Cómo eliminar el mal olor en el baño

Última actualización: 25.05.22

 

Uno de los grandes problemas que tienen los cuartos de baño son los malos olores. Algo esperable dadas las actividades que llevamos a cabo en esta estancia. No obstante, es posible evitar el mal olor del WC gracias a las diferentes soluciones existentes al respecto.

 

Aunque no es una de las estancias en las que más tiempo pasamos al cabo de nuestra vida, sí es cierto que si el baño huele mal es algo que afecta a toda nuestra casa. Lo peor es que este mal olor puede tener múltiples orígenes, tales como el desagüe del baño, el bote sifónico de la ducha o incluso las propias tuberías.

Afortunadamente, contamos con diferentes soluciones para eliminar ese olor a alcantarilla en casa, que tan poco agradable resulta. Soluciones que van desde mantener una limpieza adecuada hasta tomar medidas más drásticas, que pueden ser necesarias si tienes un baño o un lavabo antiguo.

 

Malos olores en el sifón del baño

A fin de luchar contra los malos olores, es fundamental saber de dónde proceden. Por eso, vamos a diseccionar el cuarto de baño en búsqueda de esos malos olores, a fin de eliminarlos desde el origen.

Una de las zonas más problemáticas, respecto de los olores, es el sifón. Si los residuos se quedan en esta zona, aparece el mal olor de tuberías, que es habitual en los baños. Por eso, es conveniente abrir el bote sifónico de vez en cuando, a fin de revisar la presencia de residuos y otros elementos que puedan generar estos malos olores.

Muchas veces, estos olores se deben a la falta de agua en esta zona, lo que provoca que el residuo quede al aire y genere los olores que venimos mencionando. Por eso, conviene verificar la estanqueidad entre los santuarios y la pared, que impidan que entre aire en el bote. También es importante comprobar que la unión entre inodoro y tubería esté cerrada correctamente, impidiendo la entrada de aire.

Por cierto, estamos hablando del sifón del baño, pero a veces hay un segundo bote en el montaje. En este bote sifónico de la ducha o de la bañera, es frecuente que se acumule mucha suciedad, como pelos, algún tapón perdido y otros objetos similares. Así que si tienes malos olores en el baño, no está de más abrir este bote sifónico y revisar la presencia de residuos, que puedan causar ese olor.

Como último consejo al respecto, en caso de que el bote esté muy deteriorado, tenga fugas o cualquier otro problema de gravedad, será necesario plantearse si nos conviene cambiar el bote sifónico por uno nuevo.

Malos olores en tuberías

Las tuberías son otros de los elementos que causan problemas de olores. Además, la suciedad acumulada con el tiempo puede generar atascos y provocar que el resto de elementos integrados en el sistema de saneamiento del baño no funcionen bien.

La solución más sencilla respecto de cómo quitar el mal olor de los bajantes o del resto de tuberías del baño es recurrir a limpiadores de tuberías.

Estos productos se vierten directamente en el inodoro o la ducha, procediendo a eliminar los residuos que encuentren en su camino. Lo mejor de todo es que esta limpieza no deteriora el estado de las tuberías, así que es una solución segura tanto en baños con tuberías plásticas modernas como en aquellos con tuberías metálicas, más antiguas.

 

Los azulejos

Aunque no suelen ser la fuente principal del problema, sí es cierto que en los azulejos del baño puede acumularse moho y suciedad, que a la larga pueden causar malos olores. Para solventar los mismos, se recomienda limpiar estos azulejos y paredes con un producto adecuado.

En caso de que el baño tenga algún tipo de moho o similar en su superficie o en las juntas, convendrá también buscar el origen, pues puede ser señal de filtraciones o de una junta mal rematada. En este caso, es imprescindible usar un producto específico con propiedades antifúngicas, revisando también la junta y el entorno cercano de la misma. Solo así podremos eliminar el problema de raíz.

La ventilación

Uno de los grandes problemas de los cuartos de baño, en lo que a los malos olores se refiere, tiene que ver con la ventilación. O más bien, con la falta de ella. Y es que muchos baños son interiores y sin ventanas, por lo que la ventilación queda a expensas de contar con un buen extractor de baño. Este producto debe colocarse en una zona estratégica del techo o de la pared, dependiendo de lo que el producto requiera.

Es importante apostar por un extractor adaptado al tamaño del cuarto de baño, eligiendo una mayor potencia a medida que las dimensiones de la estancia son más grandes. También es fundamental optar por un producto con válvula antirretorno, que impida que el aire sucio vuelva al interior. Y como es lógico, el extractor debe estar bien conectado a una rejilla adecuada. De nada sirve este extractor si alguien se ha dedicado a tapar la rejilla de ventilación del baño o si la misma está llena de suciedad y otros elementos.

 

Otras soluciones

Es posible que, tras aplicar todas estas soluciones, el olor del baño siga siendo un problema. Para solventarlo, tienes algunas soluciones más. Una de ellas es recurrir a los ambientadores. Es la solución más económica, pero tiene el inconveniente de ser un mero camuflaje, por lo que el olor del ambientador y el mal ambiente del baño casi puede ser una mezcla peor que el olor original del baño.

Como alternativa, puedes recurrir a un purificador de aire. Estos dispositivos tienen una capacidad de purificación variable, dependiendo de sus características, así que se pueden ajustar a cualquier espacio. Además, su capacidad de eliminar las bacterias del ambiente no solo es útil para luchar contra los malos olores, sino también para tener un entorno más sano y saludable en el cuarto de baño. Respecto de su coste, este es variable, existiendo modelos a partir de unos 30 euros aproximadamente, según el área de trabajo que cubra.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS