¿Cómo instalar un termostato en una caldera de gasoil?

Última actualización: 26.10.21

 

Contar con un termostato es fundamental para ahorrar energía y disfrutar de unas sensaciones más agradables en tu hogar. Un sencillo termostato de ambiente es todo lo que necesitas para exprimir al máximo el sistema de calefacción de tu hogar.

 

La calefacción es uno de los elementos que mayor energía consume en tu hogar, sobre todo si vives en zonas frías. No obstante, buena parte de ese consumo puede reducirse si recurres a algo tan sencillo como a un termostato. Este dispositivo te ayuda a controlar la temperatura de tu hogar e incluso cuenta con todo lo necesario para funcionar de forma autónoma, si optas por un modelo inteligente.

Para aprovechar todas estas funciones, basta con saber cómo conectar un termostato a la caldera y aprender a utilizarlo. Si no sabes cómo hacerlo, a lo largo de esta guía te iremos dando toda la información que necesitas para dominar este tema.

 

Qué es un termostato

Lo primero que tenemos que saber es qué es y cómo funciona un termostato. Este dispositivo cuenta con un sistema que regula la temperatura de la caldera, conforme a nuestras preferencias. Para ello, el dispositivo incluye un termómetro de ambiente, que mide la temperatura de la estancia en la que el termostato se ha instalado. Una vez en funcionamiento, el dispositivo compara esa temperatura con la programada y mantiene una monitorización continua de la misma.

Este proceso es clave a la hora de saber cómo funciona un termostato. En caso de que la temperatura de la sala esté por encima de la que hemos seleccionado, entonces el termostato envía una señal a la caldera, a fin de detener su funcionamiento. Esta situación se mantiene hasta que la temperatura caiga por debajo de la programada. Cuando esto ocurre, el termostato procederá a activar de nuevo la caldera y a calentar la estancia.

Los termostatos inteligentes

El proceso que hemos comentado es el que usan los termostatos convencionales y también los inteligentes. No obstante, en estos últimos productos, el funcionamiento cambia un poco. Y es que estos dispositivos incorporan tecnologías mejoradas y que se encargan de automatizar la gestión térmica de tu hogar.

Para ello, el termostato se encarga, por ejemplo, de conocer tus hábitos. Conforme a ellos se adapta el funcionamiento de la caldera, ahorrando el máximo de energía y dándote un gran confort. También se incluyen funciones de programación, con las que elegir cuándo quieres que la calefacción empiece a funcionar o cuándo necesitas que se apague. Unas funciones que hasta puedes usar desde tu móvil, en aquellos modelos compatibles con esta tecnología.

 

Cómo conectar un termostato a la caldera

El proceso de instalación de un termostato en los diferentes tipos de calderas existentes se divide en varios pasos. Es importante que tengas los conocimientos y las herramientas necesarias para ello. Si no es el caso, te recomendamos que recurras a ayuda profesional, a fin de no romper nada.

A la hora de ejecutar el montaje, tenemos dos opciones. Una de ellas es recurrir a un termostato con cable. Estos modelos tienen el inconveniente de tener que tirar un cable desde donde se encuentra la caldera hasta la zona de tu hogar en la que quieras controlar la misma. Un proceso complicado y que supone agujerear paredes, hacer rozas y cerrarlas después. Por eso, hoy día se emplean los termostatos inalámbricos. Estos dispositivos no necesitan cables por las paredes para su conexión, lo que simplifica el proceso de instalación. Este proceso es justo el que veremos a continuación.

 

  1. Instalación del cableado

El primer paso para instalar un termostato inalámbrico en una caldera de gas o gasoil es montar el cableado necesario para que el termostato funcione. Para ello, debemos trabajar primero sobre la unidad de conexión. Una vez abierta esta pieza, encontramos dos regletas, una con la denominación NLL y la otra con la ABC. A la unidad de conexión deberá conectarse un cable de dos vías con un enchufe sobre la primera regleta. El cable azul se conecta a la toma N y el otro a la toma L, apretando adecuadamente los cables.

En la segunda regleta, la ABC, se conectan los cables de control propios del termostato. Estos cables se conectan en las tomas A y B respectivamente, a fin de que la señal que envíe la otra placa llegue correctamente a la caldera a través de esta.  Estos cables se sitúan dentro del cuerpo de la caldera (en este enlace encuentras varios productos para analizar), según te indicarán las instrucciones. No te olvides de apretar correctamente toda la tornillería, para garantizar los contactos.

  1. Sincronizando el termostato

El siguiente paso es sincronizar el termostato con la instalación que acabamos de realizar. Para ello, colocaremos pilas en el termostato y situaremos el dispositivo cerca de la caldera, siguiendo el procedimiento de conexión correspondiente. Este proceso de vinculación varía conforme a los diferentes modelos existentes, por lo que tendrás que echarle un vistazo al manual de instrucciones del termostato en cuestión.

 

  1. Verificando el funcionamiento

Una vez ejecutado el proceso de sincronización, toca probar el funcionamiento del equipo. Para ello, encendemos tanto el termostato como la unidad de conexión. Activa el modo manual y selecciona una temperatura mayor a la que haya en el ambiente. Si todo el proceso se ha realizado correctamente, entonces la caldera debería empezar a funcionar y verás una luz verde en la unidad de conexión. Si no se produce ese encendido, deberías revisar el sistema, para ver qué es lo que falla.

 

  1. Montando la unidad

Rematamos el proceso instalando la unidad allí donde quieras. Es importante que esa zona esté en el rango de trabajo del termostato. Ese montaje puede hacerse en modo sobremesa o bien en pared. En este último caso, deberás colocar el mismo a una altura de 1,5 a 1,8 metros y en una zona alejada de corrientes de aire o del sol directo, para que las mediciones de temperatura sean las adecuadas. Con este último paso ya no tendrás nada más que hacer.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS