¿Es realmente la humedad una de las principales causas de alergias en niños y adultos?

Última actualización: 16.10.19

 

Un nivel excesivo de humedad en el interior de nuestro hogar o sitio de trabajo puede llegar a ser bastante perjudicial para nuestra salud, generando una serie de alergias a nivel respiratorio. No obstante, es importante que sepas que no podemos eliminar por completo la humedad, ya que de ser así el aire estaría seco y también produciría algunas consecuencias en nuestro cuerpo, como lo es la resequedad de la piel, fosas nasales y de los lagrimales.

Lo recomendado es alcanzar una humedad no menor al 40% y que no exceda el 70%. Ten presente que si sobrepasas este porcentaje, entonces la humedad comenzará a apoderarse de las paredes, mobiliario y prendas textiles, así como también creará una atmosfera fría con un olor bastante molesto. Lo realmente malo de esta situación es la aparición de manchas de moho, en donde se desarrollan hongos, bacterias y ácaros, agentes que contaminan el aire que respiramos a diario, causando alergias.

Los estudios estadísticos realizados por miembros de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, conocida también por las siglas SEAIC, indican que el polen es uno de los principales causantes de las alergias sufridas por la población, tanto adulta como infantil, seguida por las alergias a causa de los ácaros y, en último lugar, están las generadas por los hongos.

 

Consecuencias de las alergias por ácaros y hongos

Una alergia, por ligera que sea, tiene que evaluarse, ya que podría crear ciertas limitaciones a nuestro estado de salud. Por ello, conviene tratar estas patologías lo más temprano posible. De esta manera, podrías controlarlas para que no se desarrollen completamente, evitando otro tipo de afecciones respiratorias.

Existen dos agentes causantes de alergias bastante comunes, como lo son los hongos y los ácaros. Decimos comunes porque se desarrollan por excesivos niveles de humedad en espacios cerrados, que actualmente es una problemática que aqueja a millones de personas en sus hogares, pero no por ello quiere decir que sean inofensivos.

 

 

Ten en consideración que estos microorganismos quedan suspendidos en el aire y entran directamente por nuestras fosas nasales. Al alojarse estos agentes dentro de tu sistema respiratorio, causan la conocida rinitis, que ocasiona dificultades para respirar, irritación en las fosas nasales e incluso un fuerte deterioro a nivel pulmonar. ¿Estos síntomas te parecen conocidos?

Ciertamente, son similares a los presentados por las personas que padecen de asma, pero en el caso de la rinitis son mucho más constantes e intensos. De hecho, esta patología en una etapa avanzada puede influir al momento de conciliar el sueño, disminuir el rendimiento del niño o joven en sus estudios y del adulto en el área laboral, así como también alterar nuestras rutinas sociales.

 

¿Cómo evitar la aparición excesiva de humedad en nuestro hogar?

Como ya comentamos, la humedad es necesaria en cualquier espacio, siempre y cuando no sea excesiva. Si se desea controlar la humedad para evitar la aparición de agentes alérgicos, se pueden seguir estos sencillos pasos:

  • Utiliza un dispositivo de medición para la humedad en tu hogar o sitio de trabajo. Así podrás conocer si el porcentaje se encuentra entre el rango recomendado por los expertos, que es del 40 al 70%.
  • La ventilación de los espacios es de gran importancia, por lo que deberás abrir las puertas y ventanas diariamente, por un lapso mínimo de dos horas. Esto ayudará a disminuir las posibilidades de retener humedad.
  • Es necesario que mantengas una separación entre el mobiliario y las paredes, lo que permitirá al flujo de aire entrante del exterior moverse entre ellos.
  • Igualmente sucede con las gavetas o armarios de tu habitación, que requieren ser ventilados aunque sea una vez a la semana. Otra opción es la incorporación de conductos centralizados de ventilación, pero requieren de gran cuidado con respecto al mantenimiento de los filtros.
  • La sala de baño es un sitio donde la humedad es común. Sin embargo, puedes contrarrestar esta situación instalando un extractor para evacuar todo el aire húmedo acumulado, deshaciéndote incluso de los malos olores en esta área.
  • Al lavar las prendas de vestir, debes procurar en lo posible no tenderlas en el interior de la casa, ya que generan una gran cantidad de humedad. Trata de ser cuidadoso en este aspecto, utilizando la máquina de secado o coloca los textiles en exteriores como el patio trasero o la terraza.
  • Finalmente, siempre vas a tener la alternativa tecnológica como lo son los deshumidificadores (aquí puedes encontrar una lista de modelos). Estos dispositivos son compactos y portátiles, por lo que podrás utilizarlos en cualquier estancia de tu hogar. Además, poseen gran eficiencia al momento de absorber la humedad, purificando el aire gracias a sus filtros y bajando unos grados la temperatura.

 

 

¿Cómo combatir los hongos y los ácaros?

Ya te contamos cómo controlar la humedad para evitar la proliferación de hongos y ácaros, pero es posible que estos microorganismos hagan vida en tu hogar tras eliminar el exceso de humedad. Así que necesitarás poner manos a la obra para eliminarlos. El secreto para deshacerte de estos agentes infecciosos es muy sencillo: sólo deberás mantener una correcta higiene de todos los espacios.

  • Comienza saneando cualquier tipo de filtración presente en el techo o paredes para erradicar así los hongos.
  • Utiliza líquidos desinfectantes especiales para los azulejos del baño, frota con un cepillo, enjuaga con abundante agua y trata de mantener dicho espacio lo más seco posible.
  • De igual forma, sé meticuloso con la limpieza del lavamanos, el retrete y la cortina o puerta corrediza del baño, que son espacios propensos a desarrollar hongos.
  • Si tienes en casa un humidificador, deshumidificador, aire acondicionado, ventilador o cualquier otro equipo de este tipo, necesitarás ser consecuente con su mantenimiento. Recuerda que algunos de ellos poseen reservorios de agua que generan moho si no se enjuagan cuidadosamente, así como también los filtros son un área donde encontrarás ácaros de polvo y por ello hay que lavarlos o cambiarlos con frecuencia.
  • Limpia semanalmente el polvo acumulado en las estancias, aspira las alfombras, cortinas y mobiliario con recubrimiento textil, cambia con frecuencia las sábanas y cobertor de tu cama. Al lavar este tipo de textiles, emplea un ciclo con temperatura de 60° para matar los ácaros.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...