adicional a esto, también hay que tener mucho cuidado al manipularlos, ya que como bien se sabe, estos tienen un sistema cableado en su interior y pueden quebrarse con mucha facilidad si no se manipula como es debido, así como también al realizarle dobleces en varias formas y que el fabricante contraindica en el manual de usuario.

Por ello, se puede decir que ambos dispositivos son 100% seguros, siempre y cuando se utilicen correctamente y se lean las recomendaciones del fabricante en el manual de usuario.

 

¿Cómo limpiar una manta eléctrica y un calientacamas?

La gran mayoría de estos dispositivos pueden lavarse en lavadora o a mano, dependiendo de como te sientas más seguro, pero antes de hacerlo deberás leer el manual de usuario y verificar lo que especifica el fabricante referente al cuidado, limpieza y mantenimiento. 

Entonces, si deseas mantener limpio tu calientacamas o manta eléctrica, lo primero que deberás hacer es desconectar el mando con todos los cables exteriores, para ello tendrás que leer detalladamente la guía de usuario.

Después, también tienes que tener en cuenta que al ser unos dispositivos eléctricos es importante no lavarlos en seco ni con agua caliente a una temperatura mayor a los 30 grados, así como tampoco utilizar lejía o cualquier otro producto de limpieza con pH fuerte. Dado que, si no cumples con lo mencionado anteriormente, la estructura de estos dispositivos puede romperse o corroerse, lo que causaría que entre agua en el sistema cableado interno y pueda dejarlos inutilizables. 

Adicionalmente, no está de más destacar que deberás esperar a que estos se sequen al aire, es decir, que está completamente prohibido utilizar planchas o introducirlas en la secadora para acelerar el proceso.

¿Cómo utilizar un calientacamas o una manta eléctrica?

Primero que todo y considerando lo que mencionamos en los apartados anteriores, ambos productos se utilizan minutos antes de acostarse a dormir, ya que así podrán generar suficiente calor para que puedas dormir cómodamente sin que tengas que estar preocupándote del frío.

Entonces, procura evitar cables extensores para conectarlos, ya que no se sabe si estos podrán aguantar la tensión, por lo que utiliza el enchufe que tengas más cerca a la cama y enciende tu dispositivo a la temperatura que más prefieras. No obstante, se recomienda establecer la misma entre los 30 a 35 grados centígrados para evitar sobrecalentamientos en el cableado del dispositivo. 

Después, cuando el calientacamas o la manta eléctrica estén lo suficientemente calientes, desconéctalos de la red eléctrica y acuéstate a dormir. Sin embargo, si cualquiera de los modelos que adquiriste cuenta con un sistema de apagado automático, no tendrás porque preocuparte por quedarte dormido con estos aparatos encendidos, pero no se recomienda, ya que cualquier cable doblado o quebrado puede causar accidentes eléctricos.

 

Recomendaciones generales

Si has adquirido una de las mejores mantas eléctricas o calientacamas del mercado, para que puedas prolongar su tiempo de vida útil te recomendamos que evites a toda costa ponerlos en funcionamiento doblados, ya que esto puede causar un sobrecalentamiento del dispositivo.

Además, estos dispositivos no están diseñados para utilizarlos bajo las almohadas, así como tampoco se recomienda ponerlos en funcionamiento con los cables o el mando de control bajo los mismos, ya que esto puede traer consecuencias mientras estamos durmiendo y no nos daríamos cuenta. 

Por ello, considera las recomendaciones que te damos, así como también las del fabricante para evitar cualquier accidente que pueda poner en riesgo tu integridad física.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS