Consejos para garantizar la seguridad en el hogar

Última actualización: 23.04.24

 

Garantizar la seguridad en el hogar es sinónimo de tranquilidad. Mantener el hogar libre de peligros y equipado con productos de seguridad doméstica puede evitar accidentes relevantes, por ejemplo caídas, así como proteger a todos los miembros de la familia de emergencias, como es el caso de los incendios. 

Promover la seguridad en el hogar es un tema que no debe ser tomado a la ligera. Es mejor invertir algo de dinero para reducir la posibilidad de sufrir un accidente, que enfrentarse a un evento desafortunado que pudo haberse evitado de forma simple, a través del uso de la tecnología o de la instalación de algún producto sencillo.

A continuación, te mostraremos importantes consejos de seguridad doméstica que te ayudarán a ti y a tu familia a mantenerse a salvo. 

 

Instala un sistema de seguridad para el hogar

El primer consejo es adquirir un sistema de seguridad doméstica, que no sólo sea capaz de detectar intrusos, sino también incendios, humo, niveles peligrosos de monóxido de carbono y fugas de agua. Si hay algún problema, un buen sistema de seguridad doméstica también realizará una llamada automática a una central de alarmas, a la unidad de primeros auxilios, al ocupante de la vivienda o a la persona que tu tengas a bien designar.

El sistema de alarma puede ser instalado por un profesional o por el mismo propietario de la vivienda. La tecnología actual permite a las empresas incluir algunas funciones avanzadas en los sistemas de seguridad doméstica, como la capacidad de controlar otros equipos, como luces, cerraduras de seguridad, termostatos y detectores de humo. Por ejemplo, si se activa un detector de humo, se puede apagar el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado, iluminar el camino hacia la puerta de entrada e incluso desbloquear la puerta.

Aunque no quieras un sistema de seguridad doméstico completo, puedes plantearte adquirir algunos dispositivos, como cámaras para cubrir puntos clave de entrada y salida, o tal vez detectores de humo que utilicen pilas de 9v como primer paso.

 

Ten vigente tu póliza de seguros

Otro consejo importante es contratar una buena póliza de seguro para el hogar. Esto no evita las pérdidas, pero sí limita las consecuencias económicas. La clave está en trabajar con tu compañía o agente de seguros para asegurarte de que la cobertura con la que cuentas es la adecuada.

Hoy en día, la mayoría de los propietarios de viviendas ya están obligados por su compañía hipotecaria a tener una cobertura básica contra la mayoría de los riesgos, incluidos incendios, tormentas de viento, daños por agua no relacionados con el clima y granizo.

 

Mejora la iluminación de la casa

Una forma sencilla de ahuyentar a los ladrones es mantener las luces encendidas. Cuanto más puedas iluminar alrededor de tu casa, más podrás disuadir a un intruso. Puedes automatizar las luces exteriores para que se enciendan cuando detecten algo del tamaño de una persona o conectarse al sistema de seguridad para que se ilumine la zona en la que ha sido detectado un intruso. También se puede programar un sistema de seguridad para que encienda las luces interiores aleatoriamente o siguiendo un patrón que haga parecer que la casa está ocupada. Además, una mejor iluminación te ayudará a evitar accidentes y lesiones.

Almacena las sustancias peligrosas de forma segura

Probablemente tengas sustancias peligrosas en casa. Podrían ser cosas obvias como disolvente de pintura o gasolina para el cortacésped, pero hay muchos otros compuestos que podrían representar un riesgo. Por ejemplo, las bolsitas de detergente para lavavajillas o para la colada pueden ser mortales si se ingieren. 

Además, los productos domésticos sólo deben guardarse en sus envases originales, ya que las intoxicaciones más comunes ocurren cuando la gente almacena sustancias como limpiadores líquidos o detergentes en botellas de agua de plástico, lo que lleva a los niños a pensar que son seguros para beber. También es aconsejable guardar esas substancias bajo llave, donde estén fuera del alcance de los niños u otras personas que puedan consumirlas por error. Además, las sustancias inflamables deben almacenarse lejos de fuentes de ignición, como la cocina, o incluso radiadores. 

 

Deshazte de los medicamentos caducados o no utilizados

Un accidente muy común, que también está en nuestras manos evitar, es la ingesta de medicamentos por parte de los infantes. Es lo que se conoce como envenenamiento involuntario. 

Los niños son especialmente susceptibles de intoxicarse con medicamentos debido a que tienen un menor peso corporal y a que tienden a llevarse cosas a la boca para ver qué tal saben. Pero el peligro no se limita a los medicamentos con receta, sino que puede incluir los de venta libre, como la aspirina o el ibuprofeno. Estos últimos medicamentos suelen ser ingeridos por los niños con mayor frecuencia, esto debido a que algunos pequeños los reconocen y disfrutan de su sabor. De este modo, pueden creer que se trata de una sustancia segura, que pueden consumir sin ningún inconveniente cuando así lo deseen.

Por otro lado, aunque no es exactamente un medicamento, la nicotina que se utiliza en el vapeo también puede ser letal para los niños si entra en contacto con su piel. Aunque no los mate, puede causarles lesiones graves.

Como habrás podido observar, seguir estos consejos contribuirá, en gran medida, a mejorar la seguridad de tu hogar y la de tus seres queridos. En realidad, no se trata de acciones demasiado complejas o costosas, pero que pueden proporcionarnos mayor tranquilidad.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS