Las casas de madera, una alternativa para una construcción sostenible

Última actualización: 02.08.21

 

Dentro del nuevo planteamiento ecológico que estamos dando a nuestra sociedad, las casas de madera se han convertido en una alternativa a la construcción tradicional a la hora de disponer de una segunda residencia o de fijar nuestro domicilio.

 

Si vemos la clásica película americana, especialmente las que se desarrollan en barrios adinerados o a las afueras de las grandes ciudades, es habitual que veamos decenas de casas fabricadas en madera. Un material que, frente a la construcción tradicional en cemento, tiene la ventaja de ser más ecológico y más económico. Una vertiente que afecta tanto al proceso de creación de estas casas de madera como al uso de las mismas. Y es que la madera es un material de primera calidad cuando se trata de reducir el impacto energético de nuestra vivienda y reducir costes en calefacción o climatización.

 

Las casas de madera de hoy

Las casas de madera de hoy poco se parecen a las que vemos en construcciones de hace unas décadas. Hoy día, estas viviendas cuentan con diseños estandarizados, materiales de calidad y ofrecen una amplia gama de ventajas, tanto en cuestiones de coste como en el impacto ecológico que dichas viviendas tienen en el entorno. Una serie de ventajas que han llevado a este tipo de residencias a convertirse en una alternativa de primer nivel frente a las construcciones tradicionales de ladrillo, cemento y acero.

Lo mejor de todo es que la oferta de viviendas es tan amplia como tus necesidades. Como prueba puedes consultar el sitio web de Pineca, uno de los principales fabricantes del sector. En su página, descubrirás desde pequeñas viviendas y casas de unos 20 metros cuadrados hasta grandes residencias de 120 metros. También encontrarás cabañas de madera, casetas de jardín de hasta 40 metros cuadrados e incluso pérgolas y garajes de madera para tu coche. Una oferta extremadamente amplia y con la que cubrir adecuadamente tus necesidades con una solución a tu medida.

Ecológicas en origen

Una de las ventajas que tienen las casas de madera actuales es que el material con el que se fabrican procede directamente de fuentes sostenibles. Algo que es fácil de comprobar con solo solicitar al fabricante la documentación relativa al origen de la madera. Esto nos asegura que procede de bosques cultivados de una forma adecuada y que nuestra vivienda no contribuye a la deforestación del planeta.

Otra ventaja de las casas de madera de calidad es que el procesado de la madera se realiza de una forma adecuada, puesto que la misma suele entregarse en crudo. Así que no se emplean productos químicos agresivos, ni tampoco se realizan procesos que puedan afectar al entorno durante la fabricación de la vivienda, igual que tampoco se necesitan productos agresivos o contaminantes durante el proceso de construcción de la misma.

 

Y en destino

Dentro de los beneficios que aporta la madera frente a otros materiales de construcción, se encuentra su gran capacidad de aislamiento en todo tipo de condiciones. Es habitual que, cuando vamos a zonas de montaña, especialmente en las estaciones de esquí, la madera sea la protagonista de las construcciones del entorno. Sin embargo, la madera no solo protege del frío, sino que también lo hace del calor. Este material absorbe mejor los rayos solares y mantiene a raya las temperaturas en el interior cuando el verano aprieta.

Todo esto se traduce en un evidente ahorro energético y también en una mejora de las condiciones de confort de la vivienda, reduciendo la necesidad de usar calefacción o aire acondicionado. Un aspecto que se optimiza gracias a la combinación de la estructura con ventanas y puertas exteriores que suelen recurrir a la carpintería de PVC o aluminio con rotura de puente térmico y un acristalamiento adecuado. Así que el resultado es aún mejor, con una reducción del consumo de energía eléctrica en climatización que puede llegar al 60% del gasto que tendría una vivienda convencional.

 

Ahorro de costes en construcción

Apostar por una casa de madera es bueno para el medio ambiente, pero también para nuestro bolsillo. Gracias al planteamiento de las casas de madera en kit actuales, el proceso de fabricación de las mismas se ha estandarizado hasta el punto de reducir de forma notable el coste por metro cuadrado construido, sobre todo cuanto mayor sea el tamaño de la vivienda, lo que reduce el precio por metro cuadrado.

Este ahorro de costes procede principalmente del propio sistema constructivo, con unos materiales cuyos precios son más ajustados que las viviendas convencionales. Un sistema que tiene la ventaja adicional de reducir el tiempo necesario para dicha construcción, lo que obviamente implica un ahorro extra de costes, principalmente en personal. Frente a los varios meses que puede requerir la construcción de vivienda clásica, una casa de madera puede quedar lista en dos o tres semanas, incluyendo el tiempo necesario para la cimentación inicial.

Mantenimiento

La última ventaja de las viviendas de madera, tanto para tu bolsillo como de cara al medio ambiente, tiene que ver con el mantenimiento. El único mantenimiento que requiere la estructura de una casa de madera es la renovación del barniz exterior. Este proceso se realiza cada dos o tres años, dependiendo de la radiación solar que reciba la vivienda y de lo complejas que sean las condiciones climáticas de la misma. Un proceso similar a la mano de pintura que solemos darle a la casa cada cierto tiempo.

Fuera de este mantenimiento, no es necesario hacer nada más con la estructura. No hay necesidad de reparar desconchones en las paredes, lijarlas y repintarlas, igual que tampoco es necesario revisar los tejados o los aislamientos. Una casa de madera de calidad puede durar años en perfecto estado y sin más mantenimiento que el mencionado. Algo que, sin duda, es una gran ventaja para el medio ambiente y también para nuestro bolsillo.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS