Almohadillas eléctricas: ¿Seguridad o amenaza?

Última actualización: 24.05.24

 

Los dolores musculares aparecen por estar sentado en malas posiciones por muchas horas o cuando se hacen ejercicios que el cuerpo no está preparado para resistir. Sin embargo, estos se pueden aliviar fácilmente con una almohadilla eléctrica, pero está la interrogante de si puede llegar a atentar contra nuestra integridad física, por lo que aquí te diremos todo lo que necesitarás conocer acerca de los beneficios, los peligros más comunes y cómo contrarrestarlos.

 

¿Qué es una almohadilla eléctrica y qué beneficios tiene?

Las almohadillas eléctricas son unos productos que se conectan a un enchufe para generar calor y expulsarlo de una forma agradable para aliviar y reducir los dolores del cuerpo y hasta para disminuir el frío durante el clima invernal. Además, en el mercado hay muchos modelos de almohadillas eléctricas con precios y características diferentes que, si aún no tienes una, pueden llegar a llamar tu atención con mucha facilidad.

Asimismo, las almohadillas eléctricas pueden ayudar a dormir de una forma mucho más eficiente, de tal forma que podrás usarlas algunos minutos antes de la hora que tienes normalmente estipulada para dormir y así logres relajar el cuerpo y entres en un estado de confort total.

Por otra parte, las almohadillas eléctricas cuentan con un sistema de ajuste de temperatura que las hace más atractivas, ya que así podrás controlar el calor que deseas tener en tu cuerpo. No obstante, están las interrogativas que se refieren a si el producto es beneficioso para el cuerpo o que efecto causan en sí.

En general y de una forma resumida, el calor producido por la electricidad y que emana de la almohadilla es capaz de relajar los músculos del cuerpo, en tal sentido de que es posible aliviar los dolores lumbares, cervicales, de cuello, espalda, piernas, pies, torso, cabeza y brazos. Por lo tanto, y teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado, podrás decidir con mucha facilidad qué almohadilla eléctrica comprar.

 

 

¿Qué tan seguras son las almohadillas eléctricas?

Una almohadilla eléctrica es segura si está elaborada con un sistema de prevención sobre altas de tensión, ha sido testada por laboratorios de seguridad y cumple con las reglas normas para el resguardo del bienestar personal.

Para ello, deberás verificar si posee la etiqueta respectiva del control de calidad de un ente con buenas referencias para que no tengas de qué preocuparte, ya que esto garantizará que estarás usando un producto 100% seguro.

La mayoría de las almohadillas eléctricas tienen una superficie impermeable, la cual permite que te puedas colocar cremas para que esta penetre en el músculo con la ayuda de la almohadilla, lo que evitará ensuciar la almohadilla a la vez que te proteges y el aparato eléctrico se mantiene alejado de productos húmedos.

Por otra parte, también hay que considerar que hay algunas personas que no deben usar las almohadillas eléctricas por ningún motivo, estas son las que sufren de diabetes, tienen marcapasos, usuarios inmóviles o paralizados y niños pequeños. Esto es debido a que su cuerpo no siempre es capaz de percibir la cantidad exacta de calor que emana de la almohadilla, lo que podría causarles quemaduras de 1er, 2do o 3er grado sin que se den cuenta. Asimismo, tampoco es recomendado en aquellas mujeres que están en su etapa de sofocos o la bien llamada menopausia, ya que como mencionamos con anterioridad, podría quemar su piel con diferentes grados.

Aunado a lo mencionado anteriormente, las mantas eléctricas tampoco son recomendadas en personas que sufren de dermatitis o tengan una piel sensible, ya que la tolerancia al calor es mucho menor a lo habitual.

Adicionalmente, durante el embarazo, algunas mujeres presentan dolores musculares en la zona de la espalda por el peso y, dado a que no pueden ingerir medicamentos para calmarlos, salen a relucir las almohadillas eléctricas, pero no todas lo utilizan por miedo a que pueda llegar a afectar al bebé.

Por otra parte, si la almohadilla se llegase a ensuciar, la podrás limpiar con mucha facilidad, ya sea con un paño húmedo o meterla en la lavadora, pero para esto último tendrás que remover todo el circuito eléctrico que posee para evitar dañarlo. En el manual de usuario están especificadas las instrucciones para que lo puedas hacer por tu cuenta y sin que tengas que acudir a nadie más. Sin embargo, en ¡caso de que estas vengan en otro idioma, puedes usar tu navegador y buscarlas en español o traducirlas, aunque con la tecnología que tenemos hoy en día con una foto el traductor puede descifrar los textos sin que tengas que pasar un buen rato escribiendo.

 

 

¿Qué hay que considerar para evitar accidentes?

En cuanto a la seguridad personal, hay usuarios que no suelen usar las almohadillas eléctricas por miedo a que estas puedan pasar corriente y les ocurra algún accidente. Por lo tanto, te mencionaremos algunos consejos de seguridad para que los tengas en cuenta, se vaya perdiendo el miedo y se atrevan a aliviar sus dolores rápidamente.

  • Mantén la almohadilla extendida, ya que estas al estar arrugadas pueden generar y concentrar el calor en la misma zona, lo que podría quemar la piel y hasta traer problemas de sobrecargas de tensión.
  • Evita conectarlas en enchufes múltiples o cables extensores, ya que estas tienen una absorción de electricidad que variará dependiendo de la temperatura. Por lo tanto, considera esto para que puedas evitar sobrecargar los cables y el sistema eléctrico, ya que los incendios y accidentes a causa de un mal uso por aparatos eléctricos son los más frecuentes a nivel mundial.
  • Mantén el producto alejado de los niños. Este concejo es muy importante, ya que de por sí, los niños son muy curiosos y suelen agarrar cualquier cosa que les llame la atención, lo que podría tener consecuencias para ti, el bebé o el equipo.
  • No enchufes la almohadilla eléctrica con las manos mojadas. Esto no hay ni que mencionarlo, pero no está demás hacer la acotación, ya que estos productos son transmisores directos de corriente, lo que podría ocasionarte graves quemaduras y, en casos extremos, causar la muerte.
  • Mantenla alejada de las mascotas, ya que las garras de sus patas o los dientes afilados pueden romperla con mucha facilidad y, si no te das cuenta, al usarla, puedes llevarte un buen chispazo.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS