¿Merece la pena instalar una caldera de gas?

Última actualización: 16.10.19

 

Los sistemas de calefacción, en general, son muy utilizados en aquellas zonas del mundo donde la temperatura tiende a ser más baja, como por ejemplo, los países que se encuentran más cerca de los polos, así como en aquellas ciudades donde el invierno alcanza temperaturas muy bajas.

Entre todos los sistemas de calefacción para el hogar, disponibles en el mercado actual, se distinguen las calderas a gas y las calderas alimentadas por electricidad. Ambos sistemas siguen actualizándose, llegando a brindar a los usuarios un rendimiento cada vez mejor, además de que cada modelo tiene una serie de características positivas y otras negativas, las cuales se deben tomar en cuenta antes de elegir el sistema de tu preferencia. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta que elegir entre uno u otro modelo varía según varios factores.

 

Es necesario conocer la diferencia entre las calderas de gas y las calderas eléctricas

En primer lugar, es importante conocer las diferencias entre las calderas a gas y las eléctricas, de manera que puedas saber si merece la pena instalar una caldera de gas en tu vivienda. En general, si sacamos cuentas únicamente del consumo diario, es claro que las calderas de gas son mucho más económicas que los modelos que funcionan con electricidad, ya que el precio del servicio de gas es mucho más barato que el servicio eléctrico.

 

 

Por otro lado, hay que reconocer que los modelos que funcionan con electricidad tienen un suministro más seguro. Además, estos sistemas destacan por tener una instalación simple y muy sencilla, por lo que tampoco representan un problema en este aspecto. No obstante, debido a su elevado precio en el mercado y en la factura eléctrica que nos generan, muchos consumidores prefieren adquirir una caldera de gas. Y si tu vivienda por casualidad cuenta con un acceso a una red de gas natural o ya tiene instalado un sistema, sin ninguna duda el gas natural es la opción más conveniente.

También, tienes que tener en cuenta que, en caso de no contar con un sistema de conductos de gas debidamente colocados y mantenidos, deberás realizar las obras necesarias, removiendo por completo el sistema anterior y colocando uno nuevo o, sencillamente realizándole un mantenimiento al sistema de conductos ya existente.

Esto elevará notablemente el precio de la inversión inicial, sin embargo, a largo plazo, la instalación de la caldera de gas habrá valido la pena, ya que notarás que habrá una disminución considerable en tus facturas mensuales.

Por lo tanto, se puede deducir que las posibilidades con las que se cuenta a la hora de instalar una caldera son muchas y muy amplias, ya que destaca el ahorro de energía, la gran seguridad, el nivel de confort y su eficiencia ecológica, por lo que se considera un sistema más respetuoso con el medio ambiente. Por este motivo, cada vez son más los que ya se están preparando para pasarse de los sistemas eléctricos a los sistemas de gas.

Aunque aún muchos usuarios prefieren un sistema eléctrico o están obligados a utilizar una caldera eléctrica, las calderas de gas siempre serán las favoritas, por más de que aparezcan modelos eléctricos cada vez más eficientes. Sin embargo, si ya te decidiste y estás planificando instalar una caldera de gas ahora mismo, deberás detenerte, ya que dicho montaje lo debe realizar exclusivamente un profesional certificado en la materia.

 

 

Antes de instalar una caldera de gas, deberás considerar verificar con atención qué fuente de energía está disponible en tu zona, de manera que puedas asegurarte de que dispones del servicio de gas. Aunque cada año son más los lugares que cuentan con líneas y redes de gas, aún son muchas los que carecen de este servicio, por lo que resultaría imposible instalar una caldera de gas en esas condiciones, ya que este sistema de calefacción en casa va instalado directamente a las líneas de gas de la calle.

Existen modelos de calderas de gas que funcionan con un tipo de gas licuado de petróleo, llamado GLP, el cual puede proporcionarse a través de una tubería de gas, así como en botellas. Es muy frecuente ver este tipo de gas licuado embotellado cuando se utiliza un sistema de calefacción portátil, debido a la facilidad de transporte y movilidad de este producto embotellado.

Por otro lado, hay grandes sistemas de calefacción central que permiten calentar toda tu vivienda simultáneamente gracias a que se pueden controlar desde un panel central, así como por controles individuales dentro de cada habitación. Además, las nuevas tecnologías han permitido que podamos controlar nuestros sistemas de climatización desde nuestros teléfonos móviles.

Si lo que te interesa es tratar de disminuir el gasto mensual generado por tu sistema de climatización, lo más indicado es colocar una caldera de gas, siempre y cuando tengas en cuenta que tu vivienda debe estar perfectamente habilitada para permitir una instalación de gas y así puedas evitar tener que realizar una instalación costosa.

En definitiva, no tiene mucho sentido que estés buscando un ahorro en tu factura eléctrica, pero que la instalación de un sistema de gas te cueste demasiado dinero. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el ahorro energético que conseguirás, a la hora de utilizar una caldera de gas, es incomparable. Por lo tanto, la respuesta a la pregunta ¿merece la pena instalar una caldera de gas? va a variar notablemente dependiendo de tus requerimientos y necesidades específicas a la hora de buscar un sistema de calefacción ideal para ti. Aquí puedes encontrar varias opciones

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...