El calor afecta notablemente nuestro rendimiento cognitivo

Última actualización: 16.10.19

 

Múltiples estudios realizados afirman que gracias a diversos factores que influyen en el calentamiento global, estamos frente a la ola de calor más grande de los últimos tiempos, por lo que tenemos que tomar nuestras precauciones, ya que está comprobado que nuestro rendimiento del sistema cognitivo baja notablemente mientras más calor hace en el ambiente. Entre varios otros efectos negativos que sufre el cuerpo cuando hay exceso de calor destacan los problemas de concentración, reflejos ralentizados e irritabilidad, ya que las altas temperaturas de más de 40 grados centígrados no les sientan nada bien a las neuronas, por lo que es normal que te cueste pensar con claridad o que estés de mal humor en los días calurosos.

Médicos aseguran que algunas personas son más sensibles que otras pero, en general, nuestro cerebro funciona correctamente hasta los 35 o 40 grados centígrados, por lo que una temperatura superior a esta hará que nuestro organismo deje de actuar correctamente, pudiendo afectar sobre todo a aquellas personas que sufren de algún tipo de enfermedad neurológica o algún trastorno como la cefalea. Es por esto que notamos que cuando aumenta el nivel de calor en el ambiente, también disminuye el rendimiento escolar.

Un estudio realizado por la Universidad de Harvard sobre los resultados de exámenes de aproximadamente 10 millones de estudiantes demostró que el calor hacía mucho más difícil la concentración en las clases y cuando los estudiantes hacían las tareas en sus casas, ya que el calor les llevaba a estar más distraídos, desenfocados y agitados. Además, se llegó a calcular que ocurre una disminución del 1% en el nivel de aprendizaje por cada 0,55 grados centígrados de aumento.

Los motivos por los que nuestras neuronas trabajan peor cuando hace más calor son varios, pero todos comparten el mismo rasgo, y es que nuestro organismo debe realizar el mismo sobreesfuerzo para adaptarse al calor. Para regular las emociones, sensación de hambre, sueño y temperatura corporal, el cerebro utiliza una región que se llama hipotálamo que, a través de la respiración, la circulación y el sudor, se encarga constantemente de mantener nuestro cuerpo a una temperatura estable, por lo que cuando ocurre un aumento en la temperatura del ambiente, el hipotálamo es obligado a ejecutar una función extra para adaptarse a la elevada temperatura y, a su vez, regular la temperatura corporal para mantenerla entre 36 y 37 grados centígrados.

 

 

Esto, como es de suponer, representa un mayor esfuerzo para nuestro cerebro, por lo que desatenderá otras funciones básicas para poder utilizar la mayor cantidad de energía para adaptarse al nivel de calor desproporcionado, por lo que todos los impulsos nerviosos tardan mucho más en propagarse por el cerebro, disminuyendo nuestra capacidad de respuesta y concentración, añadiendo una sensación de cansancio, apatía y aturdimiento.

El investigador de Harvard Chan School explicó que para este estudio se utilizó un total de 44 estudiantes, de los cuales una mitad tenía un sistema de aire acondicionado en su casa y la segunda mitad no tenía. Tras instalar un dispositivo que medía la temperatura, la humedad, los niveles de ruido y la cantidad de dióxido de carbono, pudieron rastrear y patrones de sueño y la actividad física de los estudiantes, teniendo como resultado que, durante una ola de calor, los estudiantes que no tenían un aire acondicionado experimentaron una disminución notable de hasta por cinco veces la velocidad de la función cognitiva, la memoria de trabajo y los tiempos de reacción. Por su lado, los estudiantes que contaban con un sistema de refrigeración en sus habitaciones mostraron una mayor rapidez y precisión en sus respuestas.

Además de los problemas de concentración y de reacción que sufrimos cuando una gran ola de calor nos atrapa y no tenemos un aire acondicionado en nuestra habitación, se les añade el hecho que descansamos mucho peor por las noches. Está demostrado que la temperatura ideal para dormir cómodamente es de aproximadamente 21 grados centígrados, por lo que cuando el organismo se ve obligado a adaptarse a un nivel de calor superior, haciendo por la noche ocurre una hiperexcitación cerebral que nos dificulta conciliar el sueño, que el descanso sea reparador y claro está, al día siguiente nos sentiremos más cansados y con mal humor.

 

 

Las elevadas temperaturas nos pueden hacer mucho daño, sobre todo si no tomamos las precauciones necesarias para luchar contra el calor, por lo que deberemos recordar tomar suficiente agua durante el día, ya que con la sudoración excesiva corremos un mayor riesgo de deshidratación en especial durante verano. Frente a esta preocupación, la Fundación del Cerebro y la Sociedad Española de Neurología han hecho un estudio en donde afirman que sufrir de una deshidratación mayor del 2% en función del peso corporal produce una pérdida de memoria a corto plazo.

Aunque la mayoría de las personas se adaptan ligeramente al calor en cuestión de días, aún siguen manteniendo cierta ralentización en sus actividades, mientras que otras sufren reacciones más severas y consecuencia negativas durante todo el verano, por lo que, cualquiera que sea tu caso, es recomendable tomar todas las precauciones posibles para evitar que los síntomas puedan complicarse causándote desorientación, debilidad, palpitaciones y confusión, pasando por delirio, la pérdida de la conciencia e, incluso, la muerte. Por esto, se sugiere evitar salir entre las horas de máximo calor ni colocar el aire acondicionado muy fuerte, de manera que puedas evitar cualquier cambio brusco en la temperatura de tu organismo y, si eres deportista, es bueno que hagas tus ejercicios a primera hora de la mañana o al final de la tarde.

Recuerda que, cualquiera que sea tu caso, es muy importante mantenerse bien hidratado, bebiendo entre 2 y 2,5 litros de agua al día, aun cuando no sientas nada de sed, ya que en ese punto el cuerpo quiere decir que ya está sufriendo un leve grado de deshidratación y, por último, es muy importante que hagas el esfuerzo de instalar un aire acondicionado en tu casa que te ayude a conseguir una atmósfera agradable dentro de la habitación para poder mantener un mayor rendimiento cognitivo. Y aquí puedes encontrar una lista con los mejores modelos.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...