¿Cómo instalar un termo eléctrico?

Última actualización: 27.06.22

 

Un termo eléctrico es un aparato indispensable para muchas familias; sobre todo, en las épocas de invierno cuando el agua suele ser muy fría. Aunque su instalación es más sencilla que la que podría suponer una caldera de gas, es un proceso que debe hacerse siguiendo una serie de pautas de las cuales dependerá su buen funcionamiento.

 

¿Qué es un termo eléctrico y cómo obtenemos ACS?

Los termos eléctricos son una alternativa eficaz para obtener ACS (agua caliente sanitaria) en casa, sin necesidad de obras o instalaciones costosas que podrían afectar el presupuesto familiar.

La clave para obtener agua caliente con este tipo de equipos, es la resistencia que incluyen en su interior y la cual es capaz de calentar el agua en su depósito; mientras que su aislamiento térmico la mantiene caliente por varias horas, para después ser usada en el momento que se requiera.

 

Los tipos de termos eléctricos que existen en el mercado

Actualmente existen diferentes tipos de termos eléctricos con diversas características y funciones. Gracias a ello y a la tecnología que utilizan las mejores marcas, hoy tenemos equipos que ofrecen más y mejores prestaciones.

Por lo general, podemos clasificarlos en función del tipo de instalación: vertical, horizontal o reversible; siendo estos últimos muy versátiles. Sin embargo, la elección que hagamos dependerá del espacio disponible en casa para su instalación.

Por otro lado, también podrían clasificarse de acuerdo a la resistencia; la cual podría ser envainada o blindada. Además, también se debe tomar en cuenta la capacidad en litros que ofrece; por lo general, esta característica puede variar desde 6 litros en termos compactos, hasta los 200 litros en modelos de gran tamaño.

Piezas claves a tener en cuenta

Una vez que has elegido el termo de agua caliente más conveniente para tus necesidades y conociendo cómo funciona un termo eléctrico, llega el momento de instalarlo. Pero antes, es necesario evaluar la función de sus piezas claves. 

Válvula de seguridad. Esta pieza sirve como válvula anti retorno y es la que podríamos usar para vaciar el termo en caso de ser necesario. Si la presión del termo llega a elevarse a niveles demasiado altos, el termo expulsa el agua que se requiere mediante la válvula y luego la libera por el desagüe. 

Manguito electrolítico. Es la pieza que alarga la vida útil del termo, evitando corrosiones gracias a que cuenta con una estructura de plástico que lo protege contra la electrólisis. Por lo general, los termos eléctricos cuentan con dos: uno en la toma de agua fría y otro en la de agua caliente. 

Latiguillos reforzados. Son otra pieza fundamental, los cuales deben ser más resistentes de los que se usan en el resto de la casa para los grifos; debido a que tienen que soportar las altas temperaturas que alcanza el agua cuando el termo cuando está en funcionamiento. 

Válvula reductora de presión. Es una pieza opcional y especialmente útil en los casos cuando la vivienda no cuenta con una presión regular del agua. 

Mezclador termostático. Otra de las piezas opcionales que debes tener en cuenta para la instalación de un termo eléctrico es el mezclador termostático. Se trata de un elemento que regula la temperatura, por lo que aporta mayor ahorro de energía y mejora la eficacia del termo. Va unido al agua fría entrante y al agua caliente que sale.

 

Aprende a instalar un termo eléctrico. Paso a paso

Paso 1

Ante todo, es necesario seleccionar un lugar apropiado para la instalación. Para ello, elige una pared fuerte capaz de resistir todo el peso del termo en su máxima capacidad. Así mismo, es aconsejable dejar espacio libre entre la pared y la tapa del termo, aproximadamente unos 30 cm para facilitar el mantenimiento del equipo.

Por otra parte, debes montarlo lo más cercano posible a una toma de agua, de tal manera que no se pierda temperatura; los puntos más recomendados son los cuartos de baño y la cocina.

 

Paso 2

Los termos eléctricos llevan una placa incorporada a su estructura y la cual facilita su montaje en la pared. Por esto, es primordial hacer las mediciones correspondientes y llevar estas medidas con ayuda de un marcador a la pared donde se va a situar el aparato; la idea es que los puntos de anclaje coincidan y que el termo quede seguro y estable.

 

Paso 3

Seguidamente, con la broca adecuada, se debe taladrar según el grosor del perno; perforando los puntos de anclaje, para luego poner los tacos y los pernos en su lugar. Posteriormente, si es necesario y por motivos de seguridad, se podría pedir ayuda de otra persona para subir el termo y proceder a fijarlo con las tuercas para una óptima sujeción del mismo.

 

Paso 4

Ahora que el termo está anclado y seguro, es momento de colocar los dos manguitos antielectrolíticos en cada toma de agua y enroscar la válvula de seguridad en la toma de agua fría. Es aconsejable, para evitar filtraciones y sellar de forma eficaz, utilizar teflón o hilo sellador.

Paso 5

Es momento de enroscar los latiguillos reforzados, este paso es muy sencillo ya que cada uno lleva un color que lo identifica: azul para el agua fría y rojo para la entrada/salida de agua caliente. Estos latiguillos van unidos a la rosca de manguito en el caso del agua caliente y a la válvula de seguridad para el agua fría.

 

Paso 6

Terminado el montaje en la pared, es fundamental que llenes el termo abriendo la llave de agua fría y antes de conectarlo a la red eléctrica; de lo contrario, el equipo se podría estropear al instante, ya que es necesario que la resistencia esté completamente sumergida para poder encenderlo. Una vez lleno, procede a abrir la salida de agua caliente.

 

Paso 7

Cuando el termo se ha llenado y se ha comprobado que la instalación es la correcta, debes enchufarlo a la red y configurarlo según tus necesidades. El termo encenderá una luz e iniciará su ciclo de calentamiento.

Indistintamente que se trate de montar un termo eléctrico nuevo, cambiar un termo eléctrico por otro, instalar un termo eléctrico horizontal o hacerlo de forma vertical; es aconsejable seguir los pasos y las recomendaciones del manual de usuario. En el caso de que no tengas la experiencia necesaria para realizar esta labor, podrías acudir a un profesional de la fontanería.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS