Descubre el microcemento DIY y da rienda suelta a tu imaginación

Última actualización: 19.06.24

 

Renovar totalmente la apariencia de un espacio, sin que esto implique un trabajo complejo de remodelación, es factible. El microcemento se propone como uno de los materiales más modernos, versátiles, respetuosos con el medio ambiente y fáciles de trabajar, incluso si no se tiene experiencia previa. 

El microcemento es un revestimiento con fines decorativos que se compone a base de cemento, resinas base agua, aditivos y pegamentos de origen mineral. Debido a sus cualidades, se puede aplicar en una amplia variedad de superficies, tanto verticales como horizontales. Una de sus grandes ventajas no solo tiene que ver con su gran adherencia, sino también con poder colocarse de forma directa sobre otros materiales ya existentes, desde baldosas hasta azulejos, mármol, yeso, entre otros. A continuación, vamos a contarte acerca de los principales beneficios del microcemento y en qué proyectos puedes aplicarlo.

 

Principales usos del microcemento

Siguiendo lo mencionado con anterioridad, podemos decir que las aplicaciones del microcemento en la actualidad son prácticamente infinitas. Es un material tan versátil que puede utilizarse para crear revestimientos de microcemento que cambiarán por completo la apariencia de encimeras de cocina, escaleras, piscinas o, incluso, muebles. Siendo así, las opciones son para todos los gustos. 

Además, es un material aplicable a suelos y paredes en zonas de alto tránsito, debido a su alta resistencia a las rayaduras y a la fricción, como pueden ser los baños, las cocinas y las terrazas. De igual manera, es adecuado para utilizarse en todo tipo de espacios exteriores.

Además de colocar microcemento en las paredes, también es posible generar pavimentos continuos de microcemento o diseñar baños utilizando este material. Esto se debe no solamente a su excelente acabado estético, sino también a su terminación sin fisuras y a la facilidad de limpieza que este material representa. 

Cabe destacar, que el microcemento es un material compatible con el uso de diferentes productos de limpieza, por lo que se recomienda para espacios que deben mantenerse impecablemente limpios y libres de gérmenes. Por tal motivo, es ideal cuando se piensa en renovar el baño o la cocina.

En el caso de las piscinas, las terrazas y los patios, para tomar otro ejemplo, es un material que garantiza propiedades antideslizantes e impermeables y tiene una muy buena resistencia a los rayos UV del sol. 

 

Las ventajas del microcemento

Hemos visto algunas de las principales ventajas que el microcemento trae consigo. Ahora, queremos profundizar en sus principales características que llevan a que sea una alternativa cada vez más buscada por encima de otros materiales. Las más significativas son las siguientes:

Superficies sin juntas.

Amplia diversidad de acabados decorativos posibles.

Gran variedad tanto de colores como de texturas. 

Aplicación interior y exterior.

Altos niveles de adherencia. 

Impermeabilidad.

Resistente al tránsito, rayaduras, golpes o contacto con productos químicos. 

Acabados antideslizantes.

Obras rápidas y sin generación de escombros.

Materiales naturales y respetuosos del medio ambiente. 

Facilidad de limpieza y mantenimiento. 

Bajo espesor. 

Una vez mencionadas las ventajas, hablaremos un poco más sobre algunas de ellas, para que tengas más información al respecto.

A diferencia de los recubrimientos como las baldosas y azulejos, el microcemento no deja juntas. Esto supone una ventaja cuando lo que se busca es dar mayor uniformidad al espacio. Esta es una de las cualidades por las que se utiliza con frecuencia en el diseño de interiores con estilo minimalista. Asimismo, facilita la limpieza, ya que no hay uniones en las que la suciedad se incruste.

Por lo que respecta a las texturas y colores, el microcemento puede adquirirse en diversos matices y acabados. Siendo así, no requiere de la aplicación de pinturas adicionales. Bastará con trabajar correctamente el material para que la obra quede lista para su utilización. 

En cuanto al peso que supone la aplicación del microcemento, debes saber que bastará con colocar una capa de alrededor de 3 mm sobre la superficie a trabajar para disfrutar de todos sus beneficios. De esta manera, es un material ligero que no añade demasiado peso a la obra. Es por este motivo que se elige con frecuencia en el diseño de edificios de gran tamaño y en la renovación de fachadas.

 

¿Por qué aplicar el microcemento tú mismo?

Ahora que hemos hablado de las principales aplicaciones y beneficios que el microcemento puede tener en los hogares y en todo tipo de establecimientos, queremos contarte otra gran ventaja. Tiene que ver con la posibilidad de aplicarlo por cuenta propia sin necesidad de acudir a profesionales en instalación. 

En este sentido, empresas como Smartart han creado un producto de microcemento listo al uso que busca que todas las personas puedan llevar a cabo la reforma de su hogar sin necesidad de tener experiencia. Así, se podrán renovar suelos, paredes y exteriores sin necesidad de quitar los materiales ya existentes y sin conocimientos técnicos en la materia. Es una alternativa muy rápida de aplicar. Con un espesor de solamente 3 milímetros, el producto permite alcanzar una renovación total y veloz de los espacios en pocos pasos y sin obras.

Además, el microcemento es de secado rápido, lo que hace que no sea necesario vaciar completamente los espacios de la casa para poder aplicarlo. Una vez que se ha llevado a cabo la aplicación, en solamente una semana se podrá transitar y usar los ambientes con total normalidad.

Como has podido notar, el microcemento ofrece múltiples ventajas y la mejor de ellas es que existen alternativas que se pueden aplicar aún cuando no tengas ninguna experiencia previa. ¡Anímate a probarlo!

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS