Las nuevas pérgolas bioclimáticas te permiten utilizar la terraza todo el año

Última actualización: 16.10.19

 

Las pérgolas están especialmente creadas para ampliar la superficie habitable, pero sin realizar grandes modificaciones a la arquitectura del espacio, ya sea en lugares públicos, tales como plazas y jardines, o en sitios privados, como en las terrazas de restaurantes y hoteles. Sin embargo, uno de los problemas que presentan generalmente es que su uso depende de las condiciones atmosféricas. Por esta razón, las pérgolas bioclimáticas han sido diseñadas para que puedas utilizarlas durante todo el año, por lo que son muy prácticas y ofrecen la suficiente versatilidad para soportar condiciones de calor, frío y humedad, brindando una larga vida útil.

Veamos algunas de las principales características de las pérgolas bioclimáticas, para que sepas qué esperar de estas estructuras techadas si deseas adquirir una buena y económica.

 

Lamas orientables

Una característica definitoria de una pérgola bioclimática es la posibilidad de aprovechar la luz natural para controlar la temperatura debajo de su techo, esto es posible gracias a que cuenta con lamas orientables, muy convenientes durante la época de invierno, porque en lugar de bloquear completamente los rayos solares, permiten su paso según la dirección del sol, creando ambientes más cálidos.

Estas lamas son orientables en 120 y 170°, por esta razón, no solo te protegen de los rayos del sol sin necesidad de bloquear completamente la entrada de luz, sino que también permiten una correcta ventilación, impidiendo el aumento de temperatura que causa el efecto invernadero, ya que el aire no se acumula, sino que se renueva continuamente, manteniendo el ambiente agradable. En este sentido, estamos ante una forma inteligente de climatizar un espacio abierto.

En caso de lluvia o nieve, puedes cerrar las lamas completamente, creando un techo hermético, por lo que si tienes un negocio, tus clientes podrán disfrutar de esta zona incluso en época de invierno. El agua es dirigida hacia un lateral para evitar las acumulaciones, sin embargo, también puedes recuperar el agua si la necesitas para algún fin especial.

 

 

Accionamiento manual o eléctrico

Entre la gran variedad de pérgolas bioclimáticas podemos encontrar dos grandes grupos, las que tienes que accionar de forma manual y las eléctricas. Las primeras tienen un sistema de apertura de las lamas de manera mecánica mediante una manivela, dándole movimiento rotatorio con la mano, muy similar a un toldo. Estas tienen una construcción sencilla y son fáciles de utilizar, aunque requieren cierto esfuerzo físico.

Por su parte, los modelos que cuentan con accionamiento eléctrico son tecnológicamente más avanzados. El sistema para direccionar las lamas funciona a través de un interruptor y en algunos casos incluso con mando a distancia, lo que significa reducir el esfuerzo físico al mínimo. Por si fuera poco, algunos de estos productos están equipados con sensores de agua y viento, por lo tanto, detectan la lluvia y efectúan el cierre de las lamas de manera automática. Estas pérgolas son más prácticas que las manuales, pero suelen tener precios elevados.

Algunas pérgolas cuentan con lamas retráctiles, que funcionan de manera mecánica o eléctrica, permitiendo recoger completamente las lamas para dejar todo el techo abierto en caso de ser necesario.

 

Modo de instalación

Es importante tomar en cuenta que si quieres tener la mejor pérgola bioclimática es recomendable que definas con anterioridad el lugar donde piensas instalarla, ya que de esto depende el modelo que elijas. Según el modo de instalación, podemos decir que hay dos tipos, las autoportantes y las que deben ser fijadas en una pared.

Las pérgolas autoportantes pueden ser colocadas en cualquier sitio de la terraza o jardín, ya que se sostienen en cuatro pilares y, por lo tanto, son independientes del resto de la casa, mientras que las de pared tienen solo dos soportes, por esta razón, la mitad del peso lo recibe la fachada o pared trasera del sitio donde la instales.

Podemos decir que las independientes tienen un montaje más sencillo, pero por lo general cualquier tipo de pérgola bioclimática requiere que tengas ciertos conocimientos básicos en construcción y electricidad, de lo contrario es recomendable contratar personal calificado, ya que la instalación puede afectar no solo el aprovechamiento del producto, sino también un funcionamiento correcto.

 

 

Diseño

Por tratarse de un producto de última generación, una pérgola bioclimática tiene generalmente un aspecto sofisticado y moderno, por lo tanto, está recomendada para casas con estética contemporánea. Esto se debe a la geometría generada por líneas rectas con acabados pulcros, que pueden hacer todavía más elegante tu hogar.

No obstante, existen fabricantes que permiten elegir entre una extensa variedad de diseños y colores, por lo que puedes encontrar modelos que combinan con una arquitectura más tradicional. Para esto es muy importante el acabado del material, que puede ser con efecto de madera, mate, metalizado, entre otras posibilidades.

 

Complementos

En este punto las opciones pueden ser prácticamente infinitas, por esta razón, es bueno que adquieras solamente la pérgola bioclimática y después de la instalación la uses unos días, de esta manera estarás seguro de los accesorios que te serían de ayuda según tu caso particular.

Uno de los accesorios más útiles pueden ser los sistemas de iluminación LED, que por lo general no vienen incluídos en el producto, pero son necesarios para poder utilizar la pérgola durante la noche. Esto aplica tanto en restaurantes como en hoteles y casas, pero la cantidad y el tipo de luz dependerá de tus necesidades. Puedes colocar luces en los pilares o en cualquier parte de la estructura. También puedes elegir entre luz cálida o fría, dependiendo del ambiente que quieras generar.

También está la posibilidad de colocar persianas o cortinas laterales de diferentes materiales, que permiten cerrar el espacio, controlar aún más la temperatura y proteger a las personas del viento, la lluvia y el sol. Todos estos elementos pueden complementar la pérgola bioclimática y hacer de tu terraza o jardín un espacio mucho más agradable sin importar la época del año y los cambios climáticos.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...