Conoce los sistemas de calefacción más seguros y económicos: Las calderas o estufas de pellets

Última actualización: 06.12.19

 

Si estás buscando un sistema de calefacción ecológico y eficiente, que ofrezca un gran poder calorífico y no emita gases contaminantes que afecten nuestro medio ambiente, entonces te recomendamos considerar los calefactores eléctricos, las estufas y calderas de pellets. Pero, nos surgen varias interrogantes: ¿qué son los pellets?, ¿son caras este tipo de estufas?, ¿qué tanto consumen los calefactores eléctricos?, entre muchas más.

En primer lugar, debes conocer que las estufas de pellets son consideradas una de las mejores opciones para instalar en tu vivienda, ya que te permiten ahorrar. Además, su gran eficiencia de trabajo así como el ahorro que te permite su uso no son las únicas ventajas que diferencian estos modelos de los demás sistemas de calefacción para el hogar.

Es muy importante destacar que, cuando se habla de una estufa o caldera de pellets, se hace referencia a un tipo de biomasa denominado pellets. Este producto es un tipo de combustible completamente ecológico, ya que proviene enteramente de la naturaleza. Este producto se compone de pequeños cilindros de serrín y otros restos de material ecológico a alta presión de unos 6 mm de diámetro y de 10 a 25 mm de largo aproximadamente, sin llegar a contener ningún aditivo químico.

Por otro lado, es un producto que viene empaquetado en bolsa, por lo que es fácil de almacenar, pudiéndose guardar por tiempo indefinido, siempre y cuando tenga su sello de garantía y cuides el nivel de humedad de la habitación. Además, se puede dosificar fácilmente la cantidad de pellets que vas a utilizar, por lo que puedes controlar el consumo de la estufa a tu favor, ya que podrás reducir el gasto en combustible a tu manera.

Normalmente, los pellets se venden por kilo y se recomienda altamente guardar este producto en un lugar completamente seco, de manera que puedas garantizar su buen funcionamiento ya que, de lo contrario, se hincha y pierde muchas propiedades. Lógicamente, la humedad y el agua causan que la combustión de este producto sea muy lenta, que se produzca una mayor cantidad de humos e, incluso, no llegar a funcionar en absoluto si la humedad es extrema.

 

 

Si te preguntas cuál es el nivel contaminante de este producto, es importante que sepas que, a nivel de CO2, este combustible es notablemente el menos contaminante de todas las demás alternativas. Es un producto que cuenta con una altísima eficiencia durante su quema, ya que los humos que se producen son completamente inodoros, a la vez que produce muy poca ceniza gracias a que tan solo deja como desperdicio menos del 1% del total de la biomasa quemada, lo que viene siendo mucho menos que la cantidad de ceniza que deja la leña.

Los fabricantes aseguran que esta biomasa, como fuente de energía, es completamente sostenible y renovable, ya que, durante su producción, se llega a favorecer el crecimiento y mantenimiento del territorio forestal de Cataluña, lo que entre otras cosas beneficia en la disminución de incendios forestales.

Si aún te preguntas cómo se utilizan las estufas de pellets, continúa leyendo para que tengas una idea y conozcas las ventajas más destacadas que te brindará su uso. Es importante saber que tanto las estufas como las calderas de pellets cuentan con un funcionamiento completamente automático, ya que integran un termostato e, incluso, un programador con horario, por lo que son dispositivos totalmente eficientes y que permiten automatizar el encendido y el apagado.

Deberás tener en cuenta que la frecuencia de recarga del biocombustible dependerá del tamaño del depósito de tu estufa y de la intensidad de uso que le des, por lo que se recomienda tomar las precauciones necesarias. Te sugerimos adquirir y almacenar la cantidad de producto que creas necesario, sobre todo cuando se acerca el invierno, para que no te quedes sin combustible repentinamente.

El combustible principal de estos aparatos son los pellets, por lo que se consigue una eficiencia calorífica de más del 80% del calor que genera la quema de esta biomasa. Además, en cuanto a su nivel de confort, hay que recordar que las estufas de pellets se parecen un poco a las estufas de leña, salvo algunas diferencias. Sin embargo, destacan por caldear las estancias a una gran velocidad gracias a que funcionan por convección.

Con frecuencia, la autonomía que te ofrecen las estufas de pellets ronda las 30 horas de uso continuo, variando según el modelo de estufa que tengas, el estado del biocombustible, el cual depende de la calidad de almacenamiento que le hayas dado a la biomasa y, por último, según la potencia a la que ajustes tu estufa.

 

 

Las estufas de pellets no necesitan de cerillas ni de ningún otro medio para encenderse, ya que su puesta en marcha es completamente automática. Además, podrás elegir un modelo inteligente, que puedes controlar desde tu teléfono móvil o dispositivo portátil, de manera que podrás elegir el nivel de temperatura desde cualquier lugar.

Es necesario poder diferenciar entre los distintos tipos de estufas de pellets que se consiguen en el mercado, para que tu compra sea efectiva. Podrás elegir entre la estufa de pellets por aire, de pellets canalizable y la termoestufa de pellets.

En cuanto a la estufa de pellets canalizable, este modelo te permitirá aprovechar el calor que genera para calentar, por medio de canales o tuberías, las habitaciones contiguas que están a 6 metros de distancia aproximadamente. Además de que si necesitas alcanzar una distancia mayor, podrás instalar motores extra de apoyo.

Por su lado, las termoestufas permiten calentar las estancias aprovechando el circuito de radiadores que existe en tu casa, por lo que pueden ser sustituidas por calderas de gas o gasoil. En cuanto a su funcionamiento, hacen su trabajo de la misma forma que las estufas de pellets, ya que utilizan la convección para calentar la habitación donde estén instaladas, calentando a su vez el circuito de los radiadores.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...