El calentador pierde agua. ¿Qué hacer para evitar esto?

Última actualización: 21.05.19

 

Cada noche, después de entrenar, me encanta tomar una ducha de agua tibia para relajar el cuerpo, pero esto sería muy difícil de hacer si no contase con algún sistema que me ayude a calentar el agua. Sin embargo, antes de elegir el que tengo ahora, tuve que investigar sobre las diferencias entre los termos eléctricos y las calderas de gas, ya que cada sistema tiene sus pros y sus contras. Particularmente, los termos eléctricos son los que frecuentan más problemas de goteo de agua, por lo que hay que estar muy pendiente de su uso y mantenimiento, ya que además, podrás contribuir con el medio ambiente al darles un uso eficiente.

Si a ti te ha pasado igual que a mí, entonces ya te habrás preguntado si es normal que tu calentador gotee y por qué lo hace. Si en ocasiones, después de utilizar el agua caliente, notas que el termo pierde agua, sobre todo si anteriormente no ha goteado, deberás hacer una revisión a la válvula de seguridad, ya que de tener una avería, se corre el riesgo de dañar el termo de agua. Por esto, es importante que conozcas qué es y para qué sirve una válvula de seguridad o de alivio.

Todos los calentadores que hay en el mercado incorporan esta válvula de seguridad, ya que su función es aliviar la presión de los termos mediante el goteo y proteger el calentador de una repentina explosión por exceso de presión. Además, esta válvula evita el retorno del agua caliente que está almacenada en el interior del termo a la tubería de agua fría.

 

 

Es importante conocer el funcionamiento de la válvula para que puedas garantizar un uso eficiente de tu calentador de agua, para evitar de esta manera cualquier despilfarro, ya sea de agua o de energía eléctrica. En un principio, una válvula de seguridad consiste en un tapón que evita el escape de agua manteniéndolo cerrado gracias a un resorte, el cual va liberando el tapón que deja fluir el agua, a medida de que la presión interna va superando la presión del resorte y, luego, cuando ya ha escapado suficiente agua, la presión vuelve a disminuir, regresando el tapón a su posición inicial nuevamente. En cualquier caso, si ves que la válvula de seguridad gotea demasiado, es probable que esté dañada, ya que, normalmente y según el uso que les des, estas válvulas pueden durar hasta dos años. Además, son piezas muy fáciles de cambiar, por lo que en rara ocasión necesitarás llamar a un técnico para que te ayude.

Es muy recomendable utilizar el calentador de agua a una temperatura ecológica y que no esté muy elevada, de manera que no genere mucha presión, prolongando su vida útil. Por otro lado, si notas que la válvula está goteando con el termo apagado, lo más probable es que se trate de un excedente de presión en la red, por lo que, en muchas ocasiones será necesario instalar un reductor de presión, sobre todo si la presión de la red de la casa supera los 3.5 bares, lo que abre la válvula produciendo el goteo.

Además, si el calentador de agua gotea estando encendido, puede tratarse de que el dispositivo está calentando más de la cuenta, por lo que una solución rápida y práctica es tan sólo abrir la llave de agua caliente que hará que a medida de que sale el agua del tanque, va entrando por otro lado agua fría, lo que, a la vez que baja la temperatura del agua en el tanque, reduce la presión interna, por lo que deja de gotear inmediatamente.

 

 

De ninguna manera deberás retirar esta válvula para evitar goteos, ya que corras el riesgo de que el termo explote en cualquier momento, debido a que no tendrá ningún control ni indicador de presión, lo que resulta siendo extremadamente peligroso. Por esto, hacer el reemplazo de esta pieza en particular es muy sencillo.

Primero, deberás cerrar el agua para evitar un mayor derrame. Luego, deberás desenroscar la válvula y el flexible, cuidando de tener unos respectivos recipientes en la parte de abajo que te ayuden a recoger la poca cantidad de agua que en ocasiones queda almacenada en las mangueras y la válvula. Luego, procede a colocar la nueva válvula en su lugar junto con el flexible y deja que se llene de agua, abriendo el grifo de agua caliente para que salga el aire del interior del tanque hasta el momento en que veas que empieza a salir agua normalmente por ese grifo. Desde ese momento, tu termo ya estará purgado sin aire dentro.

Hay otro tipo de goteo que te podrás encontrar cuando utilizas los termos eléctricos que es el goteo a través de la brida o porta resistencias, que es la tapa inferior del termo eléctrico, a la cual van ancladas varias piezas, como el ánodo que evita la acumulación de cal en el calentador y la resistencia. En este caso, lo más recomendable es cambiar todo el conjunto de piezas integradas a la brida.

Por último, en algunas ocasiones puede que notes un goteo y tras buscar atenta y detalladamente su procedencia no des con él. En este caso, ten en cuenta que los termos eléctricos son aparatos a los que se les debe dedicar una atención particular, ya que pueden presentar problemas de corrosión debido al constante contacto con el agua, sobre todo si el ánodo nunca ha sido reemplazado, ya que su mal funcionamiento hará que la corrosión afecte la estructura del equipo gravemente, obligándote a cambiar el termo por completo en caso de que se perfore por alguna parte debido al óxido. Para evitar este tipo de problemas, se recomienda realizar por lo menos una inspección anual con la que puedas revisar el estado de ánodo.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...