¿Es dañino para la salud dormir con un ventilador encendido?

Última actualización: 16.10.19

 

Es muy frecuente, sobre todo en los días de intenso calor, tener que dormir con el ventilador encendido. Pero, ¿en realidad es bueno o malo? Un gran número de personas coinciden en que dormir con un ventilador encendido es perjudicial para nuestra salud, por lo tanto, deberemos tener mucho cuidado al utilizar uno durante la noche, sobre todo, si sufres de alergias o asma.

A medida que transcurre el día, el calor se siente más intenso durante las noches de verano, por lo que la necesaria y natural acción de dormir se vuelve cada vez más incómoda. Muchos usuarios optan por adquirir algún sistema de climatización para poder sentirse más cómodos y frescos para conciliar el sueño, entre los que destaca el ventilador por ser la alternativa más económica que ofrece el mercado.

Sin embargo, el doctor Fernando Donaires, médico especialista en infectología, asegura que el hecho de dormir con un ventilador encendido y dirigido al cuerpo puede ser un grave error, ya que el flujo de aire frío que genera este aparato es casi tan dañino como dormir con un aire acondicionado, al resecar a niveles peligrosos nuestras mucosas, a la vez que ayuda al polvo y los gérmenes a entrar en nuestro organismo, a través de las vías respiratorias.

Estudios han demostrado que el aire frío hace que la humedad y el moco de la nariz se sequen, por lo que se pierde una de las principales barreras que nos protege del polvo y otro tipo de partículas, abriendo el camino para que entren a nuestro organismo con mucha más facilidad. Este es el motivo por el que cada vez son más las personas propensas a desarrollar bronquitis.

Además, las personas que sufren de rinitis, sinusitis o asma se verán doblemente afectadas. Por otro lado, hay que considerar que el aire frío reseca notablemente la piel y, en el caso de los ojos, este es el motivo por el que esto llegan a ser irritados y rojos. Y, a nivel muscular, el frío directo al cuerpo produce dolores musculares o calambres.

 

 

Uno de los principales motivos por el que los ventiladores son causantes de enfermedades respiratorias es porque los ventiladores acumulan grandes cantidades de partículas de polvo en las aspas, las cuales salen desprendidas al ambiente cuando se enciende el ventilador.

Es importante que tengas en cuenta que, si el uso de un ventilador durante la noche te afecta la salud de manera notable, tendrás que considerar algunas alternativas para mantenerte fresco sin tener que utilizar un sistema de climatización.

 

Alternativas al ventilador para dormir fresco en pleno verano

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente el 20% de la población presenta una gran dificultad para conciliar el sueño, dificultándose aún más en verano, cuando el gran nivel de calor no permite pegar un ojo. Para que puedas dormir fresco y cómodo durante las noches de verano, es necesario que sigas algunos consejos y pequeños trucos que muchas veces conviene recordar cada cierto tiempo para no olvidar aplicarlos.

Uno de los principales consejos que la mayoría de los usuarios recomienda tomar en cuenta para conseguir descansar cómodamente durante la noche es mojar una sábana y colgarla en la ventana. Esto refrescará rápidamente el ambiente de la habitación y la dotará de un pequeño nivel de humedad, por lo que el aire que respirarás será más fresco y agradable.

Por otro lado, algunas personas optan por enfriar la ropa de cama de alguna manera como solución a los calores nocturnos, recomendando colocar dentro de las fundas de la almohada algún acumulador de frío. Incluso, algunos usuarios aseguran que meter las sábanas durante unos minutos dentro del congelador ayudará a mantenerlas frescas el tiempo suficiente para coger sueño y caer dormido, el cual ronda los 15 y 20 minutos.

De modo similar, es muy importante mantener la casa lo más fresca posible para poder dormir cómodamente cuando llega la noche, por lo que se recomienda dejar las ventanas de tu casa abiertas durante las primeras horas de la madrugada. Luego, cierra las ventanas mientras haya sol, procurando dejar la habitación en penumbra durante esas horas y, por último, vuelve a abrir las ventanas al final de la tarde, cuando ya esté anocheciendo y es más fresco.

 

 

Es muy importante alimentarse de manera adecuada para poder dormir bien, así que cuida estar bien hidratado y comer de forma equilibrada durante todo el día y por la noche procura comer algo ligero, como por ejemplo, un vaso de yogurt, una taza de fruta o un plato de gazpacho. Además, los alimentos se deben tomar con un par de horas de antes de ir a dormir, ya que el proceso de la digestión es muy lento, pesado y que eleva el calor corporal.

Muchos otros usuarios recomiendan utilizar sábanas de algodón y también cambiarlas a menudo, ya que el algodón es una de las mejores fibras para emplear como ropa de cama. Este tejido permite la transpiración, sin embargo, se recomienda que sea de calidad porque de lo contrario la tela será muy pesada, acalorada y muy rígida, por lo que dificultará el descanso. Además, se recomienda evitar cualquier fibra sintética, como el poliéster, al resultar más áspera y no transpirar bien.

Hay quienes les gusta dormir a nivel del suelo tras haber entendido que el aire caliente, por ser menos denso que el aire frío, tiende a elevarse. Por esto, muchos usuarios deciden colocar el colchón al ras del suelo para dormir un poco más frescos, evitando las alfombras, ya que aumentan el nivel de calor.

Y, por último, el uso de ropa holgada para dormir es muy importante porque te ayudará a dormir mucho mejor. Por lo tanto, las pijamas o camisones que vayas a utilizar deberán ser de alguna tela suave, como por ejemplo de algodón porque te permite transpirar. Además, si el calor es excesivo, algunos médicos recomiendan dormir sin ropa.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...