Las pérgolas como soluciones arquitectónicas, ecológicas y baratas para los ayuntamientos

Última actualización: 15.12.19

 

Algunos conocemos las pérgolas solo como parte del jardín de algunas casas, ya que son utilizadas para crear espacios techados que permiten realizar actividades al aire libre, con una cierta protección del sol y la lluvia. Sin embargo, estas soluciones arquitectónicas también pueden ser utilizadas por instituciones públicas, como parte de ambiciosos proyectos en el rescate de espacios para la recreación de los habitantes de determinado lugar.

Una de las razones por las que la mayoría de personas no acuden masivamente a los eventos al aire libre, es por la exposición directa a los rayos del sol, por lo que la creación de sombra es la función principal de las pérgolas, siendo el motivo del éxito de algunas actividades gubernamentales, artísticas y políticas en cuanto a la respuesta a determinada convocatoria.

En este sentido, las pérgolas son estructuras sencillas, ligeras y generalmente más baratas que las formas convencionales de techar espacios abiertos. Están caracterizadas por tener unas columnas verticales que sirven como base de unas vigas longitudinales y otras que atraviesan estas últimas, creando un enrejado abierto en la parte superior, que después puede ser cubierto por otro material para completar un techo. Además, son especialmente utilizadas las plantas trepadoras, que conforman un techo natural, que aunque no protege de la lluvia, sí funciona para los rayos del sol.

 

Beneficios de los techos naturales para la vida en las ciudades

No tenemos que ser expertos en impacto ambiental para saber que ante el avance del calentamiento global, puede ser una buena idea disminuir la construcción de techos de cemento en espacios abiertos y en su lugar crear pérgolas de plantas naturales. Esto implicaría el aumento progresivo de las superficies verdes, que a su vez absorben CO2 y producen oxígeno.

Una ciudad con más techos naturales ofrece un mejor uso del alcantarillado en la época de lluvias, ya que las pérgolas de plantas trepadoras son capaces de absorber una cantidad considerable de agua. Además, hay un componente estético importante, ya que son muy agradables a la vista, creando ambientes tranquilos que influyen de manera positiva en el estado de ánimo de las personas.

 

 

Más espacios abiertos para los niños

Durante los últimos años, las autoridades de algunos municipios de España han estado interesadas en la colocación de pérgolas (Aquí puedes encontrar unas opciones para comprar) en colegios públicos, como es el caso del ayuntamiento de Sevilla, que ha invertido miles de euros en la climatización de centros educativos.

La idea es producir entornos saludables en los patios y otros espacios libres de los colegios, para crear sombra de la manera más natural posible. No obstante, esto implica realizar un seguimiento continuado del proyecto, a través de un método para conservar la madera, pensado para evitar la proliferación de hongos e insectos xilófagos, así como garantizar la resistencia de la estructura a las diferentes condiciones atmosféricas.

Para la construcción de estas pérgolas se han utilizado especies de plantas trepadoras no alérgicas y de hoja caduca, como la parra virgen y la glicinia.

 

Pérgolas fotovoltaicas para lograr espacios ecológicos autosustentables

Los espacios abiertos como parques y jardines necesitan energía eléctrica para su correcto funcionamiento, pero sería una contradicción el uso de techos con menos impacto ambiental y al mismo tiempo un consumo alto de electricidad. Por esta razón, algunos gobiernos municipales han optado por las pérgolas fotovoltaicas, que no son más que las tradicionales estructuras techadas que brindan sombra y protegen de la lluvia, pero esta vez con placas fotovoltaicas en la superficie, que generan electricidad para el funcionamiento del lugar.

Tal es el caso del Jardín de Morvedre en Valencia, que recientemente ha sido dotado de 5 pérgolas fotovoltaicas capaces de brindar sombra y luz al mismo tiempo. En este caso, las pérgolas protegen a las personas en dos zonas con gradas y las placas generan suficiente electricidad para cubrir toda la demanda de iluminación, riego de zonas verdes y recarga de bicicletas eléctricas.

Esta experiencia ha sido realizada también en otros lugares como hoteles, donde la energía de las habitaciones es proporcionada por pérgolas en la zona de las piscinas. Se trata de una manera inteligente de aprovechar las ciudades más soleadas del país, por lo que se espera que aumente la construcción de estas estructuras arquitectónicas en toda España.

 

 

Desventajas de las pérgolas

Aunque parece que sólo tienen ventajas, las pérgolas tienen algunos puntos en contra, como ocurre con cualquier producto. En este caso, uno de los principales inconvenientes tiene que ver con el uso de la madera para su construcción. Por lo general, la madera no es lo suficientemente resistente para soportar las condiciones propias de la intemperie, sobre todo en lo que se refiere a la humedad.

Las piezas de madera utilizadas en la fabricación de pérgolas deben tener un tratamiento especial, pero más allá de esto, necesitan un mantenimiento periódico para garantizar la durabilidad. Esto implica cierto gasto de tiempo y dinero, por lo que necesariamente las autoridades municipales tienen que elaborar proyectos que puedan ser sostenibles en el tiempo, de otra manera la inversión inicial se verá afectada negativamente.

En el caso de los techos de plantas trepadoras, también es necesario mantener a raya ciertas especies de insectos y hongos, que impiden el crecimiento de la vegetación, formando techos muy frágiles y permitiendo el paso de los rayos del sol, por esta razón, necesitan un cuidado continuo. Asimismo, en el caso de plantas muy dominantes, también es necesario controlar su crecimiento, ya que podrían colocar demasiado peso en la estructura y dañar las bases, mientras que el exceso de hojas y flores no será tan agradable a la vista.

En líneas generales, podemos decir que la pérgolas ofrecen grandes ventajas para las ciudades contemporáneas, siendo una solución efectiva y real a la falta de espacios abiertos para el disfrute de los habitantes, sin embargo, su buen funcionamiento depende de un sistema administrativo consciente y organizado, que apueste por el futuro, la conservación del planeta y la sostenibilidad.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...