El descuido que le puede costar su reputación a Google

Última actualización: 20.07.19

 

Antes de concretar la compra de un dispositivo electrónico de cualquier tipo, lo acostumbrado por los usuarios es realizar una previa revisión acerca de sus principales características. Esta es una manera de conocer un poco el equipo y saber si realmente se ajusta a nuestras necesidades de uso, ya que de lo contrario estaríamos efectuando una compra a ciegas. Y definitivamente, eso no le conviene a nadie.

De hecho, hay personas que no se conforman con tan sólo hacer un reconocimiento de las especificaciones técnicas del equipo y optan por ahondar más en el tema. Así que buscan la opinión de los principales portales de compra especializados, las experiencias de uso de los compradores e incluso toman el posicionamiento de la casa fabricante como un contundente indicador de calidad.

Este proceso puede llevarnos algo de tiempo, pero es lo menos que podemos hacer antes de realizar una inversión de cualquier magnitud. Finalmente, es completamente natural asegurarnos de que estamos llevando un producto con altos estándares de eficacia en lo que respecta al cumplimiento de su funcionamiento.

Todo esto te lo comentamos para hacer referencia a un caso que ha conmocionado a muchos usuarios durante el presente año 2019. Se trata de la controversia que gira en torno al micrófono integrado en el dispositivo Nest Guard, que por un descuido, no fue nombrado entre las especificaciones del producto.

 

Característica oculta del Nest Guard de Google

A inicios del 2017 la conocida multinacional Google lanzó al mercado estadounidense el Nest Guard, que no es más que un pequeño sistema de seguridad de uso doméstico que opera de forma remota o por medio de un ergonómico teclado incorporado en la parte superior de la estructura. Este equipo ha sido dotado con un sensor que se activa con el movimiento, sistema de alarma y una atractiva apariencia minimalista que ha sido del agrado de todos.

 

 

Como era de esperarse el dispositivo obtuvo gran popularidad debido a su desempeño, pero fue a inicio del 2019 cuando salió a la luz una característica oculta del aparato que desconcertó a muchos. Y es que Google durante un lapso de dos años había obviado mencionar el hecho de que el Nest Guard tenía integrado un micrófono.

Esta noticia la hizo saber la empresa Google tras un comunicado en el que les informa a los usuarios del dispositivo que a partir del segundo mes del 2019 podrán disfrutar de una actualización en el software, que les permitirá activar el conocido asistente de voz “Google Assistant”.

 

El grave descuido que pone en tela de juicio la reputación de Google

Cuando adquirimos un producto y lo desempacamos comenzamos a revisarlo, con el fin de comprobar que las especificaciones indicadas por el fabricante sean las correctas. De hecho, en ocasiones podemos encontrar pequeños fallos con respecto a las dimensiones, peso o potencia de funcionamiento, pero finalmente son aspectos que detectamos al instante y por ende, son solucionables. Pero ¿qué pasa cuando el fallo en el producto es imperceptible y lo descubrimos un par de años después? ¿Cuál es nuestra reacción? ¿Qué debemos hacer?

Estas seguramente son algunas de las interrogantes que se plantearon quienes adquirieron el dispositivo Nest Guard, tras descubrir que el aparato incorporaba un micrófono que nunca fue detallado en las especificaciones.

Como era de suponer, las reacciones en la red social twitter no se hicieron esperar. Y es que muchos de los compradores estaban indignados debido a que Google ocultase dicha información, pues según algunos de ellos esto podría significar una violación a su intimidad. ¿Con qué propósito? ¿Mercadotecnia? Los usuarios no descartan la posibilidad de que haya sido una manera de estudiar a la muestra poblacional que adquirió el equipo. Claro está, esta hipótesis sería posible sólo en caso de que el micrófono incorporado hubiese estado en un modo activo, siendo capaz de tomar registro de las ondas sonoras emitidas en el entorno.

Si algo es cierto es que la credibilidad de Google está en tela de juicio a raíz de este grave descuido. Muestra de ello, fueron las críticas recibidas por algunos medios informativos, analistas y organizaciones que luchan a favor de los derechos de la privacidad a nivel mundial.

 

 

Lo que opinan los expertos

Después del anuncio de Google referente a la actualización del software para el micrófono del Nest Guard, el primer medio en activar las luces de alerta acerca de que nunca se había hecho referencia a la existencia de este componente en el aparato fue Busines Insider.

Inmediatamente, los voceros de Google respondieron al ataque de preguntas y conjeturas expuestas por el medio, diciéndoles que todo había sido un descuido por parte de ellos al no detallar el micrófono entre los atributos del dispositivo. Asimismo, aseguraron que los equipos fueron puestos a la venta con el micrófono inactivo y que la forma de disfrutar de su funcionamiento es mediante una opción a la que únicamente tiene acceso el usuario.

Por su parte, el editor del conocido blog de tecnología “Pixel Envy”, Nick Heer, no escondió su descontento e incluso latente temor con respecto a este tipo de aparatos inteligentes, que pueden ser usados con fines de espionaje. En el mismo orden de ideas, la organización británica en defensa de los derechos a la privacidad Big Brother Watch manifiestó su preocupación acerca del uso de esta tecnología.

Tom Zeller, también dejó sus impresiones en twitter. El periodista del New York Time opina que de ahora en adelante la confiabilidad en torno a la empresa no será la misma.

 

Acerca de Nest

Nest fue durante un tiempo una compañía de bajo perfil que captó la atención de Google a través de un termostato inteligente, que logró un buen posicionamiento en el mercado. En  el año 2014 es cuando el multinacional adquiere los derechos de Nest y en el 2017 alcanza un volumen de ventas bastante fructífero de la mano del hoy por hoy polémico dispositivo Nest Guard.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...