Revisión de calderas: plazos y procedimiento

Última actualización: 16.10.19

 

Cuando hablamos de una revisión de calderas, más de uno va a levantar su cabeza totalmente desconcertado, sin tener ni idea de qué se está hablando, llegando a ignorar por completo el importantísimo hecho de que se debe hacer una revisión e inspección de la caldera de gas que tienes instalada en tu casa cada cierto tiempo.

Es muy común y completamente recomendable realizarles un mantenimiento preventivo a todos tus aparatos eléctricos, radiadores e instalaciones de gas, agua y electricidad cada cierto tiempo para garantizar su eficiencia y un funcionamiento libre de problemas e incluso peligro. En el caso de las calderas, su inspección rigurosa y revisión detallada son completamente obligatorias, ya tengas una caldera industrial o una residencial.

Entonces, se empiezan a generar una serie de preguntas en la cabeza, siendo las más comunes las siguientes: ¿es realmente obligatorio?, ¿este proceso se lleva a cabo por los fabricantes o debo contratar a un servicio técnico?, ¿cuáles son los plazos de tiempo dentro de los cuales debo realizarle la revisión y la inspección?, ¿es muy caro?, ¿inspección y revisión es lo mismo?, entre muchas otras preguntas más.

Algo que sí es cierto es que la revisión de las calderas de potencia igual o inferior a 70 kilovatios se debe realizar cada dos años obligatoriamente. Por otro lado, para las instalaciones de calefacción que funcionan con electricidad, así como para los modelos en gasóleo de hasta 70 kilovatios se deben realiza, en cambio, una vez al año como mínimo.

En cambio, los modelos de calefacción térmicos de más de 70 kilovatios, los que se utilizan para instalaciones comunitarias, viviendas unifamiliares con jacuzzi o piscina térmica y local comerciales entre otros, deberán ser revisados cada mes.

Por último, los calentadores de agua caliente sanitaria que funcionan con gas, de potencia aproximada entre 24 y 70 kilovatios, requieren de una debida revisión cada dos años, a diferencia de los modelos más pequeños, de hasta 24 kilovatios, que se deben revisar cada 5 años.

En conclusión, hay que tener muy presente que nosotros como consumidores somos los que tenemos la responsabilidad de contactar a la empresa que se encarga de instalar y realizar el mantenimiento a la caldera, por lo que el costo lo debemos cubrir nosotros mismos y el precio puede variar de una empresa a otra.

Pero, si aún no sabes de qué se trata y qué aspectos se deben tener en cuenta para llevar a cabo un mantenimiento completo de tu caldera, a continuación te aclaramos las dudas que aún tengas, empezando por algo muy importante: tener claro que hay dos conceptos generales, los cuales se deben diferenciar, y es que la inspección y la revisión son dos actividades completamente distintas.

 

 

¿Qué es la inspección de las calderas de gas?

Por un lado, las inspecciones de las calderas de gas implicarían una revisión completa de nuestro sistema llevado a cabo por un técnico oficial del servicio de suministro de gas que tengas contratado, quien mirará con atención la estanqueidad, así como el estado de conservación que tenga el contador. Verificará, del mismo modo, el estado y la eficiencia de las gomas, llaves y tuberías de tu sistema.

Cuando se trata de una inspección a una caldera, es importante conocer que, en este caso, son las compañías de gas las que se encargan de planificar y ejecutar las revisiones necesarias y que estas, a su vez, se llevan a cabo a tiempo y de forma correcta. Por esto, es común que, con tiempo de antelación, te avisen, ya sea por teléfono o mensajería, frecuentemente con 5 días de antelación aproximadamente.

Por otro lado, también existe la posibilidad, aunque muy remota, de que tú mismo contrates una empresa debidamente registrada, habilitada y homologada para realizar esta actividad. Pero, ten presente que estas revisiones completas se deben realizar cada 5 años como mucho, variando según el tipo de gas y la comunidad en donde vivas.

Es importante tener en cuenta que, en cuanto a su coste, normalmente se debe realizar dos pagos. Un pago va dirigido a los gastos de la gestión por parte de la compañía distribuidora de gas, el cual tiende a ser fijo y se deberá pagar prolongadamente. Y el otro pago se refiere a la inspección por sí misma, ya que si hemos preferido contratar por nuestro lado el servicio de una empresa privada, podrá variar según la compañía.

De modo similar, pero si hemos decidido que la inspección la realice la distribuidora, el precio será regulado por la misma junta comunal de la zona donde vives de forma autónoma.

Normalmente, la inspección se cobra a través de la factura de gas que nos llega mensualmente por la misma compañía comercializadora que tengamos contratada. Incluso, cuando hemos optado por contratar a una empresa privada, el pago se debe gestionar con la distribuidora que tengas contratada.

 

 

¿En qué consiste la revisión de las calderas de gas?

Ahora bien, dejando a un lado la inspección, hay que resaltar que la revisión de las calderas de gas es muy distinta y se suele realizar cada dos años. Sin embargo, este lapso puede variar según las especificaciones técnicas particulares de tu aparato.

Se debe acotar que, para realizar una revisión completa, la recomendación más frecuente es contactar siempre a una empresa de servicio técnico oficial del fabricante de la marca de tu caldera, ya que, en este caso, se busca controlar y asegurar un funcionamiento correcto del aparato, asegurándose de su eficiencia energética, seguridad y durabilidad.

De esta forma, recibiremos los suministros y recambios originales de nuestra caldera, en caso de que se requiera una reparación de alguna pieza de nuestro sistema, lo que viene siendo muy positivo.

La revisión de una caldera de gas consiste en la comprobación detallada de la capacidad de estanqueidad y el estado y conservación de los componentes que están a la vista de la caldera, como la verificación del sistema de evacuación de gases, además de que se mira la calidad de ventilación que tiene la habitación donde se ha instalado. Por otro lado, se aprovecha este momento para revisar que la presión de la caldera esté en su nivel correcto.

Por último, es importante conocer que muchas veces los mismos fabricantes ofrecen las revisiones a sus calderas totalmente gratuitas, especialmente a esos clientes especiales que han logrado contratar el servicio de mantenimiento de forma anual, por lo que incluyen la reparación de todas las posibles averías que pueda sufrir tu caldera y la sustitución de las piezas averiadas.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...