Devuelve a la tapa de tu inodoro su blancura original. ¡Es muy sencillo!

Última actualización: 12.05.21

 

Con el paso del tiempo la tapa WC comienza a perder su brillo y color habitual, tornándose amarillenta. Esta situación es más común de lo que piensas, siendo muchos los factores que influyen en su deterioro. Pero no te preocupes, ya que devolverle la apariencia habitual es muy fácil.

 

No hay nada mejor que entrar a la sala de baño de nuestro hogar y disfrutar de un ambiente de limpieza y frescura. Sin embargo, mantener relucientes estos espacios suele ser una tarea que en ocasiones se nos escapa de las manos, ya que se requiere estar atento a ciertos cuidados referentes al método de limpieza. 

En este sentido, se hace necesario el uso de detergentes especiales y ventilar la habitación cada vez que se tome un baño, evitando la acumulación de humedad. Asimismo, deberás efectuar un mantenimiento periódico en el lavabo, inodoro, bañera y sobre la baldosa tanto del suelo como de las paredes. Pero, de todos estos elementos que conforman la sala de baño, la tapa del inodoro es una de las más vulnerables ante la suciedad y el impacto de los agentes bacterianos. Todo esto, llega a generar en la pieza una apariencia amarillenta poco agradable, que aunque no lo parezca, es muy fácil de eliminar.

 

¿Por qué la tapa WC se torna amarilla y cómo puedes solucionarlo?

Tal vez tengas en casa la mejor tapa WC del momento (En este enlace encuentras varios productos para analizar), sin embargo, esto no evita la pérdida paulatina de su brillo y blancura. En todo caso, no deberás preocuparte, pero sí poner manos a la obra para solventar dicha situación. En este sentido, es importante que sepas, en primer lugar, por qué el material se torna amarillento. Así, más adelante te indicaremos algunas recetas efectivas para eliminar ese molesto color de la tapa del inodoro.

Es un hecho que al entrar a una sala de baño y observar que la tapa WC está poco reluciente, asumimos de inmediato que se trata de falta de limpieza. No obstante, esta teoría no siempre es cierta. El color amarillento adquirido por el material de dicha pieza puede estar asociado a muchos factores, siendo una de las razones principales el uso de detergentes incorrectos, los estragos de la humedad y por supuesto, no podemos dejar de lado el inclemente deterioro a causa del paso del tiempo.

 

 

Limpieza cotidiana

Al adquirir una tapa WC se recomienda leer el manual de instrucciones, con el propósito de conocer las recomendaciones del fabricante, siendo un paso que muchos usuarios suelen omitir. Lo que estas personas no toman en consideración es que por intuitivo que parezca un producto, existen ciertas pautas para alargar su vida útil conservando una buena apariencia. Es este el caso del material del váter y el tipo de detergente adecuado para su limpieza.

No es un secreto que los distintos productos de limpieza poseen una serie de partículas químicas, que pueden tener una mayor o menor concentración, según el laboratorio del que procedan. Así, al estar en contacto directo con el material del váter de forma periódica, estos químicos comenzarán a deteriorar la superficie, restándole color. Por ello, es importante seguir las indicaciones del fabricante y no aplicar cualquier detergente.

 

Consecuencias de la humedad

Tal vez has escuchado acerca de la dureza del agua. Esto quiere decir que el líquido que sale por el grifo de nuestras casas posee una concentración de magnesio y calcio, que son dos tipos de sales minerales. Estas partículas generan una reacción química completamente natural, como la ejercida por el calcio al combinarse con el oxígeno, lo que produce la conocida cal que en ocasiones deteriora la vida útil de algunos de nuestros electrodomésticos. En el caso particular de la tapa WC, la suma de todos estos minerales acumulados sobre ella, deteriora progresivamente la película superior del material. Por esta razón, necesitarás mantener un buen flujo de aire dentro de la sala de baño tanto al terminar de limpiarla como después de bañarte. El uso de esta medida disminuirá significativamente el vapor de agua acumulada.

Recomendaciones para devolverle la blancura y el brillo a la tapa WC

Ahora que conoces las posibles causas del deterioro prematuro de la tapa WC, necesitarás poner en práctica algunas recomendaciones que le devolverán la blancura y brillo en un abrir y cerrar de ojos. Los dos productos a utilizar son la lejía y el salfumán, que poseen propiedades blanqueadoras activas de gran efectividad. Se trata de dos sustancias de fácil adquisición en cualquier tienda departamental, pero que deben ser manipuladas con un adecuado nivel de precaución. 

Especialmente, ten presente que su inhalación en un espacio con un flujo de aire limitado podría causar una seria intoxicación. Además, al momento de utilizarlos tendrás que usar guantes y en el caso específico del salfumán usar un tapabocas. A continuación, te presentamos algunas mezclas para blanquear tu váter:

 

 

Lejía y agua oxigenada

La lejía suele tener varias presentaciones como la jabonosa, aromatizada y clásica. Precisamente, esta última es la que requerimos para la preparación de la mezcla aclarante.

Lo primero que debes hacer es coger un recipiente del tamaño de un vaso y verter una cantidad generosa de dicha lejía, siendo necesario que la introduzcas en el microondas durante un lapso muy corto de 30 a 40 segundos. Después, deberás rellenar el espacio restante del recipiente con agua oxigenada y mezclar con una paleta plástica o de madera. De esta manera, podrás proceder a aplicar con una esponja el producto sobre la tapa WC, permitiéndole reposar de 30 a 60 minutos. Pasado dicho tiempo, repite el proceso para finalmente lavar con abundante agua.

 

Lejía jabonosa y agua

Otra mezcla de gran efectividad es la lejía jabonosa y una cantidad moderada de agua, que deberás verter en un recipiente plástico y agitar suavemente con una paleta. El propósito de agregar agua es disminuir un poco las sales alcalinas presentes en la lejía.

Con respecto al procedimiento de aplicación, tenemos que es similar al de la mezcla anterior. Sólo que en esta oportunidad, después de aplicarlo con la esponja sobre la superficie del váter, necesitarás dejarlo reposar por un tiempo de 15 a 20 minutos.

 

Salfumán y agua

El ácido clorhídrico conocido como salfumán, le devolverá el tono original a tu tapa WC con tan sólo una aplicación. Claro está, debido a su alta concentración es importante que lo mezcles con agua antes de esparcirlo sobre el váter. Después, deja reposar por aproximadamente cinco minutos y retira el producto con abundante agua. Recuerda evitar el contacto directo con la piel.

 

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments