En alerta amarilla se encuentra Bogotá por contaminación atmosférica

Última actualización: 15.12.19

 

La contaminación del aire es una problemática mundial, que causa anualmente un alarmante número de decesos prematuros. Esto se debe a que el aire que las personas inhalan está saturado de agentes tóxicos, que paulatinamente causan distintas afecciones en el sistema respiratorio como lo son las alergias, asma, pulmonía, bronquitis, entre otras.

Asimismo, la acumulación de las nanopartículas procedentes de la combustión vehicular son las responsables de la generación de patologías degenerativas como el cáncer, mal de Parkinson y Alzheimer.

Como puedes darte cuenta, la baja calidad del aire que respiramos puede acarrear consigo un sin número de consecuencias negativas, por lo que son muchos los países que con ayuda de las principales organizaciones ambientalistas han iniciado campañas de concientización para alertar a los habitantes.

De igual manera, destaca la creación de leyes por parte del estado a favor del uso de energía limpia, renovable y sostenible, disminuyendo la implementación de carburantes de origen fósil que tanto daño le hacen al medio ambiente.

 

Polución atmosférica a nivel mundial

La polución atmosférica es un mal al que ningún país ha logrado escapar, según el informe presentado a finales del primer trimestre de este año 2019, por las organizaciones Greenpeace y AirVisual. Estos entes tienen a su cargo la tarea de revisar periódicamente los índices de contaminación presentes en el aire a nivel mundial. En este sentido, podemos mencionar a países con una problemática bastante marcada como lo es la India, Mongolia, Pakistán, Kuwait, Afganistán Bangladés, entre otros.

Por otra parte, tenemos el ranking de las capitales mayormente afectadas en Latinoamérica, que posiciona a Santiago de Chile en el peldaño número 20, siendo una de las más afectados. Asimismo, destaca en el lugar 30 de dicho listado a la Ciudad de México y en la posición 44 tenemos a Bogotá.

 

 

Alertas de contaminación atmosférica en Bogotá y Medellín

La medición de la calidad del aire que respiramos se lleva a cabo mediante un sistema de tablas con códigos de colores, en el que el azul claro y el verde corresponden a unas condición favorable y moderada respectivamente, por lo que sólo ameritan prevención. Mientras tanto, el amarillo nos indica que el nivel de contaminación es “regular” y el naranja nos alerta que las cosas marchan mal. También, tenemos la alerta roja que es bastante peligrosa, ya que demuestra la presencia de un gran volumen de partículas tóxicas. Finalmente, la alerta morada nos remite a una emergencia en el país o región debido a la peligrosidad de la concentración de polución.

En dichos sistemas se encuentran detallados algunos tipos de agentes contaminantes como PM10, PM2.5, SO2, NO2, O3 y CO, así como también el máximo de microgramos permitidos para cada metro cúbico y su respectivo tiempo de exposición.

Es importante destacar que esta tabla es una herramienta de gran importancia que los entes gubernamentales, en conjunto con las organizaciones de protección ambiental, emplean para conocer el porcentaje de contaminación de cada región del país. De esta manera, pueden crearse medidas preventivas. Pero, ¿Qué ocurre si la información de este instrumento de medición esta desactualizado? ¿Cuáles serían las consecuencias para la población?

En respuesta a estas interrogantes podemos mencionar la situación que actualmente están viviendo Bogotá y Medellín. Sin embargo, la capital colombiana se ha visto mucho más afectada, ya que continúa rigiéndose por las tablas de Índice Bogotano de Calidad del Aire, también conocidas por las siglas IBOCA. Esto a pesar de la resolución 2254 con fecha de 2017 generada por el Ministerio de Medio Ambiente.

Se trata de un descuido que está generando una problemática bastante seria, ya que según el decreto vigente, los habitantes se encuentran expuestos a una contaminación de tipo amarilla, mientras que al revisar la tabla IBOCA tan sólo están experimentando un índice preventivo que varía entre azul y verde.

 

Principales focos contaminantes en Colombia

La contaminación es uno de los mayores males que aquejan a este siglo. En el caso del aire, se ha convertido en todo un desafío el poder controlar los focos generadores de partículas o nano partículas tóxicas que se encuentran suspendidas en él y que a su vez, son inhaladas por los seres vivos. Estos agentes contaminantes provienen del uso de carburantes fósiles en los medios de transporte terrestre, aéreo y marítimo.

Asimismo, las instalaciones de calefacción doméstica e industrial empleadas durante la temporada fría del año son responsables de gran parte de la polución a la que diariamente estamos expuestos. De hecho, según datos estadísticos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se han registrado alrededor de ocho millones de decesos anuales a nivel global. Esto se debe a que de cada 10 personas existentes en el planeta, nueve de ellas respiran aire contaminado a diferente escala.

 

 

Si hacemos referencia específica en Colombia, tenemos que su principal medio de contaminación en un 80% corresponde al vehicular, siendo el caso de las motocicletas, coches particulares, taxis y volquetes de carga pesada. Actualmente, se suma a ello un total de 13 millones de coches, de los que al menos el 5% trabaja con diésel. Hablamos entonces de 200.000 coches que actualmente continúan siendo conducidos a pesar de tener más de 20 años.

Por su parte, el otro 20% de contaminación pertenece al sector minero e industrial, así como también es producto de los incendios forestales y de la combustión procedente de las chimeneas.

 

¿Cómo mejorar esta situación?

Los altos índices de contaminación que están experimentando tanto Bogotá como Medellín son una problemática seria, que el gobierno no puede dejar pasar desapercibida. Es necesario la creación de proyecciones a un corto plazo con respecto al cese definitivo de los combustibles fósiles y en su lugar, implementar los biocombustibles, logrando así descontaminar progresivamente el aire.

Asimismo, es importante informar a las personas, ya que en ciudades como Apartadó, Barrancabermeja, Buenaventura, Cúcuta, Florencia, Girón, Sincelejo, Tuluá y Tunja, no tienen idea acerca de la calidad del aire que respiran y sus consecuencias para la salud.

Lo importante es que estos proyectos, que son de carácter obligatorio para cualquier gobierno, no se queden únicamente plasmados sobre el papel, sino que sean puestos en marcha para la pronta obtención de resultados positivos.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...