Hábitos para regular el consumo eléctrico en pleno verano

Última actualización: 09.12.19

 

En ocasiones, con la llegada del verano y las altas temperaturas, algunas personas se ven obligadas a quedarse dentro de las oficinas o casas por cuestiones de trabajo, por lo que no pueden disfrutar de la playa o el frescor de una montaña con libertad. En estos casos, se recurre principalmente al uso de un ventilador o algún sistema de aire acondicionado que permita soportar el calor.

Sin embargo, un uso indiscriminado de cualquier equipo eléctrico, sea cual sea, tendrá como resultado un aumento notable en la factura de la luz, por lo que deberemos hacer un uso consciente de nuestros equipos y electrodomésticos para poder mantener nuestro consumo eléctrico bajo. Por esto, debemos cambiar la mentalidad de derroche de energía que tenemos como sociedad, impuesta quizá por la naturalidad con la que toda la vida hemos percibido el funcionamiento de la electricidad, la cual tan sólo apretando un interruptor nos genera luz en la habitación.

El constante aumento en el precio de la tarifa de los servicios eléctricos coloca el tema económico como la principal razón para moderar el consumo eléctrico, ya que diversos estudios han demostrado que, tan sólo en España, el aumento en la factura eléctrica ha sido de un 70% desde el año 2008, además de que expertos en la materia advierten que el recibo de luz seguirá subiendo.

Por otro lado, existe la preocupación por el medio ambiente, por lo que, si te consideras una persona concienciada en la ecología, debes conocer muy bien que el cambio climático está muy unido al uso desmedido de los recursos energéticos. Esta preocupación ecológica se ha reforzado notablemente en los últimos años gracias al aumento de cooperativas formadas por consumidores, como Som Energía o GoiEner, entre otras, las cuales comercializan y emplean únicamente energía eléctrica enteramente renovable.

Para conseguir ahorrar satisfactoriamente, deberás cambiar algunos hábitos en el consumo de energía, ya que, sea por conciencia ecológica o por economía, es igualmente de importante conocer bien los conceptos referentes a la eficiencia energética y la sostenibilidad. Por esto, se recomienda cambiar los hábitos en todos los aspectos de la vida, comenzando por un uso consciente de la energía eléctrica en el hogar.

La factura de la luz supone un gasto anual bastante elevado, por lo que hay que prestar bastante atención en la manera cómo se reparte este gasto dentro de nuestro hogar. Para un hogar español, el gasto anual aproximado referente al consumo eléctrico puede llegar a los 900 euros, repartidos entre calefacción (47%), agua caliente servida (18,9%), iluminación (4,1%) y electrodomésticos en general (19,4%), entre otros.

 

 

A grandes rasgos, se puede notar que los electrodomésticos y, sobre todo, los sistemas de climatización representan una de las principales fuentes de gasto y consumo energético dentro de las viviendas. En tal sentido, vamos a obtener un notable aumento en nuestra factura eléctrica si contamos con un aislamiento deficiente de la habitación climatizada o si tenemos hábitos inadecuados.

Ya es hora de que tomemos cartas en el asunto y ajustemos nuestros hábitos para darle un mayor respiro a nuestro bolsillo y adecuemos nuestro hogar para disfrutar de un excelente clima tanto en invierno como en verano.

 

Cómo mejorar tus hábitos de consumo y no morir en el intento

 

Un buen aislamiento

En primer lugar, es importante saber que el aislamiento de la mayoría de los edificios es su punto débil, ya que gran parte de la energía se escapa por las ventanas y puertas. En contraste a esto, se encuentran las novedosas casas alemanas Passivhaus, las cuales son viviendas construidas realizando un estudio bioclimático previo, por lo que se logra conseguir un ahorro energético de al menos un 90%.

Una casa bien aislada consigue que en invierno la calefacción ajustada a 21 grados centígrados dé una sensación térmica de 23 a 24 grados centígrados, por lo que se puede conseguir un ahorro energético de por lo menos 50 euros anuales con unas medidas efectivas de aislamiento. Entre las principales recomendaciones se encuentra la instalación de un sistema con doble acristalamiento en las ventanas, las cuales son las causantes de una pérdida energética de un 30%.

Por otro lado, colocar burletes en los bordes de las puertas y ventanas ayuda a reducir la fuga de energía, consiguiendo un ahorro de 30 a 80 euros al año. Además, se recomienda cerrar las cortinas y persianas por la noche e, incluso, durante el día. Considera que las cortinas gruesas logran disminuir las fugas de calor y a su vez restan aproximadamente otros 30 euros en nuestra factura eléctrica.

 

 

Adquiere electrodomésticos más eficientes

Es muy importante tomar en cuenta que, entre los electrodomésticos que más tiempo están conectados en nuestro hogar, el refrigerador se lleva el premio gordo. Este electrodoméstico se encuentra encendido normalmente durante los 365 días del año y representa aproximadamente un 30% del recibo de la luz en su totalidad. Este es motivo suficiente para que, al momento de adquirir nuestro refrigerador, estemos muy atentos de la eficiencia energética que presenta.

Si buscas disminuir por todos los medios el consumo energético, es recomendable evitar accesorios como los dispensadores de hielo o agua en la puerta, ya que, aunque no lo parezca, estos accesorios incrementan el gasto de nuestra nevera en un 20% aproximadamente. Por esto, es muy importante tener en cuenta que una nevera con clasificación A+++ logra consumir hasta un 60% menos que una nevera de clasificación energética A.

 

Buenos hábitos al lavar y cocinar

Al momento de lavar con lavadora, lo más recomendable es utilizar agua fría, ya que aproximadamente el 90% de la energía se utiliza para calentar el agua, por lo que, un ciclo de lavado con agua a 90 grados centígrados consumirá cuatro veces más energía que un ciclo a 40 grados centígrados.

Por último, en cuanto al área de la cocina en general, podrás aplicar distintos trucos y recomendaciones que te ayudarán a mantener un consumo energético equilibrado, como por ejemplo, aprovechar del calor residual que queda en las cocinas eléctricas al apagarlas y terminar la cocción con la hornilla completamente apagada. Hay muchas recomendaciones que podemos poner en práctica desde ahora mismo, sin embargo, lo más importante es adoptar una conciencia de ahorro.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...