Cómo fabricar un calefactor solar casero

Última actualización: 15.12.19

 

Muchas veces, cuando escuchamos hablar de algún sistema de calefacción, pensamos en un gasto muy elevado a cambio de algo de confort, pero la realidad es que, en algunos casos, los climas extremos pueden llegar a ser muy peligrosos para nosotros, pudiendo afectarnos la salud gravemente, incluso pudiendo llegar a causarnos la muerte. Esto es debido a que el cuerpo humano tiene la necesidad básica de mantener la temperatura corporal como una necesidad básica.

El mercado está repleto de modelos de calefacción eficientes, pero en caso de que quieras ahorrar un poco de dinero o simplemente eres todo un manitas en casa y no te puedes quedar quieto, siempre tienes la alternativa de fabricar un calefactor en casa y con materiales reciclables. Además, estos inventos ofrecen grandes ventajas a los usuarios que los instalan en sus viviendas, como por ejemplo una notable disminución del frío, así como una gran reducción de la factura eléctrica, ya que son sistemas de calefacción que funcionan con energía solar.

Si eres una persona con sensibilidad ecológica y buscas calentar tu vivienda sin el coste ambiental que requieren los calefactores que funcionan con combustibles fósiles, la alternativa perfecta es la fabricación de una calefacción solar en casa, la cual no tendrá ningún tipo de impacto negativo al medio ambiente ni a tu casa. Por el contrario, te ayudará a conseguir una temperatura confortable dentro de la vivienda.

En este caso, el sol es considerado tu mejor aliado, por lo que resulta altamente importante dejar que el sol entre en tu casa por todo el tiempo que sea posible, ayudándote a mantenerla caliente, lo que es muy importante sobre todo en los días fríos de invierno. Por este motivo, tratamos de aprovecharnos del calor y energía que emite el sol directamente para reutilizarla para nuestro favor.

Sin embargo, si tu casa presenta escapes de calor imparables por las ventanas o puertas, los cuales imposibilitan que la habitación adquiera la temperatura deseada y la mantenga, deberás realizar los ajustes necesarios y prestar atención a todos los consejos y claves para tener un hogar debidamente aislado y ecológico.

Cuando investigamos sobre los sistemas de calefacción solar hechos en casa, encontraremos que hay una gran variedad de modelos, los cuales varían en cuanto a complejidad de fabricación, materiales e inversión inicial.

 

 

Por ejemplo, el calefactor solar por colección de aire con termosifón consiste en un panel de policarbonato que recibe la luz y el calor que proviene del sol. Un sistema de absorción se encarga de capturar ese calor, por lo que el aire que circula alrededor de él se calienta, así que se vuelve más ligero y se eleva creando una corriente de aire caliente por convección.

En general, la gran mayoría de los sistemas de calefacción de aire utilizan una o varias ventilaciones que permiten la circulación del aire, el cual entra en frío por la ventanilla ubicada en la parte de abajo del calefactor solar. Dentro del calefactor, el aire se calienta y se eleva hasta los respiradores superiores, por donde vuelve a desplazarse hasta el interior de tu vivienda. Este ciclo no se detiene siempre y cuando el sol esté de cara al calefactor.

 

Precauciones que debes tener en cuenta a la hora de construir un calefactor solar

Lo primero que debes realizar es ubicar el lugar de tu vivienda que necesite elevar su temperatura, sin olvidar que, al trabajar con energía solar directamente, deberás considerar que la habitación se encuentre en un punto en donde pueda recibir la mayor cantidad de luz solar durante mucho más tiempo.

Por otro lado, es muy importante que tomes en cuenta que no podrás reemplazar ningún sistema previo de calefacción, ya que es una alternativa ecológica y económica a los grandes sistemas eléctricos y de gas, por lo que no va a tener la misma respuesta de trabajo. En tal sentido, es necesario destacar que para poder dar calor a una casa por completo, será necesario fabricar un calefactor de sol de gran tamaño o, en su defecto, varios de tamaño medio distribuidos por toda la vivienda.

Tras algunas pruebas realizadas por un grupo de usuarios, se determinó que el sistema de calefacción solar casero de tamaño medio logra mantener una habitación de aproximadamente 20 metros cuadrados a unos 21 grados centígrados, si ha habido sol, durante casi todo el día.

 

 

¿Cómo fabricar un calefactor solar casero con latas?

A continuación, te explicamos cómo fabricar un sistema de calefacción solar casero utilizando latas de aluminio.

En primer lugar, deberás lavar muy bien las latas, varias veces, de ser necesario, hasta que no quede ningún residuo del líquido que contenían antes en su interior. Luego, utilizando una herramienta como un punzón, perfora varios orificios en la base de cada una de las latas, necesarios para conseguir una circulación fluida y sin interrupciones del aire.

Sujeta cada lata y quita la parte superior que es el lado donde va la boquilla, dejando la abertura destapada. Luego, utiliza silicona o algún tipo de pegamento que soporte las altas temperaturas para unir las latas, ya que este sistema queda expuesto directamente al sol durante un largo rato. Ten en cuenta que lo más recomendable es hacer varias filas de latas que ocupen todo el marco del calefactor que estás fabricando, quedando con un cierto parecido a los radiadores.

Al tener todas las latas pegadas y unidas en el marco, asegúrate de esperar el tiempo necesario para que el pegamento se seque por completo. Luego, se recomienda pintar todas las hileras de latas, utilizando una pintura que aguante las altas temperaturas.

Tras haberse secado la pintura de las latas, deberás colocarlas dentro de la caja o marco de madera que debes tener previamente preparado y que sea de un tamaño aproximado a la “pared” de latas que has unido y pintado. Antes, asegúrate de haber pintado la caja de color blanco para que concentre una mayor cantidad de calor.

Toma la medida y distancia de separación entre cada lata y perfora unos agujeros del diámetro de las latas en unas tablas, de manera que puedas encajar la pared de latas y, a su vez, funcione de soporte para ellas.

Finalmente, cubre con una lámina de acrílico o policarbonato la cara de la caja contraria a las latas, la cual tendrá la función de aislar el calefactor, creando una especie de cámara que recolectará los rayos solares.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...