¿Tu caldera pierde presión?

Última actualización: 26.10.21

 

La presión del agua de la caldera es una de las cuestiones que más quebraderos de cabeza causa entre los usuarios. Por fortuna, dependiendo de lo que necesites, no suele ser difícil ni subir la presión de la caldera si es baja ni reducir la misma si es excesiva.

 

La caldera es el elemento destinado a calentar el agua de tu hogar, ya sea para alimentar los radiadores de la calefacción o bien para poder ducharte con comodidad cuando lo necesites. Esta caldera, junto con el resto del circuito por el que circula el agua, es un espacio estanco y cerrado. Por lo tanto, no debería tener fugas ni gotear. Además, es imprescindible que en su interior se mantenga la presión del agua dentro de los parámetros establecidos por el fabricante de la caldera, a fin de obtener los mejores resultados de uso, consumo y rendimiento del producto.

El problema surge cuando la presión interior se sale de lo previsto, ya sea por exceso o por defecto. Por fortuna, antes de recurrir al servicio técnico, existen diferentes soluciones para subir la presión de una caldera Vaillant o de cualquier otra marca, o bien para detectar y tratar de solventar los problemas derivados de una pérdida de presión en una caldera Ferroli o de otro fabricante. A continuación, te enseñamos todo lo que debes saber al respecto de por qué gotean las calderas.

 

Por qué mi caldera gotea

Uno de los problemas más habituales es cuando la caldera o el circuito gotea. Si esta pérdida se produce en la propia caldera, esto puede deberse a la pérdida de presión del vaso de expansión de la caldera. Este goteo es algo normal y, de hecho, es lo que debe de pasar cuando la presión del circuito es superior a lo que debería de ser. Sin embargo, si revisas el manómetro y ves que las lecturas son normales, puede que ese vaso esté deteriorado, causando la pérdida de agua.

No obstante, si el problema no está relacionado con el vaso de expansión sino con las tuberías o las piezas interiores de la caldera, entonces es señal de que algo se ha roto. En este caso, será necesario revisar la caldera por completo para detectar la fuga y reparar lo que sea necesario. Lo mismo ocurre cuando esta fuga se produce en los radiadores o en cualquier otra parte del circuito por el que circula el agua. En este caso, tocará detectar la fuga y reparar la misma, cambiando las piezas o realizando las tareas de mantenimiento correspondientes.

Revisa la calle del vaciado

A veces, es necesario vaciar la instalación de gas de agua que circula por su interior, bien para purgar los radiadores, bien por mantenimiento o simplemente para detectar cualquier avería. Por cierto, si no sabes si purgar los radiadores con la calefacción encendida o apagada, esta operación siempre deberás hacerla con la calefacción apagada, para evitar riesgos.

Después de vaciar el circuito de calefacción, es necesario revisar la llave del vaciado, dado que si esta no se ha quedado correctamente cerrada puede ser la causa de la pérdida de presión. Si no has tocado la llave, tampoco está de más revisar la misma, porque si dicha llave se avería o está ligeramente abierta también puede afectar a la estanqueidad del sistema.

 

Mi caldera pierde presión poco a poco

Cuando la caldera pierde presión poco a poco, el problema suele estar relacionado con una pérdida de pequeña importancia, pero que es igual de molesta y causa los mismos problemas que las de mayor entidad. De hecho, el principal problema de estas fugas es localizar las mismas. Para empezar, revisa todos los elementos visibles de la instalación, los vasos de expansión y la caldera, a fin de verificar que no haya pérdidas de agua. Si no ves nada raro, puedes pedir una revisión de la caldera, por si dicha fuga fuera discreta y no se viera a simple vista.

Si este no es el caso, entonces tocará ir revisando las tuberías de la vivienda. El problema es que para esta tarea necesitarás de una empresa especializada, que mediante herramientas de carácter profesional irán analizando el flujo de agua que pasa por las tuberías. No obstante, si detectas que la pintura se bofa o aparecen humedades, entonces ya sabes dónde está la pérdida, bastando recurrir a un fontanero para que resuelva el problema.

Por cierto, si la incidencia que notas es que la caldera pierde presión en frío, también puedes aplicar todo lo que hemos comentado, ya que seguramente la causa de esa pérdida también sea una fuga.

Cómo subir la presión de la caldera

Antes de llamar al técnico de la caldera ante una pérdida de presión, es conveniente subir la misma hasta los niveles de funcionamiento normales, para verificar si el problema ha sido algo puntual o bien está relacionado con alguna de las averías que hemos comentado en este artículo.

Para subir la presión de la caldera, accederemos a la parte inferior de la bomba, en donde encontramos la cerradura de llenado del calentador. Giraremos la misma en sentido contrario a las agujas del reloj, para que el agua vaya llenando el circuito. A continuación, esperamos a que el indicador de presión llegue a un nivel de 1 a 1,5 bares, que es el recomendado para el funcionamiento óptimo de la misma. Alcanzado este nivel, cerraremos de nuevo la llave.

Ejecutado el llenado, ya solo nos queda tener la caldera bajo control y revisar con frecuencia su presión. Si el problema ha sido algo puntual, la presión no debería bajar en exceso, mientras que si la misma baja, es evidente que necesitamos de ayuda técnica para resolver el problema.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS