Consejos básicos para reducir el consumo energético

Última actualización: 16.10.19

 

Nuestro consumo energético se ha elevado de forma desmedida, tomando una velocidad más peligrosa cada año, sobre todo debido al constante e imparable avance tecnológico, el cual nos pone a disposición una gran variedad de soluciones a nuestras necesidades en el hogar, cubriendo la demanda que actualmente existe. No obstante, la situación se ha complicado enormemente gracias a que, como consumidores, nos falta mucha conciencia a la hora de consumir energía eléctrica de manera consciente. Esto nos hace despertar y preguntarnos qué tantos electrodomésticos necesitamos en realidad. Es momento de que cambiemos nuestras costumbres como consumidores en favor de un medio ambiente sano y cuidemos nuestros recursos naturales.

En los últimos años, la energía eléctrica se ha convertido en uno de los recursos energéticos más utilizados por todos nosotros, iluminando todas las ciudades en el mundo, hasta el punto que en la actualidad es un recurso vital a la hora de realizar cierto tipo de actividades y trabajos. Justamente por esto, es imprescindible darle un uso responsable a la energía eléctrica, de manera que puedas ayudar a disminuir las emisiones contaminantes relacionadas con el consumo energético desmedido y, de esta manera, nuestra siguiente generación pueda disfrutar de los recursos naturales que existen hoy en día.

Sin embargo, aún estamos a tiempo de contribuir a disminuir las consecuencias que está teniendo cambio climático, como por ejemplo, los gases de efecto invernadero, siempre y cuando aprendamos y enseñemos a nuestros hijos a ahorrar la energía eléctrica en nuestras casas, así como optimizar el uso de todo nuestros aparatos eléctricos, teniendo en cuenta que es necesario realizarles un mantenimiento adecuado a todos estos dispositivos, de manera que puedas garantizar un funcionamiento eficiente y correcto, sobre todo si tu interés es reducir las emisiones de CO2 que generas.

En principio, te enfatizamos el cuidado sobre las dos áreas más utilizadas por los consumidores, ya que la cocina y el baño son las zonas en donde ocurre el mayor consumo eléctrico dentro de tu vivienda. Por esto, te invitamos a desconectar los electrodomésticos que no tengas en uso, de manera que, entre todos, podamos evitar un consumo fantasma producido por algunos artefactos que, aun estando apagados, nos siguen generando un pequeño consumo, como sucede cuando dejamos conectados los cargadores de los teléfonos móviles, portátiles, televisores, licuadora y microondas. Aunque parezcan estar apagados, continúan consumiendo bajas cantidades de corriente. Un estudio realizado por el Fondo Mundial por la Naturaleza afirma que este tipo de consumo representa hasta un 12% de tu factura de luz, por lo que es muy importante poner nuestro granito de arena.

 

 

Otra recomendación es maximizar el uso de la lavadora en cada ciclo que vayamos a emplear, llenando la cantidad de ropa indicada como máxima, de manera que puedas aprovechar la electricidad y evitar gastar una cantidad de agua extra cuando lavas poca ropa en un ciclo de lavado completo. Sin embargo, deberás respetar el límite sugerido, ya que, en caso de que sobrepases la cantidad, la ropa quedará mal lavada, forzando innecesariamente el motor y aumentando la cantidad de energía consumida.

En caso de que vivas en una zona con temperaturas extremas, es muy común que hagas uso de un sistema de climatización en casa que te permita ajustar el clima ideal de tu vivienda, por lo que se recomienda utilizar un termostato ajustado a 20 grados centígrados, ya que cada grado representa hasta un aumento de hasta un 7% de consumo.

Por otro lado, entre los electrodomésticos que más energía consumen se encuentra el refrigerador, por lo que se recomienda tomar las medidas necesarias para optimizar su funcionamiento. En primer lugar, evita instalar el refrigerador a una distancia menor de 5 centímetros de la pared, de manera que dejes que el aire del sistema circule libremente. También se recomienda descongelar el frigorífico con cierta frecuencia, ya que se ha demostrado que la escarcha que se forma en el interior del refrigerador crea un aislamiento que puede llegar a incrementar el consumo hasta en un 20%, por lo tanto, evita dejar abierta la puerta del refrigerador para no tener que utilizar energía de más cuando saques y metas alimentos. Además, no coloques alimentos calientes, ya que el electrodoméstico gastará más energía para enfriarlos.

Ahora bien, el baño tiene la particularidad de que el consumo de energía puede ser muy variado, ya que se modifica en función de nuestras costumbres como consumidores de agua caliente. Por lo tanto, se recomienda un baño bien aislado y suficientemente ventilado, así como buenos materiales en la grifería, para poder conseguir un ahorro de hasta 6% del monto total de la factura eléctrica, lo que indica que el diseño que tenga el baño no solo añade un valor estético, sino que también funcional.

Los siguientes consejos para mantener un consumo eficiente en los baños y evitar un gasto excesivo ayudan no solo a contener el gasto eléctrico, sino que, además, podrás controlar tu consumo de agua.

 

 

En primer lugar, es recomendable instalar un controlador automático que regule el uso del termo de agua caliente para que caliente el agua solamente en los horarios elegidos por ti. Además, es recomendable, en primer lugar, comenzar colocando el agua caliente en su nivel máximo y luego reducirla gradualmente hasta encontrar la temperatura ideal, ya que, de lo contrario, el agua fría eliminará el agua caliente, trayendo un consumo de energía extra muy importante.

La grifería tiene gran importancia en el consumo eficiente, por lo que se recomienda el empleo de grifos monomando, ya que regulan de una forma mucho más eficiente la mezcla de agua fría y caliente, por lo que ayudan a conseguir más rápidamente la temperatura ideal, además de que los modelos bimando tienden a presentar más pérdidas de agua debido a su diseño.

Por último y si aún no lo has considerado, te sugerimos, de ser posible, adquirir y utilizar unas fuentes de energía alternativa, como por ejemplo, las conocidas celdas fotovoltaicas o paneles solares, los cuales son cada vez más utilizados por una mayor cantidad de usuarios para la generación de energía solar o, incluso, los generadores eólicos. De esta manera, compensarás el consumo eléctrico y reducirás notablemente tu factura eléctrica.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...