Tipos de piscinas prefabricadas y sus precios

Última actualización: 04.12.23

 

Cuando llega el verano, sin importar la edad, no hay nada mejor que saltar a una refrescante piscina. Por lo tanto, vale la pena tener información sobre las piscinas prefabricadas y sus costes, pues son una opción innovadora y de fácil instalación que podrían adaptarse a casi cualquier hogar.

 

Sin importar la edad que tengamos, darnos un chapuzón en una piscina es algo que logra emocionar a cualquier persona. Nadar en una gran piscina o simplemente relajarse en una pequeña es una actividad que realmente es disfrutada por niños y por adultos.

Debido a esto, muchos prefieren no limitarse solo a nadar en una piscina al visitar un parque acuático o conformarse con un jacuzzi, por lo que las búsquedas de precios de piscinas han ido aumentando, ya que gran cantidad de personas desean tener un espacio en su hogar para disfrutar sin necesidad de salir a ningún lado.

Por falta de información, la mayoría divide sus opciones en dos: piscina de obra o inflable y desmontable. Sin embargo, al ver cuánto cuesta hacer una piscina de obra, muchos desisten y prefieren comprar alternativas desmontables o inflables, las cuales son más baratas, aunque menos duraderas.

La verdad es que existe una tercera opción y, debido a su versatilidad, cada vez más personas se deciden por las piscinas de poliéster, una opción prefabricada y que tiene un coste menor a las de obra y es más resistente que las desmontables. Aquí podrás encontrar más información sobre estas alternativas.

 

¿Qué son las piscinas prefabricadas?

Como lo dice su nombre, las piscinas de este tipo son estructuras que no necesitan de construcciones en el sitio, pues son previamente fabricadas con fibra de poliéster u otros materiales que tienen cierta rigidez antes de llegar a tu hogar.

La razón por la que muchos eligen estos productos es porque, además de ser piscinas económicas, en comparación a las piscinas de obra, también son estructuras que vienen ya listas para instalar, generan menor coste de mantenimiento y se pueden colocar en mayor cantidad de lugares. Incluso dentro de las cuatro paredes de tu casa.

Es tan sencillo que, si deseas que esté bajo tierra, la instalación puede durar unos dos días, aproximadamente. No obstante, también puedes simplemente adquirir piscinas elevadas prefabricadas para reducir el tiempo.

El precio de una piscina de obra pequeña oscila entre los 12,000 y 14,000 euros, mientras que algunas piscinas prefabricadas pequeñas pueden conseguirse con un precio inicial de 5,000 euros. Por lo tanto, cuando se trata de ahorro, vale la pena tomarlas en consideración.

Tipos de piscinas prefabricadas

Aunque ciertamente existen algunos tipos comunes de piscinas prefabricadas, realmente estas construcciones no se limitan a estos estilos tradicionales que las personas suelen adquirir.

Cada empresa dedicada a la fabricación de estas piscinas tiene su propio catálogo para que elijas e incluso, algunas de ellas, te permitirán seleccionar una forma personalizada para adaptarse al espacio destinado para la instalación de la piscina.

Entre las piscinas prefabricadas baratas podrás encontrar figuras de corazón, con tumbonas, en forma rectangular, con orilla, con escalones, etc. También podrás elegir distintos tamaños y profundidades, todo depende del presupuesto que tengas.

 

¿Qué hay que tomar en cuenta a la hora de calcular el precio?

El precio de una piscina de poliéster no está relacionado solamente del coste de la estructura como tal, sino de todo el presupuesto que incluye la instalación, los permisos, el diseño, etc.

Recuerda que, mientras más pequeña sea la piscina y mientras más sencillo sea el lugar elegido para su colocación, el precio será mucho menor. Pero mientras más exclusiva sea la piscina, mayor será el coste. De hecho, algunas piscinas prefabricadas grandes pueden alcanzar el mismo precio que ciertas piscinas de obra pequeñas, por lo que debes tomar tu elección con cuidado.

Ten en mente que los precios de cada uno de los pasos detallados a continuación son aproximados, pues estos varían dependiendo de la compañía que realizará el trabajo.

1)      Permisos de obra:

La mayoría de las obras de esta magnitud requieren de un permiso que demuestre que tienes derecho a realizar el trabajo en tu hogar. Usualmente, el coste de esta certificación suele rondar los 150 euros, sin embargo, dependiendo de la zona en la que residas y cuál sea la institución encargada de la emisión del permiso, este precio puede variar.

2)      Gastos de excavación:

Si has elegido una piscina que no es elevada, entonces será necesario trabajar el terreno, aunque sea un poco. La instalación requerirá excavar y acomodar la superficie para poder colocar la estructura.

Este trabajo tiene un coste aproximado de unos 300 euros y puede variar dependiendo de la dificultad del proceso en el terreno elegido, del lugar en el que se verterá la tierra, etc.

3)      Realización del proyecto:

Además de la fabricación de la estructura principal, es necesario tomar en cuenta los gastos varios que incluyen la mano de obra e incluso la realización de los planos previos a la creación de la piscina. Esto depende enteramente de la empresa que hayas elegido y algunos incluyen todo en el precio inicial, pero la mayoría agrega esto como un coste adicional que alcanza los 500 euros o más.

Gastos extras

En muchas ocasiones las personas desean agregar más cosas a su piscina, tales como iluminación nocturna, hidromasajes y otros detalles que mejoran la experiencia de uso. Todo esto y lo requerido para hacerlo funcionar puede generar un gasto extra de unos 1000 o 2000 euros.

 

Presupuesto final

Teniendo en consideración todos los aspectos previamente mencionados, se podría decir que, tomando en cuenta los tres tamaños convencionales, el presupuesto final rondaría las siguientes cifras:

1)      Piscina de tamaño grande: 14,000 – 19,000 €

2)      Piscina de tamaño mediano: 12,000 – 14,000 €

3)      Piscina de tamaño pequeño: 7,000 – 12,000 €

Esta es una inversión monetaria considerable, por lo que vale la pena sentarse a pensar y planificar todo con paciencia. Recuerda que, aunque las piscinas prefabricadas son productos excelentes, no necesariamente son la única opción para todos los casos. Existen modelos más económicos que podrías tener en cuenta.

Sin embargo, si realmente buscas una larga duración, facilidad de instalación y no gastar tanto dinero como con una piscina de obra, entonces estas opciones pueden ser adecuadas para ti.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS