Reduce el consumo energético con calentadores de agua de última generación

Última actualización: 13.11.19

 

Ahorrar energía es una forma de frenar el alto consumo y contribuir con un mejor planeta. Las energías verdes o al menos las que producen un menor grado de contaminación suelen ser la respuesta ante los efectos del calentamiento global. No se trata de no utilizar electrodomésticos eléctricos o a gas, sino de saber utilizarlos y ahorrar para que existan múltiples beneficios.

Por un lado, es una realidad que el mundo ha cambiado y la creación de nuevas tecnologías e invenciones facilitan la vida de los seres humanos. Sin embargo, muchas de estas tienden a crear un efecto negativo en la capa de ozono, porque emiten altos niveles de gases contaminantes. Para citar un ejemplo, basta con pensar en el coche, un mecanismo de movilización para distancias cortas, medias y largas que facilita la vida, pero al mismo tiempo es altamente contaminante. Esto ocurre principalmente porque son millones los vehículos funcionando alrededor del mundo, emitiendo gases contaminantes. De allí que hayan nuevas propuestas y sistemas de combustible menos dañinos.

Otros elementos que no faltan en el hogar porque mejoran la calidad de vida y ayudan durante las temporadas frías son los calentadores de agua. Estos equipos están presentes en casi todos los hogares. Dejar de utilizarlos no es una opción, pero mejorar el consumo y adquirir modelos que sean más amigables con el planeta sí lo es. Además, si el aporte ambiental no es algo en lo que se esté interesado, es posible que la reducción en el coste de la factura por pagar mensual en el servicio eléctrico y/o de gas sí lo sea.

Las nuevas tecnologías han tomado todas las áreas. Ahora, hay equipos modernos que, aunque pueden ser de mayor coste que uno convencional, a la larga terminan siendo una inversión con la que es posible ahorrar cientos de euros al año. Puedes encontrar aquí algunas opciones de compra.

 

 

Bomba de calor

Una de estas invenciones es la bomba de calor, un elemento utilizado como parte de la estructura de los termotanques, con la finalidad de convertirlos en equipos con un consumo más eficiente. De igual modo, hay muchas otras alternativas que tienen un propósito común: reducir el elevado consumo de energía eléctrica y de gas.

Es bien sabido que en los hogares hay un alto consumo de gas. Este consumo viene dado por el uso de la cocina y del termo. Según las estimaciones, se cree que un tercio del consumo de gas del hogar está dirigido al uso del calentador de agua sanitaria. En este sentido, los equipos que están dotados con un termotanque de bomba de calor tienden a hacer un mejor uso de la energía a través de la eficiencia energética, reduciendo el consumo pasivo, es decir, cuando el calentador está encendido solo con el piloto. Esta pequeña acción, aunque parezca insignificante, tiene consecuencias positivas que se verán reflejadas en la factura del mes.

Es así como los termotanques que incorporan bomba de calor en su mecanismo de funcionamiento pasan a ser una alternativa que está por encima de los equipos “clase A”, ya que su consumo y rendimiento es mayor.

En este sentido, la compañía italiana Rheem es una de las pioneras en este terreno. Durante los últimos años ha incorporado a su catálogo una serie de calentadores de agua que funcionan con un 70% de la energía del calor del ambiente, mientras que solo el 30% restante es de consumo eléctrico. Con estas cifras, la eficiencia energética de sus productos mejora en un 35%, si se compara con los equipos que funcionan con un consumo convencional. La energía y tecnología para generar calor llegan a los hogares a través de la vinculación de equipos como aires centrales y splits de uso doméstico.

 

Termotanques Heat Pump

Asimismo, a esta opción se suman los termotanques “Heat Pump”. Esta alternativa de BGH, una empresa latinoamericana de origen argentino y con presencia en todo el mundo, funciona de una forma interesante, ya que por cada kilovatio de energía eléctrica consumida se aportan otros cuatro kilovatios que servirán para calentar el agua.

Además, Ariston ofrece la opción “E ree”, en un modelo que destaca por tener un consumo eficiente de la energía. De acuerdo con las especificaciones del fabricante, con este equipo se produce un ahorro por encima del 60%, en comparación con los modelos de corte tradicional.

 

 

Otras ventajas

Ninguno de los equipos mencionados funciona con el uso de gas como energía para calentar el agua. De este modo, su instalación es poco compleja y no requiere de ventilación. Para realizarla, solo es necesario conectar las tuberías de agua y, seguidamente, conectar el equipo a la fuente de poder de pared, encender y estará listo para el suministro de agua caliente.

Además, son equipos capaces de lograr que el agua se caliente hasta los 70 grados centígrados y pueden funcionar con temperatura ambiente de -20 grados.

Por otro lado, en el caso de las calderas, una de las innovaciones más adecuadas es la de condensación. Con este mecanismo, existe una capacidad de aprovechamiento del calor que se pierde en forma de vapor de agua con la combustión. Con esto, se produce un rendimiento superior que evita el consumo entre un 15 y un 30% de gas. Sin importar el tipo de funcionamiento energético del calentador de agua, ya sea a gas o eléctrico, la eficiencia energética se mejora también con los calentadores solares. Con ellos, es posible ahorrar hasta un 80% de la energía.

De acuerdo con el Director de Nuevos Negocios de Rheem, Ignacio Pinto, este ahorro en el consumo supone una inversión beneficiosa para la energía renovable en los hogares. Para ayudar en ello, la empresa da de baja la instalación antigua y ejecuta un balance para poder concluir el proyecto de instalación. Asimismo, añade colectores, también llamados placa plana, que es una parrilla de cobre soldada a una placa metálica que maximiza la captación de energía solar.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...