Conoce la realidad de los ventiladores sin aspas

Última actualización: 16.10.19

 

Seguramente te han robado la atención desde aquel día que, caminando entre las tiendas, te diste cuenta de la existencia de este maravilloso invento, el cual se está nombrando cada vez más en las redes sociales y apareciendo en multitud de anuncios publicitarios, revolucionando los hogares. Al escuchar su funcionamiento, no lo podías creer: un ventilador sin aspas. Sin duda, es un producto que asombra, pero ¿cuál es la realidad que rodea a estos aparatos?

Aunque por ahora su precio es elevado, a medida que va aumentando la demanda de estos dispositivos, se va reduciendo su precio, por lo que es probable que en el futuro cada hogar cuente con uno de estos aparatos. Pero es normal que te surjan un sinfín de dudas ante semejante invento, como su funcionamiento y seguridad, ya que el punto fuerte es la ausencia de aspas que puedan lastimar la mano de alguna persona curiosa.

 

¿Cómo funciona un ventilador sin aspas?

En primer lugar, es importante entender que el concepto de ventilador sin aspas no es más que una estrategia publicitaria para conseguir mayor atención sobre el producto y la oferta. Estos dispositivos efectivamente incorporan un juego de aspas, pero están ocultas en la base del ventilador, por lo que quedan completamente escondidas.

Esta tecnología, por más que fue patentada en 1993 por James Dyson, es ahora cuando está logrando ser aceptada por todos los usuarios. En su base, este modelo de ventilador incorpora un motor, el cual arrastra el aire al interior del aparato y lo eleva hasta que el mismo puede salir en dirección frontal a través de unas pequeñas ranuras ubicadas en la parte posterior del aparato.

 

 

Una característica muy importante que es bueno resaltar es la óptima capacidad de intensificar la corriente de aire hasta por 15 veces, de ahí el nombre comercial de Air Multiplier. Además, gracias a su novedoso diseño, el aire que se encuentra detrás del dispositivo es succionado directamente hacia el centro del ventilador, ya que se crea un vacío cuando el aire sale por la pequeña ranura, y luego el mismo flujo de aire es empujado hacia adelante.

La ventaja principal de este tipo de ventilador es su mayor eficiencia, ya que un ventilador tradicional con el mismo diámetro resta ligeramente la cantidad de flujo de aire debido a sus aspas, por lo que, con los ventiladores sin aspa, el aire corre libremente y esto permite que circule un mayor flujo de aire. De esta forma, se consigue un rendimiento mucho mayor en comparación con los ventiladores tradicionales, además de que se reduce notablemente el molesto ruido que, en ocasiones con el tiempo, se va incrementando.

Por otro lado, estudios han demostrado que los ventiladores sin aspas logran aguantar mucho el paso del tiempo, sin contar el buen aspecto que los hace resaltar en cualquier salón. En cuanto a su funcionamiento, hay ventiladores que permiten regular el flujo de aire, de manera que sea el usuario quien elija la cantidad de aire que necesita.

Por último, este tipo de dispositivos cuentan con un funcionamiento muy sencillo, sin embargo, los fabricantes incorporan generalmente un manual de instrucciones bastante completo y detallado que te permitirá aprender rápidamente su manejo. La mayoría de los ventiladores sin aspas cuentan con la posibilidad de programarlos para que se apaguen de manera automática, ayudándote a mantener el consumo bien controlado.

 

Algunas consideraciones a la hora de comprar un ventilador sin aspas

Ante tantos modelos que podrás encontrar en el mercado, te recomendamos tomar en cuenta una serie de consejos y consideraciones que debes tener antes de hacer tu compra. Es en este momento cuando deberemos valorar atentamente algunos factores básicos como las dimensiones del aparato, de la misma forma que se elige un ventilador tradicional según el espacio disponible en nuestra casa.

Por esto, es importante elegir el lugar indicado donde vamos a colocar el ventilador, de manera que tenga espacio suficiente para realizar la rotación, así como que proyecte correctamente el aire fresco hacia la habitación. Además, es importante recordar que un ventilador sin aspas de tamaño pequeño servirá únicamente para refrescarte cuando trabajas en un escritorio, por lo que, para refrescar habitaciones más grandes, deberás elegir un modelo con mayores dimensiones. Cuida elementos como las dimensiones y el peso del ventilador.

 

 

En cuanto a la potencia de estos ventiladores, es muy importante conocer que, a mayor potencia, mayor será el nivel de ruido que puedan generar, aunque esto no representa un problema en absoluto, ya que los ventiladores sin aspas son notablemente menos ruidosos que incluso el mejor ventilador tradicional.

Es completamente aconsejable buscar un buen equilibrio entre el nivel de potencia y el ruido generado, recordando tomar en cuenta el tamaño del dormitorio. Además, la mayoría de estos aparatos incluyen una ficha del producto en donde aparece el nivel de ruido entre otros valores, por lo que se recomienda evaluar este aspecto antes de realizar la compra.

Muchos usuarios eligen sus nuevos dispositivos según la marca y esta metodología no es del todo incorrecta. Aunque, si bien es cierto que muchas marcas noveles deben tener su oportunidad de probar la calidad de sus productos, es muy recomendable elegir una marca reconocida de ventiladores, ya que nos puede brindar una mejor garantía en caso de algún desperfecto.

Por último, y no menos importante, se recomienda estar muy atento de los comentarios de otros usuarios que ya hayan pasado por donde tu estás en estos momentos. De esta forma, garantizas de primera mano y según distintas experiencias personales qué tal es la calidad y el funcionamiento de algún modelo de ventilador sin aspas en concreto. Nunca está mal darles una última mirada a los comentarios que hay sobre un producto antes de tomar la decisión de adquirirlo, sin olvidar tomar en cuenta la mayor cantidad de opiniones.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...