La lana de oveja de descarte. Una alternativa de aislamiento natural muy eficaz

Última actualización: 06.12.19

 

La lana natural que se utiliza para descarte demuestra tener unas grandes propiedades en cuanto a la conductividad térmica cuando es empleada como alternativa para los aislamientos térmicos, logrando reducir en un 30% el consumo energético, por lo que podrás ahorrar un poco más.

 

Anteriormente, cuando se realizaba alguna construcción nueva, se le daba un poco más de importancia al aspecto estético del proyecto. Sin embargo, la experiencia y la creciente preocupación por el ecosistema nos han enseñado la vital importancia que tiene el implementar un sistema de aislamiento eficiente en nuestras viviendas, ya que nos permite tanto ahorrar en nuestra factura eléctrica mensual como disfrutar de una temperatura más agradable en nuestra habitación.

El mercado está repleto de tipos de aislamientos térmicos eficientes, desde aislamientos sintéticos como la espuma, el poliuretano, el poliestireno e, incluso, el novedoso Aerogel, hasta materiales naturales y ecológicos como el corcho, el cáñamo y la lana, siendo esta última una excelente alternativa por contar con unas grandes prestaciones como su transpirabilidad y propiedades termorreguladoras.

Además, no podemos olvidar su alto nivel ecológico y biodegradable, lo que hace que sea un material muy apreciado por los más interesados en la ecología. Gracias a estas características, se considera como uno de los mejores aislamientos térmicos del 2019.

 

 

La importancia de los aislamientos térmicos en la construcción

Hay países donde el aislante térmico es uno de los aspectos más importantes de cualquier construcción, ya que, sin su implementación, sería mucho más difícil poder disfrutar del mayor rendimiento que puede ofrecer tu sistema de climatización. El uso de un aislante térmico en la industria de la construcción permite controlar y mantener la temperatura del interior de tu vivienda con mucha más eficiencia, al evitar la pérdida de temperatura causada por los puentes térmicos que se generan en algunas juntas y uniones, por lo que se reduce el gasto eléctrico producido por un aire acondicionado o calefactor instalado en una habitación con fuga de aire. 

Por suerte, en la actualidad, se puede mejorar notablemente el aspecto térmico de los edificios y construcciones recientes gracias a los nuevos materiales que se han venido desarrollando con el tiempo. Además, la investigación en el campo de la construcción y la arquitectura ha dado lugar a nuevos materiales, algunos sintéticos y otros orgánicos, que mejoran notablemente la calidad de aislamiento que tiene cualquier tipo de edificio, ya sea residencial o comercial. A su vez, los usuarios que viven o trabajan en estas construcciones gozan de una serie de beneficios económicos como, por ejemplo, lograr recuperar la inversión hecha para instalar un aislamiento térmico rápidamente gracias a la reducción del consumo energético. Se estima que, según el tipo de construcción, la inversión se podría recuperar en unos años.

En el momento en el que se está diseñando un edificio, puede surgir la duda de en qué parte se debe enfocar el aspecto del aislamiento de una construcción, ya que en el mercado podrás encontrar productos para aislar efectivamente las ventanas, las juntas, los techos o las paredes. Sin embargo, el aislamiento externo confiere uniformidad y mucha eficiencia en comparación con otros modelos de aislamiento.

Los aislantes reducen la pérdida de calor que ocurre en las temporadas frías y que nos obliga a compensar la temperatura instalando algún sistema de calefacción como los radiadores o calefactores eléctricos, aumentando la eficiencia de las viviendas. Estudios recientes han apuntado que, mientras los sistemas de calefacción representan aproximadamente un 40% del consumo general anual, un buen aislamiento puede llegar a recuperar hasta un 30% de dicho consumo. Considera que la temperatura que se escapa a través de las paredes produce una pérdida de energía de hasta un 50% del total del inmueble.

 

 

La lana de oveja como aislamiento natural

Entre los materiales naturales más utilizados como aislamiento térmico es la lana de oveja, siendo una opción muy eficaz y fácil de utilizar. Este material se ha utilizado durante muchos años por nuestros antepasados como un eficiente aislamiento térmico, siendo la opción favorita de los mongoles que vivían como nómadas y utilizaban la lana de oveja como aislante, cubriendo del frío sus yurtas.

Entre las principales ventajas de utilizar la lana de oveja como aislamiento térmico natural está su transpirabilidad, lo que permite una correcta respiración de la vivienda, por lo que mantiene un ambiente seco y agradable, ayudando a que no se dañen los materiales que acompañan a las construcciones.

Por otro lado, este material se considera como un termorregulador natural muy eficaz, conseguido gracias a sus características higroscópicas. Esto se refiere a que cuando estamos en una estación calurosa, la lana se calienta liberando humedad, enfriando el interior de la vivienda. Por otro lado, si estás atravesando el invierno, la fibra de la lana se enfría, absorbiendo un poco de humedad, por lo que el interior de las viviendas se calienta agradablemente. Por lo tanto, este material ayuda a prevenir la condensación que puede ocurrir en las cámaras de aislamiento tradicionalmente.

Además, este material es uno de los aislantes naturales de mayor resistencia y durabilidad en comparación con otras alternativas. Una correcta instalación de este material te recompensará con décadas de vida útil. También cabe destacar su facilidad de instalación, ya que podrás utilizar grapas para fijar el material a los soportes de madera. A su vez, es un material extremadamente ligero y fácil de transportar.

En cuanto a ventajas medioambientales, hay que destacar que la lana de oveja es un material natural y renovable. Este producto se obtiene directamente de la oveja. Además, es uno de los aislamientos naturales más sostenibles del mercado, ya que para su producción no se requiere de un gran consumo de energía ni de la evacuación de gran cantidad de emisiones con efecto invernadero. Esto es gracias a que su producción está basada en un ciclo de reciclaje continuo.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...