Todo lo que necesitas saber acerca de los deshumidificadores

Última actualización: 16.10.19

 

Es bien sabido que existen ciertas regiones en las que la acumulación de humedad puede llegar a ser completamente inevitable, ya que son sitios en los que prevalecen condiciones climatológicas bastante marcadas como lluvia, neblina, entre otras. Asimismo, hay lugares en los que el factor humedad se desarrolla por falta de una adecuada ventilación.

No importa cuál sea el caso, lo realmente necesario es controlar esta problemática para evitar que se propague por nuestro hogar, generando una serie de bacterias que contaminan el aire que respiramos a diario, ya que podrían causarnos alergias o malestar a nivel de las vías respiratorias, así como también deteriorar las paredes de nuestro hogar, mobiliario, entre otros.

Un equipo que ha sido diseñado para ayudar a que te deshagas de la humedad rápidamente es el deshumidificador. Se trata de un dispositivo capaz de absorber el aire paulatinamente de una estancia determinada, eliminado su humedad y devolviéndolo libre de bacterias.

 

¿Cómo trabaja un deshumidificador?

Para llevar a cabo este proceso, la estructura ha sido provista con un par de conductos, por donde se desplaza el flujo de aire absorbido. De esta manera, el agua contenida en él se condensa debido a la baja temperatura de dicho conducto, siendo dirigida al área de desagüe. Por su parte, el aire retorna por un segundo canal que se encuentra caliente, lo que le permite recuperar una temperatura estándar antes de salir por las rejillas superiores nuevamente a la habitación.

Como puedes concluir, este tipo de aparato cumple con una función específica, como lo es conseguir el nivel adecuado de humedad para las distintas estancias. Se recomienda que el rango de humedad sea un mínimo de 40% y máximo de 60%, para disfrutar de un ambiente interior saludable.

No obstante, si tu objetivo es erradicar la humedad por completo, deberás tener presente que el aire seco también genera algunas complicaciones, por lo que lo indicado es alcanzar un equilibrio.

Por otra parte, ten en consideración que un ambiente cargado de humedad genera moho, en el que se producen ácaros y demás bacterias. Con el paso de los días, estos agentes quedan suspendidos en el aire que respiramos, causando así alergias y afecciones respiratorias. Por ello, entre las funciones de los deshumidificadores no sólo está disminuir el porcentaje de humedad, sino filtrar el aire para que retorne libre de microorganismos.

 

 

¿Un deshumidificador y un aire acondicionado cumplen la misma función?

Son muchas las personas que suelen confundir a los aires acondicionados portátiles con los deshumidificadores. Sí, es cierto que sus carcasas poseen una estética bastante similar, pero su funcionamiento dista completamente.

Los aires acondicionados se encargan de producir una ráfaga de aire fría y constante, empleando gas refrigerante y un motor compresor para llevar a cabo dicho proceso. El consumo energético es uno de los más elevados y además es un poco agresivo con el medio ambiente. Por su parte, los deshumidificadores se encargan de eliminar la humedad existente en el aire, pero no producen aire frío.

 

Lo bueno y lo malo de usar un deshumidificador

No todas las características de un producto pueden ser favorecedoras, especialmente porque cada usuario tiene unas expectativas de compra y necesidades de uso diferentes. Así que lo que es bueno para unas personas no necesariamente lo es para otras. A continuación, te contamos acerca de lo bueno y lo malo de los equipos de deshumidificación:

 

Lo bueno

  • Estos equipos poseen un diseño de tipo portátil, por lo que no requieren de montaje previo o trabajo de obra. Es esta una característica que llama mucho la atención de los compradores.
  • La carcasa de estos aparatos ha sido elaborada bajo un formato compacto y con un peso no tan elevado, que podrás manipular por ti sólo. Además, la mayoría de los modelos incorporan una base con cuatro rodamientos y una o dos asas de sujeción, pensados así para brindar mayor practicidad al momento de desplazar el humidificador de una estancia a otra.
  • Su mantenimiento es sencillo, ya que sólo necesitarás cambiar los filtros y vaciar el agua contenida en el tanque frecuentemente, por lo que no se hace indispensable la ayuda de un técnico.
  • Los mejores deshumidificadores incorporan otras funciones de gran ayuda como lo es un ionizador de aire para neutralizar las bacterias y partículas de polvo, así como también el modo de secado de ropa. Este último resulta bastante conveniente para la temporada de invierno.

 

Lo malo

  • El funcionamiento del equipo puede llegar a generar un nivel de ruido un poco elevado. Claro está, esto dependerá de la fuerza de trabajo del modelo seleccionado y del tipo de motor asignado por el fabricante.
  • Su consumo energético se hará notar en tu facturación de electricidad mensual, ya que se trata de un aparato que tendrás que mantener encendido durante largos lapsos de tiempo.

 

 

Identificadores de calidad a verificar y humidificadores recomendados

Al pensar en adquirir un deshumidificador, es importante evaluar algunos indicadores de calidad como lo son los materiales de fabricación, los acabados de la carcasa, su peso y formato. Asimismo, asegúrate de que tenga un funcionamiento intuitivo, ya sea de forma manual o remota.

No olvides corroborar la capacidad del tanque de agua, el nivel de ruido producido, el caudal de aire, la potencia del motor, la existencia de una base con rodamientos y asas de agarre para facilitar su movilidad. La recomendación es no realizar una selección apresurada y considerar varias opciones.

 

Las propuestas de Orbegozo

Si lo que buscas es un deshumidificador potente y con una estética agradable, entonces Orbegozo 16722 es una buena alternativa. El dispositivo posee una estructura compacta en polímero blanco, rejillas frontales con filtro removible y un par de bases antideslizantes. Además, su fuerza de trabajo es adecuada para estancias no mayores a los 40 metros cuadrados, recolectando hasta 10 litros de humedad diarios.

El tanque tiene una capacidad para dos litros e incorpora un sistema de desagüe por medio de una manguera ajustable. Por si fuera poco, su funcionamiento es bastante silencioso, produciendo tan sólo 36 decibeles de ruido.

Otra opción es el Orbegozo 16790, con un diseño compacto y minimalista. Su carcasa es de color blanco, teniendo en la parte frontal un pequeño panel de control de uso intuitivo. También, destaca la salida de aire y en la base encontrarás un par de ruedas para una rápida movilidad. Además, el dispositivo posee un tanque con capacidad para recolectar hasta 1,5 litros de agua y tras su puesta en marcha genera 46 decibeles de ruido.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...