¿Puede la contaminación ambiental afectar nuestra capacidad cognitiva?

Última actualización: 21.10.19

 

El tema de la contaminación tiene muchas vertientes, siendo una de ellas los efectos nocivos que puede ocasionar para la salud de los seres humanos. Un aire contaminado no sólo genera afecciones respiratorias, alergias o irritación ocular, sino que también degenera paulatina y severamente nuestra capacidad cognitiva. Esto quiere decir que la persona puede empezar a experimentar un deterioro a nivel cerebral, ya que le costará más trabajo concentrarse en una actividad determinada, recordar eventos transcurridos con anterioridad o poner en práctica conocimientos aprendidos.

Todos estos síntomas van acentuándose con el pasar de los años, siendo más evidentes en las personas mayores. Sin embargo, la etapa infantil es bastante sensible a esta problemática, puesto que en la niñez el cerebro está en pleno desarrollo y puede disminuir la capacidad de memoria, aprendizaje y concentración, haciendo que en la adolescencia se reduzca su potencial para la interacción social y ya como adultos las consecuencias sean aún mayores y con menos posibilidad de solucionar el problema.

 

Hablan los expertos

Son muchos los estudios realizados para ahondar en los aspectos negativos de la contaminación en el cuerpo humano. Podemos citar un trabajo de laboratorio en el que se tomaron dos muestras de ratones, exponiendo al primer grupo a un tipo de contaminación por combustión motriz durante un lapso de 120 días. El resultado fue una notoria inflamación en los principales tejidos de su sistema cerebral. Por el contrario, los ratones que fueron protegidos de dichas partículas no presentaron ningún tipo de anomalía o alteración.

De igual manera, en China fueron seleccionadas algunas personas mayores con edades por encima de los 70 años, que durante su juventud estuvieron en constante contacto con la contaminación atmosférica. Dicha muestra de población fue sometida a una serie de tests de lecto – escritura para sondear sus conocimientos en función a su nivel de educación baja, media o alta, revelando un notorio deterioro de los recuerdos, conocimientos numéricos y/o de cultura general. En contraposición, las personas que no tuvieron tanta exposición al aire saturado durante su vida obtuvieron mejores resultados en las pruebas.

Finalmente, podemos hacer referencia a una investigación post – mortem llevada a cabo en la corteza cerebral de personas con Alzheimer que residieron en ciudades con un alto nivel de contaminación como Mánchester y México, siendo encontrados en el análisis nanopartículas y signos de inflamación en las terminaciones nerviosas.

En este sentido, los científicos concluyen que el aire de las principales urbes se encuentra muy saturado de partículas contaminantes microscópicas, que al ser aspiradas tanto por los seres humanos como animales pueden llegar hasta el cerebro, causando severas complicaciones.

 

 

La contaminación y el deterioro cerebral

Los distintos tipos de emisiones generadas por los coches, calefactores y por el sector industrial genera un alto nivel de contaminación ambiental. De esta manera, aparte de los agentes bacterianos y microorganismos, también se encuentran suspendidas en el aire que respiramos nanopartículas metálicas que poseen cobre, cobalto, hierro, níquel y platino.

Cuando hablamos de nanopartículas, hacemos referencia a partículas imperceptibles, que al ser comparadas con un cabello humano tienen un diámetro 2000 veces menor. Por ello, al aspirar el aire, estas nanopartículas logran acceder hasta el torrente sanguíneo e incluso a la región cerebral, debido a que viajan a través de las terminaciones nerviosas del sistema olfativo, creando en el cerebro una placa.

Las consecuencias son la inflamación del tejido, deteriorándolo y causando la muerte definitiva de las células, lo que en el peor de los casos puede desencadenar patologías degenerativas como cáncer, Alzheimer y Parkinson. Asimismo, afectar órganos vitales como los riñones y el hígado.

 

Consejos prácticos para disminuir el impacto de la contaminación del aire

Son muchos los agentes tóxicos que viajan en el aire que respiramos diariamente, siendo los causantes de las principales afecciones que aquejan a la humanidad como las alergias u otras a nivel respiratorio, que de no ser tratadas pueden volverse crónicas. Asimismo, estas partículas alojadas en el aire, producto de la contaminación urbana o industrial, podrían ser las responsables de otro tipo de problemáticas, pero esta vez de ámbito cognitivo e incluso degenerativo.

Como puedes darte cuenta, se trata de una situación que nos atañe a todos por igual, ya que lo que está en juego es nuestra salud. Debemos tener presente que este tipo de contaminación no podemos erradicar completamente, pero sí es posible poner en marcha una serie de medidas para protegernos y que no nos afecte tanto. ¿Quieres saber cómo lograr esto? A continuación, te contamos:

 

 

  • Los coches utilizan lubricantes que ayudan a la limpieza de los engranajes de la maquinaría. Al realizar las emisiones al ambiente, este se contamina con una serie de nanopartículas metálicas que son nocivas para los seres vivos. Por ello, en lo posible se recomienda disminuir el uso de los coches y sustituirlos por una bicicleta e, incluso, si el lugar al que te diriges no es muy lejos, podrías ir caminando. Ten presente que entre más personas apoyen esta iniciativa, el porcentaje de contaminación será menos.
  • Por otra parte, si el uso del coche es indispensable, deberás procurar no viajar en horas pico como lo es a tempranas horas de la mañana, al mediodía o a final de la tarde, ya que hay mayor flujo vehicular y la contaminación a la que te expones es más intensa. En este caso, necesitarás mantener las ventanas cerradas del cubículo del conductor, evitando el paso del aire contaminado.
  • Apoyar la siembra de árboles en la ciudad es una buena idea, ya que sus hojas se encargan de atrapar dichas partículas, filtrando el aire que respiramos.
  • Si eres de las personas que tiene en casa un calefactor para la temporada fría del año, entonces lo aconsejable es que el equipo sea de tipo ecológico para evitar las emisiones. Además, si se trata de una estufa de leña, tendrás que secar la madera correctamente antes de iniciar el fuego, para evitar que se genere grandes cantidades de humo.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...