¿Cómo hacer una estación meteorológica para niños?

Última actualización: 15.12.19

 

Una excelente actividad para realizar con tus hijos en el hogar son los experimentos en casa, ya que los mismos pueden ayudar a los niños a desarrollar un nuevo conocimiento a medida que se divierten. Uno de los experimentos más recomendables para que tus hijos realicen en casa es la estación meteorológica, la cual consiste en una pequeña instalación que incorpora distintos aparatos e instrumentos de medición, los cuales registran todos los datos atmosféricos de manera continua, permitiendo al usuario realizar una serie de predicciones gracias a un seguimiento y control del clima de la zona.

En un principio, es muy recomendable que tus hijos conozcan de qué trata la meteorología y, para ello, ¿qué mejor manera de hacerlo sino realizando un experimento divertido y que va a dejar, muy seguramente, un resultado funcional?

 

Pero, ¿qué es la meteorología?

La meteorología es considerada una ciencia y técnica que estudia el comportamiento y los cambios de la atmósfera, permitiendo que se puedan predecir los fenómenos que se producen en la atmósfera, así como comprender su composición, estructura, evolución y funcionamiento en general. Por otro lado, el conocimiento sobre la meteorología, así como contar con predicciones diarias sobre el clima son muy útiles para una gran lista de actividades humanas como la agricultura, la navegación, la prevención de incendios, la aeronáutica, entre muchos otros.

 

Instrumentos más comunes en una estación meteorológica y cómo fabricarla en casa

A continuación, te indicamos los pasos a seguir para fabricar una estación meteorológica y sus distintos componentes, de manera que tengas una lista de los materiales e instrumentos que necesitarás, así como la función que realizará cada objeto en tu estación meteorológica.

En primer lugar, debemos empezar fabricando una caja de madera de aproximadamente 50 x 50 x 50 cm, utilizando tablas bien firmes y sujetas. La caja debe permitir que el aire entre y así podamos realizar las mediciones en el exterior que deseamos, por lo que es conveniente que esté fabricada de manera que pueda recibir cierta cantidad de nieve, lluvia o viento, sin que se lleguen a arruinar los instrumentos de medición que se instalen en su interior.

Además, la resistencia de la caja debe soportar el peso de la veleta, el pluviómetro, el anemómetro y el barómetro, entre otros instrumentos de medición, que vamos a presentar adelante.

 

 

Barómetro

El barómetro es la pieza encargada de medir la presión del aire. Comúnmente, los barómetros son de mercurio o puede ser un barómetro aneroide. Los científicos y meteorólogos utilizan al barómetro para monitorear y controlar los cambios en la presión de la atmósfera, siendo una forma tradicional de realizar una predicción sobre el pronóstico.

Para construir un barómetro de botella en tu propia casa, necesitarás agua, una botella plástica, un plato y cartulina. Lo primero que debes hacer es pegar una tira de cartulina de manera vertical. Se coloca el plato en alguna superficie y se le coloca agua hasta la mitad. A su vez, se llenan ¾ partes de la botella plástica.

Le damos una media vuelta a la botella, cuidando de tapar bien la boca con el dedo pulgar. Cuando el agua se quede quieta, deberás marcar su nivel en la cartulina. Si la presión sube, el nivel de agua se elevará, por otro lado, si la presión baja, podrás ver cómo se reduce el nivel de agua.

 

Anemómetro

Esta pieza se utiliza en conjunto con la veleta meteorológica, ya que el anemómetro mide la velocidad y fuerza del viento, mientras que la veleta determina la dirección. Puedes fabricar tu propio anemómetro con artículos fáciles de encontrar en cualquier ferretería.

En casa, podremos fabricar uno fácilmente, utilizando un brazo fijo que tenga tres cubetas sujetas y separadas con un ángulo de 120 grados con respecto a cada una de ellas. De esta manera, la acción del viento hará mover la estructura compuesta de un eje, brazos y cubetas y, con la ayuda de un cronómetro colocado en la base, podrás medir el tiempo de giro de las cubetas. Conociendo este elemento, podrás calcular la velocidad del viento.

 

 

Veleta meteorológica

Por otro lado, la veleta meteorológica tiene el objetivo de registrar la dirección del viento, utilizando una veleta que sirve de guía. Esta pieza empieza a girar en cuanto empieza a soplar el viento, mostrándote qué dirección tiene el viento. Además, con el uso de la veleta en la estación meteorológica, tus hijos aprenderán en qué dirección sopla el viento.

Para fabricar una veleta de papel, necesitarás una pajita de plástico, a la cual le abrirás una hendidura de 1 cm aproximadamente por cada extremo. Luego, recorta un triángulo y un cuadrado de cartulina, el cual deberás insertar en la ranura de la pajita. Toma un vaso desechable e introduce pequeñas piedras para darle estabilidad, colócale una tapa bien adherida y, luego, con el vaso boca abajo, introduce la punta de un lápiz, dejando el borrador por fuera.

Atraviesa la pajita justo por la mitad con un alfiler y, por último, clava el alfiler al borrador del lápiz, por lo que la flecha quedará suspendida en el aire, de manera que te indicará la dirección por la que sopla el viento.

 

Pluviómetro

Esta es una de las piezas fundamentales de toda estación meteorológica, ya que ninguna estación casera estaría completa sin un pluviómetro instalado en ella. Con este instrumento, tus hijos podrán medir todo lo referente a la lluvia y nieve, desde la cantidad de agua que ha caído en un día, hasta la acumulación de nieve.

La manera más fácil de fabricar uno es simplemente colocando un vaso vacío en el exterior de la estación y dejar que él mismo vaya recogiendo la lluvia o nieve. Seguidamente, coloca una regla en su interior, con la que podrás medir la cantidad de precipitación.

 

Medidor de la pureza del aire

Para medir la pureza del aire necesitaremos una lata vacía y un filtro de café u hoja de papel blanco. Se utiliza el filtro o el papel para forrar la lata y se ubica en un lugar al aire libre pero que quede protegida de la lluvia. Al transcurrir un lapso de tiempo, podremos volver y bajar la lata para comprobar el estado y color del material blanco, tomando en cuenta que mientras más oscuro esté, más contaminado se encuentra el aire.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...