Soldadura por hilo o por electrodo. ¿Cuál es mejor?

Última actualización: 26.10.21

 

La soldadura es una tarea para la que disponemos de diferentes técnicas y maquinarias. El problema es que no siempre sabemos cuál es la más conveniente. Algo que suele ser habitual especialmente entre el soldador de hilo y el soldador por electrodo.

 

La soldadura es un proceso por el que es fácil unir diferentes materiales metálicos entre sí, bien para construir estructuras y otros elementos o bien para realizar reparaciones de todo tipo. Esta técnica se realiza mediante diferentes sistemas, que muchas veces tienen aplicaciones similares. Es lo que ocurre con los equipos de soldadura por electrodo y por hilo, cuyas características y aplicaciones son tan parecidas que muchas veces no tenemos claro cuál nos conviene usar.

No obstante, si realizamos un análisis algo más detallado, veremos que hay diferencias considerables entre ambos sistemas, que conviene conocer. Estas afectan a aspectos tan importantes como el propio proceso de soldado, los acabados o los materiales que se pueden trabajar con cada tecnología. 

Qué es la soldadura por electrodo

La soldadura por electrodo es la puerta de entrada de prácticamente todas las personas que se han iniciado en este mundo. Y es que esta técnica, conocida también como soldadura por arco voltaico, es muy fácil de poner en práctica. Para proceder con la soldadura, basta con elegir el electrodo adecuado conforme al trabajo a realizar, colocarlo en el soldador, ajustar la potencia e ir ejecutando la soldadura, siendo necesario crear un cordón adecuado y que una correctamente los materiales.

Este sistema tiene la ventaja de que se puede aplicar prácticamente en todos los materiales, bastando con adaptar los electrodos al tamaño y características del trabajo a realizar. Como hemos comentado, también es muy fácil de realizar, con una curva de aprendizaje muy reducida. El proceso no requiere del uso de gases protectores adicionales y también es posible trabajar en exteriores, incluso cuando las condiciones meteorológicas son complicadas. Así que las ventajas de esta técnica clásica son más que evidentes.

 

Qué es la soldadura por hilo

Frente al entorno simplificado, la soldadura por hilo, o soldadura Mig- Mag, es un proceso en el que se genera calor sobre el objeto a soldar mediante un arco eléctrico. Esta operación se realiza en un entorno en el que se debe utilizar un gas protector, que evita que el oxígeno y el nitrógeno entren en contacto y generen defectos durante el proceso de soldado. Según el gas empleado, obtenemos diferentes resultados, influyendo tanto en el aspecto final del cordón como en la resistencia o el tiempo necesario para el soldado.

Entre las ventajas de este sistema, tenemos un acabado mucho más interesante y más fino que en el soldado por electrodo, debido a ese menor aporte de material. Algo que no afecta a la resistencia de las piezas soldadas. También tiene la ventaja de que podemos realizar el soldado en todo tipo de piezas, en casi cualquier material y también desde cualquier posición, sin haber riesgos de descuelgue del material. Todo ello sin olvidar la alta productividad del proceso, una vez que se domina el mismo, por la cantidad de material que añade en cada paso del soldado.

 

En comparación

Una vez que sabemos en qué consiste cada tecnología, es el momento de compararlas. Para ello, hemos elegido algunos aspectos que consideramos de interés para realizar esta tarea.

Facilidad de uso: En general, el uso de soldadura por electrodo es mucho más fácil que el de soldadura por hilo. Esta primera técnica apenas requiere de aprendizaje y casi todo el mundo puede usarla, incluso sin saber mucho de soldadura. Por su parte, la soldadura por hilo requiere de una mayor precisión y un pulso bien educado a la hora de trabajar.

Tiempo de trabajo: Este apartado lo gana el modelo de hilo. Este modo de soldadura es mucho más rápido tanto en su ejecución como en su tratamiento posterior. Gracias a la cantidad de material que se vierte y su precisión, apenas es necesario cepillar las piezas para eliminar los restos. Tampoco es necesario procesar en exceso los filos, por igual motivo.

Acabados: Otro punto a favor del soldador de hilo. Por su forma de trabajar, estos modelos son capaces de conseguir acabados de mayor calidad y más homogéneos que los de electrodo. Así que si necesitas un acabado fino, esta sería tu opción.

Costes iniciales: En general, el coste de adquisición de un soldador por electrodo es un poco más reducido que el de un soldador de hilo. No obstante, en los últimos años, esta diferencia se ha reducido, gracias a la popularización de estos modelos de hilo.

Costes operativos: Respecto de los costes operativos, tanto el hilo para soldar como los electrodos son bastante económicos, así que no hay diferencias al respecto. Tampoco hay problemas de coste con el gas de los modelos de hilo, dado que su consumo cada vez es menor y, por tanto, su coste se reduce.

Conclusiones

Ha llegado el momento de responder a la pregunta que nos hacíamos al principio de este artículo. Sin embargo, no vamos a dar una respuesta cerrada, dado que cada técnica tiene sus ventajas e inconvenientes. 

En términos generales, si buscas una solución de soldado que sea económica, que no requiera de una gran inversión y a la que no tengas que dedicar mucho tiempo a dominar, entonces tu opción es el soldador de electrodo tradicional. Esta sería la solución más recomendable para un uso ocasional y para personas que no estén especializadas en tareas de soldadura.

Sin embargo, si realizas muchos trabajos de soldadura, especialmente en taller, necesitas de un acabado de alta calidad y quieres ahorrar tiempo en el procesamiento de los metales, entonces tu elección es el soldador de hilo. Una máquina que, aunque requiere de aprendizaje, te será de gran ayuda para obtener los mejores resultados en los trabajos que así lo requieran.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS