El efecto de los aires acondicionados sobre el calentamiento global

Última actualización: 16.10.19

 

Estamos encerrados frente a un círculo vicioso constante que nos obliga, mientras más calor hace, a instalar y utilizar más sistemas de refrigeración en nuestras viviendas y lugares de trabajo, los cuales a su vez aumentan aún más el calor reinante en la ciudad, contribuyendo de forma constante en el aumento de la temperatura, dando la impresión de no tener final. Además, se asegura que se instalarán millones de nuevos aires acondicionados en las próximas décadas a lo largo de todo el mundo, sobre todo en aquellos países emergentes en donde antes no se podía acceder a estos productos con tanta facilidad, a diferencia de China o la India, en donde tener instalado un sistema de refrigeración se ha vuelto una necesidad básica.

Según un completo informe publicado por la Agencia Internacional de Energía (AIE), entre el 2016 y 2050 se duplicarán las emisiones de dióxido de carbono liberadas directamente por los aires acondicionados que es de aproximadamente 1.000 millones de toneladas por año, sobre todo si seguimos con la misma tendencia de consumo desmedido y desproporcionado. Básicamente, estos aparatos emiten gases de efecto invernadero que elevan la temperatura a niveles dañinos, a la vez que consumen una gran cantidad de electricidad, la misma que es generada por plantas de gas o carbón. El informe asegura que estas plantas de carbón y gas natural liberan emisiones de gases de efecto invernadero que se duplicarán de 1.250 millones de toneladas en el año 2016 hasta 2.280 millones de toneladas para el año 2050, por lo que la demanda de aires acondicionados se elevará todavía más gracias al calentamiento global causado por estas emisiones.

Sin embargo, existe otro efecto de calentamiento que es atribuido a los aires acondicionados que es mucho más directo y es que cada aparato libera hacia la calle el calor que se genera cuando se enfría el interior de una vivienda u oficina, calentando las ciudades gradualmente. Esto es confirmado por un estudio realizado en el año 2014, en donde gracias a una serie de mediciones se determinó que hay un aumento de un grado centígrado en el centro de las ciudades que más emplean sistemas de refrigeración. Estas olas de calor también traen como consecuencia un mayor uso de aires acondicionados, los cuales son dependientes de las centrales de energía fósil, las cuales degradan la calidad del aire y la salud pública, ya que llenan el ambiente de partículas del aire dañinas producidas por el consumo de combustibles fósiles. Esto se corrobora en el artículo publicado por la revista Public Library of Science Medicine, en donde un equipo de investigadores pronosticó que en el este de los Estados Unidos ocurrirán aproximadamente 1.000 muertes por año únicamente a causa de los elevados niveles de aire contaminado expulsado.

 

 

Es lógico que a medida que la riqueza de un hogar aumente, las familias adquieran todo tipo de electrodomésticos que generan calor, lo que de por sí aumenta el calor dentro de un hogar. Gracias al rápido desarrollo económico en países como Brasil, Tailandia e Indonesia, y al creciente poder adquisitivo de las familias trabajadoras de clase media, los aires acondicionados están entre las primeras compras que realizan los habitantes de esos calurosos países. Por otro lado, informes realizados por la AIE han afirmado que para el año 2016 existían unos 1.600 millones de aires acondicionados instalados en todo el mundo, de los cuales aproximadamente 800 millones entre los Estados Unidos y China. Adicionalmente, el informe asegura que cada año se venden 135 millones de aires acondicionados, triplicando las ventas que se percibían en 1990, en donde sólo en China se vendieron más de 53 millones en el 2016, por lo que es el principal consumidor de aires acondicionados del mundo. Conociendo esto, no es de extrañar el alto nivel de contaminación que desgraciadamente impera en algunas regiones de ese país.

Por supuesto que se han tratado de buscar soluciones y en el informe realizado por la AIE la prioridad se debe enfocar en fortalecer las normas referentes a los aires acondicionados, obligando a los fabricantes utilizar tecnologías cada vez más eficientes desde el punto de vista energético, pero esto trae como consecuencia el aumento del precio de estos electrodomésticos, por lo que no asombra que los consumidores y usuarios sigan eligiendo las alternativas más económicas y, por consiguiente, de mayor consumo y menos eficiencia energética.

 

 

Entre otras soluciones ofrecidas por dicho informe, se recomienda y fomenta el uso de la energía solar, la cual consigue acumular fácilmente la cantidad de energía correspondiente al máximo de consumo que generan los aires acondicionados, por lo que podrás conectar sin problema un sistema de refrigeración, de manera que se promueve el uso de las placas solares para disminuir el consumo de energía eléctrica tradicional. Otra solución viable y que requiere de un gasto mínimo en comparación al precio de los aires acondicionados y su mantenimiento es mejorar el aislamiento de las paredes y entradas de aire como puertas y ventanas de las construcciones, de forma que logren mantener una atmósfera más agradable con un menor consumo energético. En el este de los Estados Unidos, los edificios consumen más del 60% de la demanda total de energía, por lo que es claro que los sistemas de refrigeración son un componente importante en la demanda eléctrica.

Hay que aceptar que el cambio climático ha llegado y nos está afectando realmente, por lo que tendremos que adaptarnos a él y trabajar en conjunto para evitar seguir alterando el clima del planeta, ya que está claro que la forma en que usamos la energía afectará directamente el nivel de contaminación del aire mientras que siga en aumento la temperatura. Otros estudios con planteamientos que buscan la solución subrayan la necesidad de cambiar la fuente de energía a una más sostenible como la energía solar y eólica, así como fabricar mejores aires acondicionados y más eficientes o, dicho en otras palabras, que ahorren más energía. Antes de que sea demasiado tarde, debemos tomar conciencia de la gran necesidad de “pasarnos” a la energía limpia, de manera que podamos controlar hasta cierto punto el cambio climático y la progresiva contaminación de aire.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...