Baños de microcemento. El lujo en el espacio más íntimo de nuestro hogar

Última actualización: 02.03.24

 

En la elección de materiales para la renovación de baños la apuesta siempre se inclina hacia aquellos que son resistentes e higiénicos. Estas cualidades definen precisamente al microcemento, el cual es un componente muy versátil y tolera muy bien el uso diario. Por otro lado, su apariencia y acabados resultan altamente atractivos.

El microcemento es un tipo de revestimiento decorativo y funcional que se compone de cemento, resinas y pigmentos minerales. Resulta muy fácil de aplicar y se dispone cómodamente sobre todo tipo de superficies, tanto verticales como horizontales. No importa el material sobre el que se tenga que aplicar, tiene una fuerte capacidad de adherencia que es, indudablemente, un valor seguro por su durabilidad y eficiencia.

Si quieres saber más sobre el microcemento en baños y todas las posibilidades que ofrece, sigue leyendo y te damos las claves para saber por qué resulta tan interesante para renovar la imagen del hogar.

 

¿Por qué disponer microcemento?

El microcemento es un producto versátil que se puede aplicar en suelos, paredes, techos, piscinas, muebles, etc. Ofrece como acabado una superficie contínua, sin relieves, juntas o fisuras, algo que hasta hace poco tiempo era casi imposible de conseguir.

Debido a dicha característica, hay que destacar que facilita la limpieza, ya que la suciedad puede retirarse de forma muy sencilla de cualquier superficie a la cual haya sido aplicado el microcemento. 

Además, al tratarse de un material resistente a los productos de limpieza y desinfección es ampliamente recomendable para mantener espacios libres de gérmenes. Por este motivo, no es difícil deducir por qué se ha convertido en uno de los materiales predilectos de los diseñadores cuando desean dar una nueva apariencia a cocinas y baños.

Dicho de otra manera, se trata de un revestimiento firme, consistente y duradero, que ofrece posibilidades casi ilimitadas a la hora de dar rienda suelta a la imaginación. De hecho, se suele emplear no solo en el ámbito particular, también en espacios deportivos, industrias, hostelería o comercios por tolerar muy bien el tránsito frecuente.

Por otro lado, es preciso señalar que el microcemento puede ponerse tanto en exteriores como en interiores. Es un material muy resistente a las inclemencias del tiempo o al desgaste diario, de ahí que también se utilice para crear fachadas y espacios al aire libre.

En cuanto al espesor del material, puede ser de 2 o 3 mm, por lo que no añade demasiado peso a la estructura del edificio.

Asimismo, cabe destacar que no solamente se puede elegir con un acabado liso y mate, también puede estar disponible en una gran variedad de texturas con brillo, satinadas y antideslizantes. Además, se puede elegir en varios colores y matizados, no solamente en el tradicional tono gris.

Por si fuera poco, el microcemento es compatible con el uso de azulejos, baldosas, terrazo, cemento, etc., y es impermeable, sin olvidar que es respetuoso con el medio ambiente.

Baños con microcemento: una buena solución estética

El baño es un espacio que utilizamos a diario. Los materiales que dispongamos deben ser resistentes a la humedad y garantizar una apariencia limpia e higiénica. En este sentido, el microcemento es, sin lugar a dudas, una apuesta segura. Proporciona una imagen estética funcional, renovada y moderna, propia de los estilos minimalista y contemporáneo. Por eso, se puede considerar un recurso óptimo para el mundo del interiorismo actual.

Una particularidad del microcemento es que resiste muy bien la humedad, los productos de limpieza y el agua. En ningún momento se agrieta o sufre por las condiciones del ambiente; además, se puede aplicar sobre aquellas superficies que tenían un material previo, como la cerámica o el gresite. El resultado final es uno de los aspectos a destacar, ya que cumple la finalidad de ser un revestimiento consistente, polivalente y de buena calidad, proporcionando el equilibrio justo entre dureza y flexibilidad. Además, se adapta muy bien a los estilos decorativos del presente

A la hora de hablar de modernidad es preciso señalar que este revestimiento es, incluso, una buena alternativa si se duda respecto al tipo de decoración o de revestimiento para paredes, techos y suelos. 

 

Renovación para el baño

Cuando observamos nuestro baño nos damos cuenta que, probablemente, se ha quedado anticuado y que tiene algunas marcas a causa de manchas, golpes o el desgaste diario. El hecho de aplicar un producto que sea duradero puede hacer que, precisamente, se renueve la imagen decorativa de interiores como el baño. Por eso, el microcemento se convierte en una buena solución.

Hay que señalar que el microcemento ayuda a que las superficies adquieran otra imagen y que, por otro lado, se consiga una nueva imagen interior. Si se desea tener una casa más actualizada y propia de los diseños del mundo actual, este revestimiento se consolida como una buena solución decorativa.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS