Volvo y los coches que fueron purificadores de aire

Última actualización: 15.11.19

 

En la actualidad, el calentamiento global, la contaminación del aire y otros problemas ambientales están preocupando a la colectividad porque han llegado a niveles sin precedentes. Los purificadores de aire cumplen un rol importante para combatir esta situación y curiosamente, desde hace algunos años los coches Volvo comenzaron a ejercer esta función.

 

La contaminación ambiental no es un tema nuevo, pues las emisiones de gases contaminantes han sido un problema para la humanidad desde hace un par de décadas atrás. De hecho, entre los años 90 y el nuevo milenio ya se hablaba del tema como un asunto preocupante, al que se debía combatir para evitar que causara daños irreparables y generara patologías respiratorias en las personas. 

Por ello, en el año 2000, la marca Volvo se aventuró al tema ambiental incorporando en sus coches una tecnología que para aquel momento transformaba el ozono del aire mientras circulaban. Uno de los modelos más icónicos en este segmento fue el Volvo S80, que incorporaba un dispositivo conocido como PremAir.  

De acuerdo al fabricante, este efecto se lograba a través de un radiador que estaba revestido por un motor y que era capaz de filtrar el aire contaminado, eliminando el ozono a nivel del suelo mientras que el aire circulaba por un módulo de enfriamiento. Después de un proceso del que el conductor no llegaba a enterarse, salían del vehículo emisiones de oxígeno. 

 

 

Purificación ambulante

Para el año 2004, la marca Volvo anunció con bombos y platillos que se convertiría en el primer fabricante en el mundo que comercializaría la tecnología PremAir, que fue desarrollada por la empresa norteamericana Engelhard Corporation y que para la fecha es parte de la empresa de origen alemán Basf.

El objetivo estaba claro: la tecnología tenía la finalidad de eliminar los gases contaminantes, reduciendo la emisión de esmog. Esta niebla contaminante suele aparecer cuando el ozono al nivel del suelo es expuesto a la luz solar. En este momento, se genera una reacción con las emisiones de gases de las fuentes móviles o estáticas, como por ejemplo coches, camiones, instalaciones industriales, centrales eléctricas y otras, que son las que principalmente han causado los problemas que se presentan hoy en día y que tienen serias repercusiones a nivel respiratorio.

En este sentido, la tecnología PremAir venía incorporada en los vehículos y su efectos sería colectivo. Así, cualquier equipo que tuviera esta propiedad se consideraba el mejor purificador de aire.

PremAir hacía su trabajo al nivel del suelo cuando el coche estaba en movimiento, de modo que circulaba el aire desde la parrilla frontal, para volver a salir hacia el exterior convertido en oxígeno. 

Desde entonces, los modelos XC90, S60, XC70, V50, S80 y S40 entre otros, estuvieron equipados con esta tecnología y según los datos suministrados por la compañía de automóviles, se trataba de un mecanismo viable. De acuerdo a los resultados de las pruebas realizadas, los coches con este sistema eran menos contaminantes con una reducción del 75% del ozono transformado en oxígeno, con mayor incidencia en los días calurosos.

De acuerdo con lo anunciado por el fabricante para aquel entonces, la tecnología PremAir podía funcionar en cualquier temperatura y según se especificó no era necesario hacer mayores modificaciones al coche, al tiempo que no afectaría el funcionamiento del motor, sino que por el contrario lo mejoraría. 

Unos cuantos años después, para el 2013, la empresa alemana Basf sostuvo que tenía más de 3 millones de coches con esta patente y anunció el uso general de este equipo en Los Ángeles. Tras estos anuncios hubo un boom que revolucionó el mercado y de pronto comenzó una venta masiva. Para entonces, de acuerdo a las cifras de la compañía, las ventas aumentaron en un 66%, gracias a que los fabricantes de coches debían cumplir con altos estándares de consideración con el medio ambiente en California. 

 

 

El declive hacia el fracaso

Esta era una tecnología prometedora, pues que un coche tuviese la posibilidad de purificar el aire, en lugar de solo contaminarlo, era una apuesta que llamó poderosamente la atención de muchas personas y empresas. Como consecuencia, otras marcas de automotores comenzaron a invertir e incursionar. De hecho, unos años antes, en 1995, la marca americana Ford intentó fallidamente incluir esta tecnología en los coches, pero desistieron tiempo después.

Los americanos no estaban convencidos de que los efectos de esta especie de purificador de aire fueran contundentes. Aunque no había problemas de coste, ni para el funcionamiento del coche, los técnicos e investigadores de Ford consideraron que la cantidad de aire que pasaba mediante el radiador era prácticamente insignificante, de modo que realmente no contribuiría para acabar con la contaminación.

De allí en adelante, la tecnología pasó a segundo plano. PremAir se convirtió a juicio de muchos en una especie de truco de las grandes empresas de coches para ser más atractivas para los clientes, en lo referente al tema ambiental. 

Años más tarde, la Corporación Engelhard expresó que las pruebas fueron válidas en el pasado, pero en la actualidad no se registraban aportes significativos. Los pedidos comenzaron a caer y los precios en el mercado de valores dejaron de ser atractivos.

Por todo ello, el tema no fue aprobado por la Junta de Recursos del Aire de California, debido a que no era posible llevar un control de los sistemas, ni de las emisiones, siendo difícil asegurar la efectividad de la tecnología.

Aunque su comercialización no es igual a la que solía presentar para los primeros años del nuevo milenio, la tecnología continúa disponible en la web de la empresa Basf, aunque se ignora si la siguen incorporando en los coches de Norteamérica, así como sí ha logrado mejorar su efectividad para reducir la contaminación del ambiente o la generación de humo de los coches.

Aunque no haya sido un dispositivo que tuvo éxito, sí fue una alternativa que buscaba mejorar las condiciones en las que se encuentra el planeta, como consecuencia de los elevados grados de contaminación del aire.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...