Deshumidificadores y recetas caseras en pasos sencillos

Última actualización: 13.11.19

 

Tener unos cuantos grados de humedad en nuestra casa puede no ser motivo de alerta, pero si esta comienza a incrementarse y alcanza por ejemplo un 50%, entonces no podrás dejarla pasar desapercibida. Recuerda que la humedad puede perjudicar tanto tu salud como la de tu familia, acarreando problemas respiratorios severos como la sinusitis, bronquitis, asma, entre otros. Por ello, debemos tratar en lo posible de mejorar la calidad del aire que respiramos a diario en los espacios cerrados.

Esta no es una tarea complicada, ya que actualmente existen muchos dispositivos de deshumidificación en el mercado que resultan realmente eficientes. Sin embargo, pueden llegar a ser un poco costosos para algunas personas con un presupuesto limitado. Asimismo, hay quienes no están de acuerdo con el gasto energético que genera este tipo de aparatos, ya que contribuyen al calentamiento global.

Cualquiera que sea el caso, no debes preocuparte, ya que existen otras alternativas caseras que puedes poner en práctica. Quizás no poseen una estética atractiva ni tecnología de vanguardia controlada de forma remota, pero te ayudarán a deshacerte de la tan molesta humedad de una manera completamente ecológica.

 

Métodos caseros para absorber la humedad

Lo primero que debes saber es que la humedad se encuentra presente en la mayoría de los hogares, aunque no en el mismo nivel de intensidad. Todo depende de las condiciones climáticas de cada región o del país en el que te encuentres.

Reconocer su presencia es fácil, ya que el ambiente se torna un poco más frío, sentirás un olor molesto en el aire, aparte notarás la aparición de manchas de moho en las paredes, armarios y en los objetos o prendas de vestir almacenados en ellos. Para eliminar todos estos factores, que además atentan contra tu salud debido a las esporas y bacterias que se producen, tendrás que hacer uso de un deshumidificador. De esta manera, se absorberá la humedad acumulada en determinada estancia en donde lo coloquemos. A continuación, te enseñamos cómo hacer algunos deshumidificadores caseros en menos de 15 minutos.

 

 

Deshumidificador de carbón vegetal

El carbón vegetal es bastante conocido, de fácil adquisición en cualquier tienda y dotado de grandes propiedades tanto de absorción como purificación, gracias a su cuerpo poroso. Es el resultado de un proceso de combustión aplicado a la madera seca y puede ser utilizado de forma medicinal, para aliviar varios problemas digestivos, así como también para eliminar las impurezas del agua que consumimos, los malos olores y la humedad. Por esta razón, es el principal elemento del deshumidificador que vas a construir.

Lo primero que debes hacer es recolectar los materiales a emplear, siendo el caso del carbón vegetal, un recipiente metálico de pequeño formato con su respectiva tapa y un cuchillo.

Con respecto al carbón, si tienes algunos leños en casa, puedes aprovecharlos y colocarlos a quemar a una temperatura de 400 a 700°C. De esta manera, obtendrás trozos sólidos parecidos a este versátil mineral sin tener que gastar dinero.

Una vez tengas todos estos elementos a la mano, el procedimiento será muy sencillo. Con el cuchillo abre al menos 10 orificios sobre la tapa, introduce tres piezas de carbón mineral en el recipiente y ajusta la superficie perforada. Después, tendrás que colocar el deshumidificador en donde detectaste el problema de humedad.

Recuerda que un solo dispositivo no basta para una habitación, por lo que necesitarás hacer varios y colocarlos estratégicamente. Es así como potenciarás la rápida absorción. Es conveniente que cambies los carbones cada 15 días o una vez al mes. Al revisarlos, observarás que su tamaño se ha reducido siendo esta la prueba de su efectividad.

 

Deshumidificador de sal marina

La sal marina es otro método usado para controlar el exceso de humedad en lugares reducidos como los armarios, gavetas o bajo la cama. Es un mineral de uso doméstico y conocido por todos como uno de los principales sazonadores de alimentos. Además, entre sus virtudes destaca un gran poder de absorción. De ahí su efectividad para ayudar a bajar un poco el porcentaje de humedad.

En esta ocasión, necesitarás un recipiente metálico como, por ejemplo, las latas en donde viene contenido el café, una pieza de textil de algodón, un balde y, por supuesto, una cantidad generosa de sal marina. Asimismo, es importante que tengas a mano algunas herramientas de perforación.

 

 

Inicia retirando la tapa del recipiente, ya que no le daremos ningún tipo de uso. Después, realiza algunos agujeros en la parte inferior de dicha lata. Para ello, puedes emplear un clavo con punta afilada y un martillo o, si lo deseas, un taladro con la broca más fina que tengas.

Una vez hayas terminado los orificios, tendrás que recortar una pieza de tela, colocarla en el interior del envase y rellenarlo con abundante sal marina. Acto seguido, deberás poner este pequeño deshumidificador casero dentro del balde, pero ten en consideración que debe quedar separado de su base, así que necesitarás incorporar un soporte para cumplir este cometido. Finalmente, ubícalo junto a la pared o sitio que presenta el problema de humedad y al paso de una semana reemplaza la sal. Si eres constante, notarás rápidos resultados.

 

Trucos alternativos

Sin lugar a dudas, estos dos deshumidificadores caseros te serán de gran utilidad, pero deberás complementarlos con otros trucos para eliminar las manchas de moho y el mal olor que la humedad deja a su paso:

  • Agua oxigenada, esencia de árbol de té y lavandina, para deshacerte de las manchas y el moho arraigado. Mezcla estos tres elementos en un atomizador plástico o de vidrio, rocíalos sobre el área afectada y deja actuar el producto por un máximo de 30 minutos. Después, frota la superficie enérgicamente con un paño suave para remover la suciedad. No es necesario que enjuagues, pero sí que te asegures que quede completamente seco.
  • Vinagre de manzana, bicarbonato de sodio y zumo de limón, para decirle adiós al olor a humedad de tus prendas de vestir. Incorpora en un recipiente estos ingredientes y mézclalos bien. Una vez hayas lavado los textiles, realiza un ciclo de lavado rápido en el que agregarás este preparado. Notarás como tu ropa ya no olerá a humedad y en su lugar tendrá un aroma bastante fresco.

Vinagre y bicarbonato, para neutralizar los olores del ambiente. Si tu problema es el mal olor que han adquirido las distintas estancias de tu hogar a causa de la humedad, entonces utiliza esta solución rápida y económica. En un balde con agua, vierte una pequeña cantidad de vinagre o bicarbonato, dilúyelos y trapea el suelo. Repite este método y adáptalo como parte de la limpieza de tu hogar.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...