6 puntos básicos para cuidar personas mayores en casa

Última actualización: 28.01.23

 

Convivir con una persona mayor puede ser una gran oportunidad para aprender sobre sus experiencias y conocimientos. Sin embargo, nadie nace sabiendo qué hacer cuando nuestros seres más queridos han llegado a una edad en la que comienzan a ser dependientes y requieren de nuestra ayuda con mayor frecuencia. 

El tiempo transcurre y un día, sin darnos cuenta, aquellos que nos cuidaron comienzan a requerir de nuestra atención frecuente para poder realizar hasta las tareas más básicas. En este sentido, aprender más sobre el cuidado de mayores es una necesidad que se vuelve imperante, ya que en muchos casos resulta todo un reto y no sabemos por dónde comenzar. 

 

Comprender lo que significa brindar asistencia a personas mayores 

El primer punto importante antes de tomar la decisión de convertirse en el cuidador de una persona mayor es estar realmente consciente de lo que esto implica. Saber exactamente en qué condiciones de salud física y mental está el individuo y qué restricciones conlleva su atención. 

En muchas ocasiones, la labor está relacionada con realizar tareas monótonas y repetitivas, por lo tanto, el cuidador de personas mayores debe gozar de una buena salud psicológica y estabilidad emocional. De lo contrario, puede experimentar episodios de estrés, ansiedad, irritabilidad o depresión. Esto podría poner en riesgo la sana relación con la persona mayor y debilitar los lazos afectivos que existen entre ambos. 

 

Enfocarse en facilitar la autonomía, no en sobre asistir 

La atención a personas mayores no necesariamente implica realizar todas las tareas, sino que deberá enfocarse en facilitar aquellas que el individuo puede

realizar parcialmente y supervisar que se lleven a cabo correctamente otras en las que la persona aún tiene total autonomía. 

Esto implica una observación constante, sin llegar a ser invasivo, sobre aquellas tareas diarias que se deben realizar. Con el transcurso del tiempo, algunas actividades cambiarán su grado de dependencia, por lo que el cuidador debe estar siempre atento. 

En cualquier caso, aquellos que son cuidadores de personas mayores deben evitar que el individuo sienta que pierde la dignidad y se le está orillando al total desvalimiento. 

 

Contar con un espacio apropiado 

Tener un hogar que pueda ser considerado seguro para personas mayores es prioritario, ya que evitará que ocurran muchos accidentes que podrían ser fatales. En este sentido, es muy probable que sea necesario poner especial atención al reordenamiento y adaptación del hogar, o en su caso evaluar la posibilidad de mudar al adulto mayor a un lugar de residencia más apropiado. 

A continuación mencionamos los aspectos más importantes que deberás analizar en el hogar de la persona mayor. 

Mobiliario: La colocación de los muebles es muy importante. Debe realizarse de tal manera que le permita a la persona tener una buena movilidad y autonomía. También, es conveniente cubrir todas aquellas esquinas que resultan potencialmente peligrosas. Las mesas y sillas deben ser estables, resistentes y permitirle a la persona sentarse y levantarse con facilidad. 

Decoración: Los tapetes y alfombras deben tener bordes siempre bien adheridos al suelo, para evitar tropiezos. Si la persona mayor tiene algún déficit motor, los artículos decorativos deberán ser también resistentes a caídas y golpes. Por tal motivo, la porcelana, objetos de vidrio o loza deberán ser reemplazados.

Comunicación: Revisa si el teléfono actual le permite a la persona mayor mantenerse comunicada. En caso de no ser así, los teléfonos para mayores son una solución efectiva, ya que al contar con teclas fáciles de pulsar y leer, reducen el margen de error durante la marcación. También, cuentan con funciones muy útiles diseñadas especialmente para ellos. 

Seguridad: Los detectores de humo y los dispositivos de vigilancia constante a través de cámaras puede ayudar a identificar rápidamente cualquier emergencia para que sea atendida a la brevedad. Aún cuando exista una persona siempre en la casa de la persona mayor, en algunos casos, un breve descuido puede ser suficiente para que un accidente ocurra. 

Si consideras que tu hogar no cubre con las necesidades de la persona mayor que vive en ella, o necesitas realizar demasiadas adaptaciones, siempre tienes la posibilidad de cambiar de residencia. En este caso, puedes recurrir a agencias como RealAdvisor, quienes te ayudarán a venderla rápidamente y a buen precio. 

Prepararse constantemente y mantenerse informado 

Es importante informarse para poder asistir a personas dependientes o parcialmente dependientes. Si la persona sufre diabetes, por ejemplo, será indispensable estar muy atento a cualquier síntoma que pueda anticipar la aparición de escaras o úlceras, que son lesiones que después son muy difíciles de curar. 

El suministro de fármacos especiales también podría implicar una cierta preparación especial. Es importante que el cuidador se capacite o reciba asesoría profesional para llevar a cabo su objetivo de garantizar la seguridad y salud de la persona mayor. 

De igual manera, resulta fundamental conocer las técnicas adecuadas que existen para atender a personas que están postradas en cama o tienen que usar sillas de ruedas. El desconocimiento de tales técnicas pueden llevar a que el cuidador no logre ayudar como se espera, o en el peor de los casos, se lesione.

 

Elaborar un manual de cuidados 

Para obtener buenos resultados en el cuidado de mayores es importante que varios familiares estén al tanto de las patologías y los tratamientos que la persona está recibiendo. Nunca se sabe cuándo el cuidador a cargo podría estar indispuesto y otro tendrá que cubrir su lugar. Es conveniente escribir un pequeño manual en el que se expliquen claramente las dosis, horarios y actividades que el individuo debe cubrir. Este manual debería estar disponible para cuando se requiera. De igual forma, la persona mayor deberá estar informada. 

 

Contar con el respaldo de familiares 

Cuidar personas mayores no es una tarea sencilla. Por este motivo, es importante contar con el apoyo de los demás familiares para poder delegar en ellos algunas actividades. Esto es especialmente importante cuando se reduce considerablemente la movilidad o la persona sufre demencia. 

Asimismo, hay que tener en cuenta que la persona mayor también tiene necesidades de recreación que deben cubrirse para favorecer su buen estado emocional. 

Esperamos que estos aspectos te sean de utilidad en el caso de que tengas que realizar la importante labor de cuidar a una persona mayor. Como hemos dicho en un principio, puede ser una labor agotadora, pero también muy gratificante. 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS