¿Cuál podría ser el mejor sistema de calefacción eléctrica para tu hogar? 

Última actualización: 15.12.19

 

Si presentas dudas para escoger un calentador eléctrico fluido, seco o de cerámica para tu hogar, en este espacio te mencionaremos qué son, su método de funcionamiento y la manera más efectiva para que puedas sacarle el máximo provecho y así puedas elegir un producto útil que mantendrá caliente tus espacios durante las noches frías y el invierno.

 

¿Qué es un radiador eléctrico?

Estos son unos aparatos que funcionan con electricidad, calientan su interior y después propagan el calor hacia el exterior para así poder combatir los niveles de bajas temperaturas. Además, el funcionamiento y la potencia de estos productos podría variar según el tipo de radiador que adquieras.

 

Tipos de calefactores térmicos

Entre la variedad de radiadores eléctricos que hay en el mercado, podrás encontrar tres tipos: los secos, fluidos y de cerámica. Cada uno de ellos tiene una variable en común que es la inercia térmica. Es decir, la velocidad que posee un equipo para calentarse, mantener ese calor acumulado y después liberarlo progresivamente. Por lo tanto, a mayor inercia térmica, mejor nivel de confort podrás tener, pero al coste de más consumo energético.

 

Calefactores térmicos fluidos

Los radiadores y emisores térmicos fluidos necesitan tener un líquido en su interior para funcionar correctamente, ya que, el agua o el aceite se calentará y circulará por toda su estructura, elevando su temperatura y así se pueda distribuir el calor uniformemente para después expulsarlo hacia el exterior. Adicionalmente, en comparación con los emisores térmicos secos y de cerámica, estos productos son los que están en un nivel intermedio, ya que, no necesitan tanto tiempo para calentarse y pueden almacenar la temperatura por hasta 4 horas; siendo unos productos ideales para instalarlos en hogares con familias numerosas.

 

Calefactores térmicos secos

Los calefactores térmicos secos o mejor conocidos como emisores térmicos secos, son aparatos electrónicos que no necesitan de ningún tipo de líquido para su funcionamiento. Además, estos vienen compuestos con resistencias elaboradas en aluminio que le permiten elevar su temperatura muy rápido, pero tienen la desventaja de enfriarse con facilidad.

Estos productos suelen utilizarse en su mayoría en los cuartos de baño y en habitaciones que posean un nivel térmico regular, pero no el adecuado, por lo que es ideal y práctico para disfrutar del calor lo más rápido posible.

 

Calefactores térmicos con cerámica

Los productos emisores de calor con cerámica, como su nombre lo dice, incluyen una placa de cerámica o mármol en su interior que se calienta y mantiene acumulada la temperatura por mucho más tiempo, pero tienen una inercia térmica alta, ya que, necesitan utilizar mucho tiempo para poder calentar correctamente.

Además, debido a que su tiempo de inercia térmica es elevado, es más factible utilizarlo durante las horas nocturnas, ya que la tarifa de electricidad es más económica.

 

Ventajas y desventajas de un emisor térmico

Claramente, esto dependerá de cada tipo de emisor térmico y del fabricante, pero nos enfocaremos en las ventajas y desventajas de cada tipo de calefactor de una forma general.

 

 

Calefactor térmico fluido

 

Ventajas: 

Pueden almacenar el calor hasta 4 horas después de su desconexión.

Se calientan en poco tiempo, por lo que podrás disfrutar de un clima térmico agradable en pocos minutos.

Pueden utilizarse durante largos períodos sin que su tiempo de vida útil se vea afectado, desde 5 hasta 8 horas continuas.

 

Desventajas:

Tienen un tiempo de calentamiento intermedio, por lo que esto puede llegar a afectar la factura de servicios.

 

Calefactor térmico seco

 

Ventajas:

Tienen la particularidad de calentarse en menor tiempo, en comparación a los calefactores fluidos y con cerámica.

 Son ideales para proporcionarle calor a habitaciones pequeñas de una forma rápida y eficaz.

 

Desventajas:

No son capaces de mantener almacenado el calor por mucho tiempo.

Tienen la propiedad de calentar el aire y las paredes del área en donde se ubica, lo que proporciona un ambiente seco y genera la propagación de polvo.

 

Calefactor térmico con cerámica

 

Ventajas:

Son capaces de mantener almacenado el calor durante mucho tiempo en comparación a los otros tipos de calefactores.

Puedes utilizarlos en estancias pequeñas o grandes con un tiempo de duración de hasta 8 horas continuas e ininterrumpidas.

Tienen un bajo consumo eléctrico, debido a que pueden almacenar el calor durante mucho tiempo para irlo expulsando poco a poco.

 

Desventajas:

Estos productos tardan mucho más tiempo en calentarse, lo que podría afectar tu factura de de la luz.

 

 

¿Cuál sería el emisor térmico ideal para comprar?

Esta es una de las interrogantes que muchos suelen hacerse, pero si entre tus planes tienes pensado adquirir el mejor calefactor térmico del momento, te recomendamos que el producto que selecciones cuente con todas o en su defecto con la mayoría de las siguientes características:

1) Un tamaño compacto para que puedas ubicarlo en cualquier lugar sin que llegue a incomodar y restar espacio en las áreas.

2) La potencia del radiador debe ser alta para poder reducir el frío con facilidad y así puedas tener un ambiente cómodo.

3) Los ajustes de temperatura es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta, ya que, esto te permitirá poder regular y evitar el sobrecalentamiento. Asimismo, también esto influirá en que, a un bajo nivel de calor, el radiador eléctrico tardará más tiempo en calentar y en propagar el frío.

4) Si no deseas instalar tu producto de forma permanente, te recomendamos que evalúes los emisores térmicos portátiles disponibles en el mercado.

5) Adicionalmente, te recomendamos que selecciones algún modelo que sea de fácil mantenimiento, ya que, esto te ayudará a evitar gastos adicionales contratando expertos que llegan a tener un precio muy elevado por sus servicios. 

6) Selecciona un producto que se ajuste al presupuesto que pretendas invertir y a las necesidades de tu hogar, ya que, algunos modelos pueden ser económicos y podrían tener funciones muy parecidas a las de productos más caros.

7) Si usaras el emisor térmico por un tiempo aproximado de una hora o menos, el producto más recomendado es un emisor térmico seco. Además, si el tiempo es mayor a 5 u 8 horas por día, te aconsejamos seleccionar un emisor térmico fluido; pero, si lo vas a tener en funcionamiento por más de 8 horas diarias, el emisor térmico con cerámica es la opción más factible.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...