Cómo pasar BTU a frigorias

Última actualización: 06.12.21

 

A la hora de buscar equipos de refrigeración, es fundamental conocer la capacidad de enfriamiento de cada opción que estemos valorando, a fin de acertar con nuestra compra. Sin embargo, debido a las dos unidades de medida existentes al respecto, esta tarea no siempre es fácil.

 

Al igual que cuando compramos un coche nos fijamos en la potencia de su motor, en el caso de los aires acondicionados ocurre algo similar. Conocer la capacidad de enfriamiento del producto es clave para ajustar la potencia del aire acondicionado a las necesidades específicas de nuestro hogar. 

El problema es que, a veces, los datos que ofrecen los fabricantes no son homogéneos. Algunos hacen el cálculo en frigorías y otros dan los datos en BTU, lo que dificulta saber la capacidad del dispositivo que estemos valorando y comparar diferentes equipos. Para solventar el problema, vamos a conocer estas unidades y aprender cómo pasar de frigorías a KW, a BTU y viceversa.

De qué estamos hablando

Lo primero que tenemos que saber es de qué estamos hablando al referirnos a estas unidades. Por eso, conviene saber qué es una frigoría, un BTU o incluso un kilovatio.

Si te preguntas qué es una frigoría, esta sería la cantidad de energía necesaria para que un gramo de agua baje un grado celsius su temperatura. Un planteamiento similar al de la caloría, que sería la cantidad de energía necesaria para aumentar un grado celsius la temperatura de un gramo de agua.

El planteamiento es similar al del BTU, aunque con la diferencia de que en vez de usar gramos se usan libras y también cambian los grados que se utilizan, conforme a las unidades del sistema imperial. Así, un BTU sería la cantidad de calor necesaria para incrementar en un grado Fahrenheit la temperatura de una libra de agua, unos 454 mililitros. En este caso, la medida es inversa, pues lo que mide el equipo es su capacidad para extraer calor de la estancia.

 

Cómo cambiar entre opciones

Si tenemos varios aires acondicionados a la vista, algunos tendrán su potencia expresada en frigorías y otros en BTU. La equivalencia de estas dos cifras, por suerte, es sencilla. En concreto, y redondeando, 1 frigoría equivale a 4 BTU. 

Así que si quieres calcular las frigorías de un equipo cuya potencia frigorífica se expresa en en BTUs, bastaría dividir la cifra entre cuatro. Si queremos pasar de frigorías a BTUs, basta con hacer el proceso contrario, multiplicando por 4 la cantidad de frigorías. Un cálculo sencillo, una vez que conoces la relación entre ambas unidades. 

Por cierto, para pasar de BTU a KW el proceso se complica, pues debes multiplicar la cifra por 0,00029307107 o 0,29307107 si quieres pasarlo a vatios. Una operación bastante más compleja por la cifra resultante. Para pasar frigorías a vatios, la relación es de 1,17 vatios por frigoría, lo que sí es algo más fácil de manejar.

Cómo calcular frigorías del aire acondicionado

Como cierre de este artículo, queremos dejarte algunas orientaciones por si quieres saber cuántas frigorías por m2 deberías elegir para tu equipo o cuántas frigorías necesito para refrigerar una estancia concreta. La teoría más aceptada es la de disponer de 100 frigorías por metro cuadrado de estancia, por lo que un salón de 25 metros cuadrados podría refrigerarse con 2.500 frigorías o 10.000 BTU. Así que el cálculo de frigorías necesarias es bastante sencillo, en la teoría.

Y es que, a la hora de calcular las frigorías del aire acondicionado, deben tenerse en cuenta factores como las pérdidas en la estancia, la orientación de la sala, si las paredes exteriores son claras o son oscuras o si hay superficies acristaladas. La presencia de estos elementos puede incrementar hasta las 300 frigorías por metro cuadrado la potencia recomendada para el aire.

 

DEJA UN COMENTARIO

2 COMENTARIOS

Alejandro

May 25, 2021 at 10:49 pm

Muy clara y sencilla explicacion

Respuesta
Maria S

May 26, 2021 at 6:08 am

Gracias por tu valoración, Alejandro!

Respuesta