Un grandioso truco para ahorrar energía en casa: el aislamiento térmico

Última actualización: 15.12.19

 

Muchos arquitectos y profesionales de la construcción recomiendan que las viviendas deberían estar diseñadas especialmente para mantener un nivel estable y agradable de temperatura sin tener la necesidad de emplear algún sistema eléctrico de climatización que, a su vez, consuma más energía en tu vivienda, aumentando así tu factura eléctrica.

 

Si vives en una ciudad donde el clima extremo te obliga a instalar algún sistema de climatización eléctrico que te permita conservar la mejor temperatura en las temporadas frías, pero te asusta un poco pensar en el aumento de la factura eléctrica que conllevará la instalación y el mantenimiento de uno de estos sistemas de calefacción en casa, no entres en pánico, tenemos la solución perfecta a tu problema.

En la actualidad, miles de usuarios saben que la alternativa ideal para mantener el clima del interior de la vivienda controlado, así como para conservar baja la factura eléctrica gracias a que hace que cualquier tipo de vivienda sea notablemente más eficiente energéticamente, es utilizando algún tipo de aislamiento térmico. En vista de que las técnicas y los materiales de los aislamientos térmicos han ido evolucionando con el tiempo gracias al desarrollo tecnológico, podrás encontrar en el mercado muchos tipos de aislantes.

Sin embargo, hay que saber elegir el material correctamente, ya que, así como existen materiales eficientes económica y térmicamente hablando, también existen aquellos materiales que no sirven como aislante térmico, como es el ejemplo de los metales, los cuales son muy buenos conductores de calor. Por otro lado, los materiales tradicionalmente utilizados en las construcciones como el ladrillo o el yeso tienen una capacidad media en cuanto a aislamiento térmico. Sin embargo, los materiales con mejor capacidad aislante son, principalmente, las espumas plásticas, el papel, la lana y el corcho, entre otros de origen natural.

Por otro lado, hay que tomar en cuenta que, en la actualidad, se emplean con más regularidad los aislamientos ecológicos o bio-eficientes, como pueden ser las fachadas y techos verdes. Está muy de moda ver fachadas con paredes llenas de jardines verticales, en donde las plantas tienen una gran propiedad aislante térmica, sin contar que se permite regenerar el dióxido por oxígeno mejorando la sostenibilidad ambiental.

Considerando lo anterior, si queremos conseguir una notable mejora en la eficiencia energética de nuestra vivienda, deberemos entender la importancia que tiene la integración de materiales aislantes en las paredes de las viviendas. Por otra parte, en la arquitectura existen distintas técnicas muy eficientes que permitirán aislar térmicamente cualquier tipo de construcción. Sin embargo, se ha llegado a la conclusión que los sistemas de aislamiento térmico ecológicos son los métodos y tipos más eficientes. Este tipo de aislamiento tiene la propiedad de reducir la pérdida del calor que puede sufrir una habitación durante la temporada de invierno, así como evitar que el exceso de calor entre a la vivienda en verano. Por lo tanto, para elegir el mejor aislante térmico del momento, te recomendamos tomar en consideración tus necesidades, así como conocer las ventajas que ofrece.

 

 

Ventajas principales de un aislante térmico

Es bien conocido que en algunas ocasiones y según el tipo de construcción, existen algunas zonas como las ventanas o marcos de puertas que presentan algunas entradas y salidas de aire, formando pequeños puentes térmicos que reducen la calidad de aislamiento de la vivienda y, por consiguiente, aumentan el recibo eléctrico, ya que el sistema de climatización que tengas necesitará trabajar mucho más. Por lo tanto, es importante que instales algún tipo de aislante para poder disfrutar de las ventajas que te ofrece.

Principalmente, los aislantes térmicos tienen la posibilidad de estabilizar y mantener la temperatura del interior de una habitación, vivienda u oficina, independientemente del clima reinante en el exterior. Gracias a esto, se consigue brindar al usuario una mayor sensación de confort al evitar el escape de calor.

Por otro lado, es importante conocer que aproximadamente el 40% del consumo energético de un país como España es responsabilidad de los edificios residenciales y del cual aproximadamente el 50% se escapa a causa de un aislamiento defectuoso. Por lo tanto, instalar un aislante térmico eficiente puede recuperar semejante gasto. 

 

 

El ahorro de energía de los aislantes térmicos

En definitiva, los aislantes térmicos son una alternativa ideal para poder conseguir una mayor eficiencia y ahorro energético, logrando que las viviendas unifamiliares tengan un ahorro de un 30% a 70%, reflejándose de igual forma en la factura eléctrica. Existen varios tipos de aislamiento, los cuales se diferencian según la utilidad que les vayas a dar, por lo que es recomendable conocerlos para elegir correctamente.

Entre los aislamientos térmicos para exteriores o fachadas se encuentra el Sistema de Aislamiento Térmico Exterior o SATE, el cual es un tipo de revestimiento que se coloca sobre la fachada y que consiste en una mezcla de varios tipos de minerales y componentes aislantes que permiten la disminución de un 50% del escape de temperatura.

En cuanto a la fachada ventilada, es una técnica en dónde fijan un tipo de aislante en una estructura metálica por la parte de la fachada. Entre los componentes más comunes de dicho aislante está la lana mineral y, a su vez, la estructura funciona como una cámara de aire, lo que mejora la calidad del aislamiento.

Por otro lado, se encuentra el aislamiento por inyección, en el cual se emplea una especie de espuma de poliuretano en las zonas de la construcción en donde haya un puente térmico. Además de aislar térmicamente un espacio, este producto también elimina el ruido. Por otra parte, es un producto que no es tóxico ni tampoco genera microorganismos que puedan acortar su vida útil.

Por último, el tipo de aislamiento que se aplica en el interior, conocido como trasdosado, es el que se instala en los muros internos de una vivienda, de forma que forran la pared. De este tipo de aislamiento, existen distintos materiales como el yeso laminado, lana mineral, poliestireno expandido, entre otros. Este tipo de aislamiento es el indicado para ayudar a mantener eficientemente la temperatura de una calefacción.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...