Todo sobre el mantenimiento y la limpieza del jacuzzi

Última actualización: 16.10.19

 

En cuanto sumergimos los pies en un jacuzzi, logramos olvidarnos de todo el estrés y las preocupaciones acumuladas durante el día, pero para garantizar una mayor durabilidad, higiene y evitar posibles enfermedades asociadas al uso de un jacuzzi sucio o falto de mantenimiento, es totalmente necesario cuidar atentamente la limpieza de este producto.

Realizar la limpieza de un jacuzzi es una tarea bastante sencilla de ejecutar y, en realidad, no requiere de un gran esfuerzo físico, por lo tanto, puedes realizarla personalmente. Además, es muy recomendable hacer un mantenimiento preventivo después de cada uso, de manera que puedas mantener tu mejor jacuzzi limpio y listo para usar todo el tiempo.

Pero tranquilo, que tan solo siguiendo unos sencillos pasos podrás conservar tu jacuzzi tan brillante como el primer día, evitando la acumulación de mugre, lo que es muy común en las bañeras y jacuzzis debido a la acción constante del agua estancada. Además, te darás cuenta que conservar tu jacuzzi limpio será menos difícil de lo que imaginas.

Por otro lado, muchos usuarios olvidan la importancia que tiene brindarle un óptimo tratamiento al agua, concentrándose únicamente en la limpieza del jacuzzi. Pero lo cierto es que, independientemente si es invierno o verano, la temperatura del agua no debe superar los 40 grados centígrados. Además, para tratar correctamente el agua se recomienda medirla antes de su uso y, posteriormente, filtrarla después de haberte dado el baño, de manera que podamos deshacernos de todos los residuos que hayas podido dejar.

 

Consejos básicos para limpiar un jacuzzi

La mayoría de los consejos para limpiar un jacuzzi que te mostramos a continuación están hechos por especialistas y dirigidos a cualquier tipo de usuario, de manera que cualquiera pueda realizar el mantenimiento o limpieza de sus aparatos y electrodomésticos de forma rápida. No obstante, si consideras que no quieres dañar por error ninguna pieza del jacuzzi, podrás contratar los servicios de un profesional para que te ayude.

Principalmente, te aconsejamos leer detenidamente el manual del fabricante de tu jacuzzi, ya que, debido a tantos modelos en el mercado, cada fabricante cuenta con sus propias especificaciones y procedimientos de limpieza.

 

 

Antes de iniciar con la limpieza de tu jacuzzi, te aconsejamos apagar y desconectar el aparato eléctrico del enchufe, ya que de tener un poco de agua y encenderse el motor, el mismo sufriría un daño irreparable al forzar su trabajo.

Otro punto muy importante es el de purgar las tuberías del jacuzzi cada cierto tiempo, ya que tras cada baño, estas tuberías estancan un poco de agua, lo que favorece el crecimiento de hongos y bacterias. Podrás utilizar algún desincrustante adquirido en el mercado, con el que podrás eliminar los depósitos de calcio y sarro de las bañeras de hidromasaje.

Deberás limpiar el filtro del jacuzzi con frecuencia, lo que realmente es muy fácil de hacer. Estos filtros se encargan de eliminar distintos residuos como, por ejemplo, la grasa corporal. Debido a esto, es necesario darle especial atención a este punto. Asegúrate de haber apagado la bomba antes de retirar el filtro. Y, por último, una vez retirado, podrás lavarlo con agua a presión y, en caso de presentar mucha suciedad, dejarlo en remojo en algún producto para limpiar filtros.

 

También debes prestar atención al agua

Normalmente, en el agua se mide la concentración de pH, del cloro o del bromo, por lo que deberás introducir en el agua una tira de mantenimiento y sacarla inmediatamente, para contrastarla con la tabla que tradicionalmente traen las cajas de estos productos que te sirve como un guía.

El nivel de pH debe estar entre los valores 7,2 y 7,6 que indican el nivel de alcalinidad y acidez del agua. Hay que tener en cuenta que un valor más arriba de los niveles permitidos se traduce en que el agua tiene un nivel elevado de alcalinidad, lo que provoca irritación en la piel y ojos, bajo nivel de cloro y una mayor acumulación de cal.

Por el contrario, un nivel demasiado bajo nos indica que el nivel de acidez en el agua está elevado, lo que puede provocar la mayor corrosión de los metales, además de irritación en los ojos y en la piel.

 

 

¿Cómo mantener limpia el agua?

En primer lugar, para lograr regular el nivel de pH que tiene el agua de tu jacuzzi, deberás diluir el ajustador de pH en un vaso de agua y depositarlo en las bombas de agua para que pueda mezclarse de forma correcta. Este proceso se debe repetir aproximadamente cada tres horas hasta el punto en que la medición de pH te resulte nivelada.

El bromo y el cloro tienen la función de desinfectar el agua de distintos agentes como bacterias y hongos, por lo que deberás revisar estos valores diariamente y agregar lo necesario justo después de cada baño, de manera que puedas eliminar los distintos tipos de bacterias que hayas podido dejar después de tu baño. En cuanto al nivel de bromo en el agua, deberás cuidar que su medida esté entre 3 y 6 ppm y, en cuanto al nivel recomendado de cloro en el agua, el mismo deberá estar por debajo de los 3 ppm para poder bañarnos tranquilamente, por lo que, tras su uso, podremos dejarlo entre 3 y 5 ppm.

Además, una sugerencia muy efectiva para preservar la calidad y la limpieza del agua es tapar el jacuzzi cada vez que no lo estés utilizando, pudiendo evitar de esta forma que entre polvo y cualquier otra suciedad que esté suspendida en el ambiente al agua. Por otra parte, con el uso de la tapa del jacuzzi, podrás proteger el agua de los rayos directos del sol, de manera que evitarás la proliferación de algas en el interior. Además de todos estos beneficios, utilizando la tapa evitarás posibles accidentes con tus hijos o mascotas.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...