La energía como pilar fundamental en el desarrollo económico y social

Última actualización: 16.10.19

 

¿Alguna vez te has detenido a pensar cómo sería un mundo sin energía? No podríamos hacer uso de ningún tipo de equipo eléctrico a nivel doméstico, hospitalario o industrial, estaríamos completamente incomunicados debido a que no disfrutaríamos de las telecomunicaciones y colapsaría el sistema de oleoducto que alimenta cada ciudad. Estas son sólo algunas de las múltiples consecuencias que la falta de dicho recurso acarrearía. Por ello, la energía es considerada indispensable para cualquier país, ya que es un pilar fundamental en el desarrollo económico y social de todos sus habitantes.

Existen varios medios generadores de energía como lo son las térmicas de carbono, el conocido gas natural, las plantas de energía nuclear y los ciclos combinados. Asimismo, destaca el uso de la energía solar, hidráulica y eólica, por medio de tres elementos naturales como el sol, el agua y el aire.

No podemos dejar de mencionar la biomasa, una fuente de energía natural y renovable que utiliza la energía calórica de la materia orgánica animal y vegetal, para alimentar los calefactores tradicionales. A este grupo pertenecen los pellets que son comprimidos de aserrín, virutas y ramas secas, empleados para alimentar estas estufas de pellets que llevan su mismo nombre durante la temporada de invierno en nuestros hogares o sitios de trabajo.

 

España y su situación energética

España es un país que estadísticamente ha mostrado proyecciones bastante interesantes con respecto a la producción de energía renovable, así como también a su respectivo consumo. Según los analistas, se han presentado subidas y bajadas en ambos aspectos. Esta situación no es considerada directamente una desventaja, ya que ayuda a profundizar un poco acerca de la situación que vive el país con respecto al tema de la energía eléctrica.

El año 2017 fue bastante significativo, ya que la Red Eléctrica de España registró la generación de un volumen de energía del 33,7% procedente de los medios renovables, libres de algún tipo de contaminación que deteriore el ambiente o la salud de las personas.

Por otra parte, tenemos las térmicas de carbón que produjeron un consumo de 17,4%, lo que quiere decir que de cada tres kilovatios consumidos en cada hora de trabajo, uno procede de esta fuente. Asimismo, el gas natural en conjunto con el ciclo de combinado de las generadoras establecidas en España arrojaron un aproximado del 25,3% de energía.

 

 

Finalmente, es importante hacer mención de los reactores nucleares, que son siete y tuvieron una capacidad de producción correspondiente a 22,6% kilovatios de la energía.

Sin lugar a duda, los medios de energía renovable han tenido un posicionamiento importante en España, a pesar de que se ha disminuido un poco su protagonismo debido a la presencia de los otros tipos de energía convencionales existentes. Sin embargo, es importante tener presente que en un momento determinado los combustibles de origen fósil se acabarán y, por ende, la evolución del sistema energético se hace necesaria.

De esta manera, lograremos un máximo aprovechamiento de los recursos naturales, que poseen un gran potencial con respecto a la producción de energía limpia. Además, a largo plazo esto promueve la autonomía del país, al no tener que depender de las importaciones de materias primas energéticas.

 

¿Conoces acerca de la dependencia energética en España?

El tema de la dependencia energética es de gran relevancia. En España se consume un gran porcentaje de energía de origen nuclear, de las centrales de carbón y de gas natural. Sin embargo, el país no posee los recursos para su generación de forma independiente, lo que lo lleva a forjar una línea de importaciones con países como Níger, Namibia, Argelia, Qatar, Nigeria, Libia y Oriente Medio, en búsqueda de uranio, gas y petróleo.

Estas negociaciones generan un gasto aproximado de 33 millones de euros, que es de carácter obligatorio para mantener las centrales eléctricas activas, así como también para proporcionar el combustible necesario para mantener en marcha el sistema vehicular terrestre, unidades aéreas y embarcaciones. En total, se trata de un promedio de 27 millones de maquinarias.

El hecho de tener que realizar estas importaciones afecta significativamente la economía española, puesto que deben aceptar los elevados costes que los representantes de otros países establecen para dichos productos y, sumado a ello, sus condiciones de compra. Esto genera una fuga de divisas, que desestabiliza económicamente al país, ya que su arca no está recibiendo ningún tipo de ingresos. Como es bien sabido, toda nación necesita tener un buen flujo de dinero interno, lo que conlleva a menos importaciones y más exportaciones.

 

 

Por esta razón, la producción de energía renovable posee tan marcada importancia. Y es que para nadie es un secreto que España posee recursos potenciales para transformarlos en energía de alta calidad. Muestra de ello son los balances de los años anteriores, que demuestran la productividad de esta medida de generación energética.

Lamentablemente, el gobierno ha detenido este procedimiento, lo que nos lleva a un notorio declive que se hizo eminente también en el año 2017, tras confirmar que las importaciones con respecto al 2016 se habían incrementado en un 20%, según la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos. Asimismo, el déficit energético está en números rojos, ya que se ha alzado en un 30,4% y la tendencia indica que continuará creciendo.

 

Posibilidades de cambio

Los cambios muchas veces generan ansiedad e incertidumbre en las personas, pero finalmente se llevan a cabo con el propósito de mejorar. El mismo caso aplica con la dependencia energética que actualmente sufre España con respecto al petróleo, gas y uranio que debe importar, dejando atrás todas las condiciones y recursos que posee, para disfrutar de otro tipo de energía como lo es la renovable.

Por ejemplo, en la temporada de verano se podría hacer uso del poder de radiación emanado por el sol para alimentar los aires acondicionados, que mayormente son encendidos en el momento que el astro rey genera una mayor intensidad de rayos. De esta manera, podríamos dejar la dependencia del gas natural, que en su modo de refrigerante enfría el aire y aparte es bastante contaminante.

Pese a la falta del aprovechamiento de los recursos, existe un logro bastante significativo en España. Hablamos de la creación de un Parque Eólico en la región de Lleida, con el que de cada tres kilovatios de energía podemos obtener un kilovatio limpio.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...