Elige el purificador de agua ideal para tu hogar

Última actualización: 13.11.19

 

En la actualidad existe una mayor preocupación por el agua que consumimos a diario, esto es normal, porque a medida que fueron creciendo los urbanismos en las pequeñas y grandes ciudades observamos los cambios físicos que ha tenido el agua durante el consumo y utilización de este líquido.

Esta situación se produce porque, mayormente, el agua que sale del grifo viene de manera directa de los pozos, los cuales no fueron tratados con rigurosidad. Esto no solo afecta a la salud de las familias, sino que también puede causar desgastes en las griferias, canillas y otros muebles que tienen contacto directo con el agua.

Los pozos normalmente contienen aguas calcáreas o aguas duras, este nombre se usa por los niveles elevados de minerales como el magnesio y el calcio, estos más otros sedimentos pueden enmohecer griferías, así como fregaderos e inodoros y obstruir tuberías. Además, durante su utilización en el lavado de ropas y vajillas pueden perder su textura o su brillo.

 

Identifica el agua dura

Es importante conocer el tipo de agua que llega a tu hogar, debes estar atento ya que solo con observar notarás si el agua tiene un alto contenido de sales minerales. Por lo general, esta tiene un aspecto un poco turbio y su olor y sabor no son del todo agradables, además está irrita la piel y opaca el cabello, también lo puedes ver en los envases o lavadoras donde guardes el agua, pues ésta provoca pequeñas o grandes incrustaciones tanto en las tuberías como en las superficies de dichos artefactos.

Por otra parte, también se puede observar la dureza del agua cuando está en contacto con detergentes o jabones, ya que mientras más dura sea, menos posibilidad de formar espuma tiene.

No es de extrañar que estas aguas no son del todo aptas para el consumo del ser humano, por ello actualmente los purificadores han adquirido mucho auge, pues son más las personas que optan por usar estos aparatos.

Muchos especialistas en el mercado de los purificadores afirma que el uso de estos aparatos no significa solo tener agua de calidad para el consumo, sino a tener agua apropiada en la piscina o la bañera; así como cuidar las tuberías y electrodomésticos de tu hogar.  

Por esta razón es de gran relevancia tener purificadores, así que si aún no tienes te te invitamos a seguir leyendo para que conozcas sobre los tipos de purificadores que puedes utilizar en tu hogar.

 

 

Tipos de purificadores

En el mercado podemos conseguir diversos purificadores, cada uno con cualidades y funciones específicas que son útiles para asear el agua de residuos y minerales presentes en el líquido, a continuación os mostraremos los purificadores más comunes que se ajustan a vuestras necesidades.

Purificadores de agua: Este aparato puede eliminar de manera mecánica o eléctrica todos los residuos y químicos perjudiciales para la salud, esto a través de distintos filtros que contiene en su interior, evitando el paso de polvos, cloro y contaminantes orgánicos presentes, dando como resultado agua limpia y más segura.

Estos purificadores a largo plazo suelen ser económicos, ya que evitarán la compra de agua embotellada. Además, su colocación es muy sencilla, puedes colocarlo de manera directa en el grifo o en algunas ocasiones vienen con grifos propios, si solo lo quieres utilizar para el consumo directo como beber, lavar y cocinar alimentos. Sin embargo, también se consiguen de tamaños considerables y más sofisticados, estos son para colocarlos en la toma principal del agua  y tendrás agua potable en todo tu hogar.

Actualmente, se han incorporado a los purificadores nuevas tecnologías como el display digital que poseen sensores y mediante estos se puede medir la cantidad de litros que has usado o que usarás, así como saber cuándo es recomendable reemplazar el núcleo y los componentes del aparato, puesto que este necesita mantenimiento, por lo menos cada seis meses y cambiar sus filtros cada 3 años para asegurar su buen funcionamiento, dependiendo del equipo y la marca.

 

Descalcificador de agua: También conocido como suavizador o ablandador de agua, purifica la composición química del líquido. El funcionamiento de este equipo depende de la resina en su interior que realiza cambios iónicos dentro de su núcleo.

En líneas generales, el descalcificador elimina el exceso de calcio y sales de magnesio presentes en el agua. Durante dicho proceso elimina elementos contaminantes, tales como el nitrato, exceso de sales, cloro, entre otros, cumpliendo así su función principal de suavizar y descalcificar el agua.

Con esto se evitará el sarro, alargando la vida y uso de tuberías y grifos, al mismo tiempo que cuidará de tu salud y la de tu familia.

Generalmente, la instalación de este equipo se realiza en el acceso principal de agua a la vivienda, así que suelen ser de gran tamaño en consideración con los purificadores. Su tamaño puede variar entre 1 metro de alto y 50 cm de ancho, por eso se recomienda colocarlos en un lugar donde esté resguardado o bajo techo en el exterior de la casa.

 

 

Equipos de ósmosis inversa: Esta tecnología utilizada para desalinizar el agua del mar en grandes cantidades también se puede encontrar en presentaciones para uso doméstico, siendo más pequeñas y fáciles de instalar.

Muchas personas recomiendan colocarlo por debajo de la encimera de la cocina. En cuanto a su funcionamiento, la purificación se realizar a través del filtrado del agua las membranas semipermeables, esto por medio de presión osmótica. Además, su amplia acción elimina microorganismos, bacterias y otros elementos presentes en el agua.

Este producto puedes adquirirlo en diferentes presentaciones y con otras tecnologías como luces ultravioleta para eliminar las bacterias, también con prefiltros de carbón activo. Igualmente podemos encontrar estos productos con un sistema display digital incluido, siendo un equipo más compacto que puede almacenar un poco más de 9 litros, pero algunos pueden contener hasta 12 litros de agua e incluir grifería.

El cuidado es sencillo, es recomendable que las membranas sean cambiadas cada 3 a 5 años, y los filtros cada año para conservar el equipo, aunque puede ser un poco caro, la salud de tu familia es primordial, y resulta una buena inversión a largo plazo.

(En este enlace puedes encontrar algunas opciones de compra)

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...