Estufas de parafina: otra alternativa en equipos de calefacción 

Última actualización: 06.12.19

 

Si durante la temporada de invierno deseas deshacerte del frío y mantener tu hogar cálido y confortable, te convendría conocer acerca de las estufas de parafina. Estos equipos poseen diseños compactos, ligeros, con gran eficiencia y funcionamiento intuitivo, que a pesar de no ser muy conocidos han comenzado a posicionarse paulatinamente.

 

El mercado posee una gran variedad de estufas y dentro de ese amplio catálogo se encuentran las estufas de parafina. Estos equipos poco a poco han ido adquiriendo popularidad, tanto para el uso doméstico como en las plantaciones y sembradíos, con el propósito de calentar los árboles durante el invierno.

La parafina es un combustible empleado por estos aparatos para generar la energía calórica que te ayudará a sosegar el frío. Seguramente, en este momento te estés preguntando ¿Qué es exactamente la parafina? Es un aceite de tipo mineral cuyo cuerpo refinado es ceroso, con un tono blanco e inodoro. Dicho carburante se obtiene como un derivado directo del petróleo, así como también del carbón.

Lo mejor es que este carburante ofrece una buena eficiencia energética, su coste es accesible y puede encontrarse en cualquier tienda departamental.

 

Clasificación de las estufas de parafina

Las estufas de parafina han sido clasificadas en dos modelos, destacando así los diseños convencionales de mecha y más recientemente, los electrónicos. Ambos equipos ofrecen un correcto funcionamiento, son seguros y poseen un funcionamiento intuitivo. Sin embargo, tienen elementos distintivos con respecto a su elaboración, que deberás conocer y evaluar antes de adquirir el producto.

 

 

Con mecha

La estufa de parafina con mecha es un aparato de calefacción bastante sencillo, que podrás encender fácilmente e incluso utilizarlo en exteriores al ir con tus amigos de campamento. Para su puesta en marcha sólo se necesita colocar en el depósito una medida de parafina, identificar la mecha de la estufa y seguidamente, prenderle fuego con ayuda de un cerillo.

Debido a la función de la mecha de mantener la llama encendida, no se hace necesario el uso de ningún tipo de batería o alimentación de corriente alterna. El aparato posee un buen nivel de eficiencia térmica y como era de esperarse, genera cierto grado de emisión procedente del proceso de combustión de la parafina.

Como punto en contra para las estufas de parafina con mecha, tenemos que este componente tiene una vida útil estipulada. En este sentido, es necesario colocar un recambio aproximadamente cada 12 meses y es una tarea que preferiblemente debemos dejar en manos de un experto.

 

Electrónicas

Las estufas de parafina electrónicas son una nueva de generación de calefactores, que son capaces de ofrecer una experiencia de uso un poco más compleja. Claro está, dependiendo de tu gusto y necesidades.

Lo primero que debes de saber es que estas estufas requieren de un pequeño impulso eléctrico para poder dar inicio a su funcionamiento. Pero no te preocupes, ya que una vez realizado el arranque no será necesario que continúe alimentándose de una fuente de poder.

Por otra parte, es importante mencionar algunos de los atributos con lo que ha sido provista la estufa, siendo el caso de un termostato regulador de la temperatura emitida y un sistema de programación. Además, en el interior de la estructura incorpora un ventilador, pensado para una mejor distribución del calor emitido a lo largo y ancho de la estancia.

 

Estufa de parafina con mecha o eléctrica: ¿cuál me conviene adquirir?

Ciertamente, no podemos decirte cuál es la mejor estufa (En este enlace puedes encontrar algunas opciones de compra), pero sí podemos orientarte un poco acerca de las principales discrepancias existentes entre ambos modelos. De esta manera, tendrás la posibilidad de analizar la información detalladamente y así seleccionar el producto que mejor se adapte a tus necesidades de calefacción.

Las estufas de mecha no requieren de electricidad o baterías para ser encendidas, por lo que pueden ser utilizadas en cualquier lugar sin ningún tipo de limitación. Su funcionamiento es bastante sencillo, la estructura suele ser ligera y por ende, fácil de transportar. Mientras tanto, las estufas de parafina eléctricas incorporan complementos que mejorar la experiencia de encendido, ajuste y programación de la temperatura a radiar.

Con respecto a la fuerza de trabajo, utilizaremos dos pequeños ejemplos para comparar a ambos aparatos. Si tenemos una estufa de parafina con mecha cuya fuerza de trabajo corresponda a 2,2 kilovatios y un tanque de cuatro litros, entonces tras su puesta en marcha emplearía 0,22 litros de parafina por hora, rindiendo así para un máximo de 18 horas. Además, se registraría un consumo energético de kilovatios por hora de desempeño de 0,175€.

Por su parte, una estufa de parafina eléctrica de 3,2 kilovatios con depósito de 5,4 litros, rendiría para tan sólo 16 horas consumiendo un promedio de 0,33 litros por hora, ofreciendo asimismo un consumo energético en kilovatios por hora que ronda los 0,18€. Definitivamente, los números hablan por sí solos, pero la decisión final es tuya.

 

 

Aspectos a tener en consideración al usar una estufa de parafina

El uso de las estufas de parafina con mecha o eléctricas requieren de ciertos cuidados básicos para evitar cualquier tipo de incidente. Recordemos que la parafina, al entrar en contacto con el fuego, genera un proceso de combustión que al igual que con cualquier otro equipo de calefacción, dará como resultado una emisión. En este caso, se trata de un volumen bastante reducido de CO2. De igual manera, no podemos dejar que estos gases se acumulen en la estancia y mucho menos inhalarlos directamente. Así que procura seguir las siguientes indicaciones:

  • Al momento de manipular la estufa, evita tener en la mano un cigarro o cualquier fuente de fuego adicional que puede causar un incendio.
  • Procura instalar la estufa en estancias abiertas, logrando así aprovechar el flujo de aire para que las emisiones no se concentren.
  • En caso de presentarse alguna avería, trata en lo posible acudir con un técnico especializado en el tema. Evita improvisar alguna reparación basada en tus criterios, que puedan deteriorar el aparato o causar un accidente.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...