Estufas de pellets: funcionamiento, recomendaciones, uso del combustible y equipos destacados

Última actualización: 16.10.19

 

Las estufas de pellet son empleadas como un medio de calefacción eficaz, económico y sostenible, que te ayudará a calentar tu hogar de una forma rápida y sencilla durante el invierno. Su estética es agradable e incluso decorativa, destacando en dichas estructuras un funcionamiento completamente intuitivo. ¿Quieres saber más acerca de este tipo de estufas? A continuación, te presentamos detalles.

Se llaman estufas de pellets debido al combustible que requieren para realizar la radiación de calor respectiva. El pellet es un material orgánico que está compuesto por virutas, aserrín, ramas secas, entre otros. Su tamaño es bastante compacto y cilíndrico, siendo de fácil manipulación y almacenamiento, debido a que es comercializado en prácticos empaques con clasificación por kilos.

Con respecto a la estructura de dichos calefactores, es importante destacar su método de trabajo, que incorpora un ventilador interno encargado de mover el aire de la estancia, absorbiéndolo y devolviéndolo con un mayor nivel de temperatura. Este procedimiento es conocido como calentamiento por convección y se complementa con la transferencia calórica procedente de la quema del pellet, logrando en conjunto acelerar el proceso de calefacción de los distintos espacios de tu hogar.

Por otra parte, tenemos la presencia de un compartimento de fácil acceso en el que deberás depositar la cantidad de pellets indicada por el fabricante, según el modelo adquirido. Asimismo, destaca un pequeño panel de control con un indicador LED e interruptor de encendido – apagado, que deberás presionar para poner en marcha el proceso de incineración del combustible en la cámara de quemado.

Una particularidad de este tipo de estufas es que requieren de un pequeño consumo de energía eléctrica, por lo que deben ser conectadas a una toma de corriente alterna, mediante su respectivo cable de alimentación. De esta manera, podrás generar la chispa para iniciar el fuego sin hacer uso de pastillas de encendido o cerillos, así como también se llevará a cabo el proceso de liberación del pellet en el módulo de combustión cada cierto tiempo, mediante un mecanismo que trabaja de forma automatizada. En este sentido, no tendrás que preocuparte por estar monitoreando la llama, ya que debido a este sistema es posible mantenerla viva y disfrutar de un ambiente cálido por más tiempo.

Una vez iniciado el proceso de combustión, se comenzará a generar un volumen importante tanto de calor como de humo, que será dirigido hacia una salida trasera, dispuesta en el calefactor donde se encuentra el conducto de la chimenea.

 

 

Recomendaciones a tomar en consideración al instalar una estufa de pellet

Al adquirir una estufa de pellet (puedes encontrar varios modelos en esta lista), es importante tener en consideración algunas recomendaciones prácticas que nos permitan aprovechar al máximo su funcionamiento, respetando las reglamentaciones propias de los sistemas de calefacción.

Por ejemplo, la salida de humo correspondiente al área de la chimenea debe estar instalada de forma vertical y dicha pieza requiere de un mínimo de tres curvaturas, procurando siempre que éstas conserven un ángulo de 90º.

Como medida para mejorar la eficiencia en el rendimiento del aparato, necesitarás tomar algunas previsiones con respecto al tema de la condensación del humo generado después del proceso de combustión. Lo recomendable es que la chimenea haya sido elaborada en acero de tipo inoxidable, así como también que dicho material tenga un doble laminado y posea algún revestimiento que garantice un buen nivel de aislamiento. De la misma forma, es prudente el uso de una toma de aire e incorporar una pieza para la correcta liberación de la condensación, siendo el caso de una “T” con válvula removible y elaborada igualmente en acero.

 

¿Cómo calcular la cantidad de pellets que necesito usar?

Un aspecto bastante importante que debemos conocer es la cantidad de pellets que necesitaremos para mantener nuestro hogar cálido durante toda la noche o cualquier momento del día.

Realizar un cálculo preciso es un poco complicado, puesto que existen algunas variantes que pueden intervenir, como lo es en primer lugar la fuerza de trabajo con la que ha sido equipado el calefactor que poseemos. Recuerda que a mayor potencia, se incrementa el consumo de combustible. Asimismo, es necesario tomar en consideración si la regulación efectuada en la llama es alta o baja, y no puedes olvidar verificar la calidad del pallet, porque esta puede afectar el consumo, debido a que hay unos comprimidos que se incineran con mayor rapidez que otros.

Pese a estos factores, existe una manera de tener un aproximado de cuánto gastaremos. Vamos a tomar como referencia una estufa con una potencia de 9,5 kilovatios, que según lo especificado por los distintos fabricantes genera un consumo por cada hora de trabajo que puede distar entre los 800 gramos de pellet y 2 kilogramos. Si adquirimos en una tienda departamental una presentación con un contenido de 15 kilogramos, entonces nos puede rendir para un promedio de 7 a 15 horas. Claro está, esto será de acuerdo a la forma como realices la regulación automatizada de dicho carburante.

 

 

Hidroestufas o estufas canalizables: ¿cuál es la diferencia?

Al buscar en los catálogos de compra referentes a calefactores de pellet, encontrarás dos modelos bastante interesantes que llamarán tu atención, debido a su funcionalidad. Se trata de las hidroestufas y las estufas canalizables.

 

Hidroestufas

Estos equipos han sido provistos para cumplir con el funcionamiento habitual que estamos acostumbrados a obtener por parte de una estufa, pero además poseen la particularidad de ser capaces de calentar el agua y distribuirla consecutivamente a los radiadores dispuestos en tu hogar. Esto es posible gracias a que incorporan un mecanismo intercambiador, responsable de llevar a cabo este proceso.

 

Estufas canalizables

Si deseas mantener caliente más de una estancia de tu hogar con una misma estufa, definitivamente los equipos canalizables son la mejor alternativa para ti. Su diseño incorpora un máximo de tres conductos de salida canalizada, para distribuir el flujo de calor en las habitaciones cercanas a donde está instalado el aparato.

Esta es una buena alternativa para crear una atmósfera confortable durante el invierno en gran parte de la casa, pero tendrás que tomar en consideración que la puesta en marcha de este proceso de recirculación disminuye notoriamente la intensidad del calor generado. Recuerda que finalmente es un tipo de calefacción por radiación y convección del aire existente en la sala principal.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...