Ideas para tener un hogar más ecológico

Última actualización: 23.04.24

 

Aunque el proyecto de lograr que todos los hogares del mundo sean sustentables parece muy lejano, lo cierto es que se puede hacer mucho para vivir de una forma acorde con el planeta. Todo comienza con realizar algunos cambios sencillos y comprometerse con un estilo de vida más responsable.

 

Las organizaciones internacionales y dependencias de gobierno están desarrollando estrategias para frenar el deterioro ambiental y actuar en favor del medio ambiente. Sin embargo, todos tenemos la responsabilidad de cuidar el planeta y sumarnos a este esfuerzo, siendo responsables en adoptar un estilo de vida que dañe menos a nuestro entorno y demande menos recursos.

En las siguientes líneas te ofrecemos algunos consejos que pueden ser de gran ayuda si estás decidido a cuidar el medio ambiente desde la gestión de recursos de tu hogar.

 

Opta por el uso de energía proveniente de energías renovables

Una de las principales recomendaciones para lograr que un hogar sea más sustentable consiste en el uso de paneles de energía solar. Recordemos que no toda la energía que llega al hogar proviene de fuentes sustentables, por lo que al reducir el consumo de la red eléctrica tradicional y asegurarse de generarla a través de la energía del sol es una forma de ayudar al medio ambiente.

Aunque puede suponer una inversión inicial importante, a la larga, esto resulta muy conveniente. No solo puedes reducir tu factura de servicios energéticos, también  puedes alimentar la batería de un coche híbrido, climatizar el agua para bañarte, reducir el consumo de gas y proveer de energía a tus aparatos eléctricos, entre otras cosas.

Para cuidar tu inversión y evitar que los pájaros aniden debajo de los paneles, no olvides instalar un  peine antipájaros. Este accesorio alargará la vida útil de los paneles solares y no te costará mucho.

En caso de que no sea posible instalar paneles, porque las condiciones climáticas no son las ideales en tu zona geográfica, aún puedes evaluar el uso de aerogeneradores o sistemas de captación de energía geotérmica.

 

Aprovecha el agua de la lluvia

La reducción en el consumo de agua es otro aspecto que no se debe pasar por alto cuando queremos un hogar más sustentable. Por suerte, en muchos lugares las precipitaciones anuales son una manera fácil de hacerse con este invaluable recurso para aprovecharlo después en diferentes labores, como la limpieza del hogar, alimentar el tanque del inodoro o regar tus plantas.

Para que la calidad del agua captada sea óptima, existen sistemas de filtrado caseros que no implican una inversión demasiado elevada y son sencillos de implementar.

Los cambios mencionados hasta este momento pueden suponer algún tipo de inversión económica importante. No te preocupes, en las siguientes líneas trataremos aspectos de gran valor que tienen que ver más con el cambio de hábitos, lo cual es trascendente si queremos hacer una diferencia positiva para el planeta.

Incrementa tus áreas verdes

La calidad del aire se ha ido reduciendo drásticamente en las ciudades, por lo que incrementar la cantidad de vegetación en áreas urbanas es muy importante. Esto trae muchos beneficios, ya que no solo te incrementará los niveles de oxígeno de tu hogar, sino que también puede resultar bastante decorativo.

Además, colocar vegetación cerca de las ventanas puede contribuir a reducir la entrada de los rayos del sol en las horas de mayor calor, reduciendo el uso de aires acondicionados.

 

Reduce la generación de residuos

El uso de productos desechables es una de las principales fuentes de contaminación. Si semana a semana tienes que adquirir productos como bolsas resellables, vasos o platos que se utilizan una sola vez, plástico para almacenar vegetales o servilletas, entonces tienes una gran área de oportunidad.

Sustituye estos productos por otros que se puedan reutilizar. Las toallas de algodón con cera de abeja son ideales para almacenar alimentos y conservarlos frescos. Te ayudarán a cubrir restos de comida y son ideales para envolver el bocata para el cole. Además, basta con lavar estas toallas para que estén listas para usarse de nuevo.

Los cubiertos desechables déjalos para ocasiones muy puntuales y no los tengas como primera opción para comer fuera de casa. Si no tienes otra opción, asegúrate de adquirir aquellos que están elaborados con materiales que son amigables con el medio ambiente debido a que se degradan rápidamente.

Si eres aficionado a decorar tu hogar varias veces al año con motivos de estación, como Halloween, Navidad, etc., evita el consumo desmedido y procura reutilizar la mayor cantidad de artículos. Basta con un poco de creatividad para que puedas transformar tu hogar sin tener que adquirir demasiados accesorios que después tendrás que tirar.

 

Pon atención al consumo de agua y energía

Acciones como reducir el tiempo que pasamos bajo la ducha o captar el agua de la ducha para abastecer el inodoro son trascendentes cuando se desea ahorrar el vital líquido. Si te interesa este tema y quieres implementarlo con mayor profesionalismo, debes saber que existen sistemas de recogida y reutilización del agua que se están implementando en las viviendas con gran éxito.

Por otra parte, también se recomienda vigilar constantemente aspectos como desconectar los aparatos eléctricos cuando no se utilizan, apagar las luces y optar por el uso de iluminación LED. Se estima que las luces que se encienden pueden significar hasta el 20% del consumo de energía en un hogar, por lo que limitar su utilización a los momentos indispensables puede hacer una gran diferencia.

En el caso de la climatización de los hogares también se pueden seguir algunos consejos. Conviene comenzar por adquirir electrodomésticos de bajo consumo e implementar el uso de cortinas térmicas para evitar el intercambio de temperatura con el exterior. Así puedes reducir la cantidad de horas que tienes que mantener encendida tu chimenea de bioetanol o pellets. También se recomienda la instalación de aislamientos térmicos en las paredes o techos, que pueden ir desde el uso de telas, hasta el montaje de aisladores naturales como la madera o el corcho.

Estas son solo algunas de las muchas ideas que podrías tener en cuenta. Sé creativo. Evalúa con frecuencia aspectos de tu vida cotidiana y hábitos que puedes cambiar en beneficio del planeta. Te darás cuenta que aún queda mucho por hacer.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS