Cómo fabricar tu propio canapé abatible

Última actualización: 15.08.22

 

El canapé abatible se ha convertido en una gran herramienta para ahorrar espacio en casa, al tiempo que descansas cómodamente en tu cama. Si no quieres recurrir a un modelo comercial y elaborado, puedes hacerlo tú mismo con las orientaciones que te ofrecemos.

 

Cuando se trata de buscar el mejor canapé abatible para tu hogar, tenemos una amplia gama de productos en el mercado, con todo tipo de medidas y tamaños, en línea con las de los colchones convencionales. Pero lo cierto es que, en muchos de estos modelos, especialmente en los más baratos, no siempre es oro todo lo que reluce. Es habitual que los materiales de fabricación utilizados en el producto no sean los mejores, que su resistencia sea mejorable o que simplemente no se adapten a lo que necesitamos.

Una situación en la que tenemos como alternativa la de construir nuestro propio canapé, en caso de que tengamos las herramientas y las habilidades para ello. No obstante, tampoco es un proceso especialmente complejo, más allá de lo aparatoso que resulta el trabajo, por motivos obvios. Vamos a verlo en la guía que te ofrecemos a continuación.

 

Medidas y materiales

Lo primero que debemos tener claro son las medidas y materiales a utilizar en el proceso. Aunque son muchas las opciones, es recomendable optar por maderas de cierta dureza, como el cerezo, el nogal o el olmo, en tablones que tengan grosores de unos 2 centímetros. Este grosor debe ser mayor en caso de que tengamos previsto hacer una cama matrimonial. Respecto de las medidas, podemos elegir un diseño con unas medidas convencionales, dejando unos cinco centímetros más a cada lado por seguridad, o bien añadiendo más espacio en los laterales o en la base para disponer de unos estantes o colocar cajoneras. Por cierto, si quieres ahorrarte trabajo de corte en todas las grandes superficies donde se vende madera, puedes pedir que te corten las piezas a las medidas que necesites.

Construyendo el marco

Una vez con todos los materiales, es momento de empezar a construir el marco inferior. Este marco puede unirse de diversas formas, tales como con escuadras situadas en la parte inferior y superior de cada esquina interior del marco o bien mediante tornillería específica y tirafondos, para lo que deberemos vaciar la madera. Respecto del panel inferior, podemos clavar el mismo directamente sobre el marco una vez creado o bien vaciar un canal en el interior, donde el mismo encaje. Un proceso que ofrece un mejor acabado pero tiene el inconveniente de dar bastante más trabajo.

 

Presentando las bisagras

El siguiente paso es colocar las bisagras especiales de gas, que podemos adquirir en cualquier ferretería y con las que será posible realizar la apertura de la tapa del canapé una vez instalado. Estas tapas se colocan en los laterales del marco, en su parte interior, siendo fundamental que las mismas estén instaladas a la misma altura y posición. De no hacerlo de este modo, es posible que las bisagras no puedan colocarse después correctamente sobre la tapa y que la apertura de la misma sea dificultosa o imposible. Así pues, marcaremos los puntos y controlaremos con el nivel que todo está en su lugar para hacer, a continuación, los agujeros correspondientes. Una vez hecho este paso, no colocaremos aún las bisagras, pues queda el pintado del producto, que es nuestro paso siguiente.

 

Pintado el canapé

Seguiremos el proceso con el pintado del canapé. Un paso que empezaremos con el lijado de toda la madera, empleando para ello una lija de grano fino y con la que preparar la superficie para la pintura. Una vez acabado el lijado, es necesario pasar un trapo por la superficie de madera para eliminar los restos de polvo presentes en la misma. A continuación, pintaremos con barniz toda la superficie del arcón, empleando para ello un rodillo de espuma. Conviene seguir la dirección de la veta para lograr un acabado más elegante. Puedes elegir el color que quieras e incluso usar barniz incoloro dentro y de tu color favorito fuera, para integrar mejor el mueble.

Rematando el montaje

Esperaremos a que transcurra el tiempo de secado que nos indica el fabricante del barniz para rematar el montaje de todos los elementos del producto. Para ello, basta con añadir unos fieltros adhesivos antideslizantes en la base o bien unas patas específicas, según lo que prefiramos. También tendremos que montar las bisagras en el interior y los correspondientes soportes sobre la tapa, verificando que todo encaja correctamente. Conviene comprobar que la tapa sube y baja correctamente antes de dar por acabado el proceso de montaje. Finalmente, no tendremos más que colocar sobre el canapé nuestro colchón favorito, hacer la cama y descansar.

 

Cuestiones adicionales

El proyecto que hemos comentado nos permite crear un canapé convencional abatible, pero es posible que prefieras que el mismo esté tapizado en la parte superior. En este caso, no tendrás más que añadir a tu lista de la compra tanto la espuma que prefieras como una tela que te guste. Para colocar la tela, se sitúa primero esa espuma y se extiende encima la pieza de tela, fijando la misma con una pistola de grapas. Es importante que este proceso se haga con la tapa desmontada, dado que hace más fácil la tarea.

Otra cuestión a considerar es si quieres divisiones intermedias dentro del canapé. En el caso de los canapés matrimoniales o de gran tamaño, de 1,50 metros de ancho en adelante, es recomendable contar con una segunda tabla en la parte central, bien a lo ancho o bien a lo largo, que dé más resistencia a la tapa durante el descanso. Esta puede montarse con las mismas escuadras que hemos comentado o con cualquier otro sistema similar.

Como último consejo de nuestra guía, es fundamental que la madera a utilizar sea plana, en tablones de una sola pieza, y que no presente nudos ni otras imperfecciones en su estructura que pueda suponer problemas o debilidades durante el uso. Una buena selección de esa madera es clave para tener éxito en nuestro proyecto.

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS