La manera más fácil de mantener las pérgolas de madera

Última actualización: 16.10.19

 

Cómo es lógico, las estructuras de madera que utilizamos en el exterior de la casa necesitan una serie de cuidados para alargar su vida útil, ya que están expuestas a las condiciones atmosféricas que suelen deteriorar el material con el paso del tiempo. Por esta razón, hemos preparado este artículo con algunas ideas útiles sobre cómo mantener en buen estado la madera de las pérgolas sin realizar demasiados esfuerzos.

 

Escogiendo el tipo de madera

Existen maderas duras y blandas, pero para el uso en exteriores es recomendable elegir las primeras. Una de las principales recomendaciones de los expertos en decoración es elegir un tipo de madera resistente al sol y la lluvia, como en el caso del pino, sobre todo las especies Elliotis y Tea. Notarás que este tipo de material es más caro que los demás, esto se debe a que los árboles tardan más tiempo en llegar a la edad adulta. El caobo también está entre las opciones más apropiadas.

 

El nivel de humedad de la madera

Si vas a adquirir madera para elaborar una pérgola en casa, entonces deberías tomar en cuenta esta característica, ya que será clave en cuanto a la duración de la misma. Uno de los errores más frecuentes a la hora de construir elementos de madera para el exterior es utilizar una madera nueva o fresca, con gran cantidad de humedad en su interior. Podríamos pensar que de igual forma se mojará con la lluvia y el sol hará su trabajo de secado.

Sin embargo, en la práctica lo que generalmente ocurre es que esta madera fresca es barnizada e impermeabilizada, por lo tanto, es muy difícil que salga la humedad aunque la instales en pleno verano. El resultado es una estructura que se deteriora desde el interior, se debilita y termina siendo una pérdida de dinero. Por el contrario, una madera seca resulta muy robusta, sobre todo si ha tenido un tratamiento de inmunización. Al tomar en cuenta estas recomendaciones, entonces el mantenimiento posterior al montaje de la pérgola será más sencillo.

 

 

El fortalecimiento de la madera

La madera es un material que puede durar en casa toda la vida e incluso sobrevivir varias generaciones de la familia. Esto tiene que ver con las condiciones que ha tenido. De hecho, algunos arqueólogos han encontrado piezas de madera utilizadas por el ser humano hace cientos de años.

En este caso es bueno entender por qué ocurre el deterioro de la madera, para poder evitar su degradación y alargar la vida útil de los productos hechos de este material. En este caso, los hongos e insectos son unos de los enemigos principales de la madera, por lo que es importante la inyección de sales en un proceso llamado impregnación, para mejorar las defensas de la madera frente a estos organismos vivos.

Otra manera efectiva de proteger la madera es mediante la aplicación de úreas y fenoles, ya sea por inmersión, soplete o rodillo. Existen más formas de trabajar la madera antes de realizar la pérgola, por lo que no es necesario que te conviertas en un experto en el tema, sin embargo, sí es imprescindible que al momento de comprar la materia prima preguntes si ha sido sometida a estos procesos de fortalecimiento.

 

¿Cómo influye el diseño de la pérgola en su vida útil?

El propio diseño e incluso la instalación de la pérgola pueden ser cruciales a la hora de preservar su estructura. Para este punto nos centraremos en el contexto atmosférico.

La lluvia es una de las amenazas que más nos preocupan a la hora de adquirir muebles y estructuras de madera para exteriores. En el caso de las pérgolas, se supone que el propio producto nos protegerá a nosotros del agua, pero curiosamente primero debemos cuidar que su diseño sea coherente con este fin. Por lo tanto, es bueno que la caída de agua esté definida, para evitar acumulaciones, sobre todo si quieres tener un techo completamente hermético.

Pero hay otros detalles que pueden pasar desapercibidos y sin embargo dañar la estructura de forma rápida. Por ejemplo, algunas vigas o listones con relieves, ranuras y canales donde tiende quedar agua estancada después de un día lluvioso. En este sentido, son más recomendables las maderas lisas, que permiten escurrir completamente evitando la humedad.

En cuanto a la instalación, es preciso que los pilares de madera no estén dentro de los recipientes de transición, ya que podrían acumular agua y dañar la estructura desde la base. Por el contrario, deberían estar sobre un terreno liso y sin estancamientos. Además, vale la pena mencionar que el hecho de enterrar las bases de madera aumenta el riesgo de mantener la humedad, creando un ambiente propicio para los hongos.

 

 

Recuperar una pérgola en pocos pasos

Antes de preguntar cuánto cuesta una pérgola nueva, es bueno saber que muchas estructuras de madera pueden ser recuperadas, aunque tengan un aspecto envejecido y dañado. Si tienes que darle vida a tu vieja pérgola de jardín, entonces quizás te interesen estos simples pasos

Lo primero es evaluar el estado de la pérgola. Para esto debemos ser detallistas y recorrer toda la estructura con la vista y el tacto, buscando cavidades, hongos y casas de insectos. En algunos casos será necesario reemplazar algún listón, una viga e incluso una base. Sin embargo, será más económico que construir una completamente nueva.

En segundo lugar puedes comenzar a quitar la superficie de barniz o pintura antigua utilizando una lija 80 o 120, ya que tienen grano de medio a grueso. Es muy importante que recuerdes lijar en el sentido de la veta, ya que no queremos rayar la madera, sino hacer que cobre vida.

Una vez que consigas una superficie lisa es el momento de limpiar con un trapo el exceso de polvo, para aplicar un fondo protector, que puedes conseguir en cualquier tienda de pinturas. Es necesario que dejes secar muy bien este producto antes de pasar al último paso, que sería aplicar barniz o pintura para exterior, según tus necesidades de decoración. Si deseas un acabado más natural, entonces te conviene utilizar un lasur especial según el tipo de madera de la estructura. Lo bueno de este producto es que permite transpirar al material, para evitar la humedad interna y alargar su vida útil.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...